domingo, marzo 26, 2017

Dos gatitos traviesos

Me preparo para salir, pero antes debo dejar a mis dos gatitos miniatura listos y debo evitar que les pase algo o escapen. Uno de ellos se queda siempre donde lo dejo pero el otro es muy travieso. Cuando coloco algunas cosas como botes de vidrio y cajas en los mostradores para bloquearles el paso, veo que el que nunca se movía ya lo hizo y ahora no podré irme tranquilo, pues a saber lo que vayan a andar haciendo en mi ausencia.

sábado, marzo 25, 2017

Líquido lavaplatos

Coopero para una boda con todo lo que tengo para que esa boda gane y me dan de cambio algunas monedas.
Después tomo dos botellas de detergente para platos (amarillo, ajax) y las coloco en las bolsas de mi sudadera, que se estiran por el peso. Recuerdo tener en otra parte otras dos botellas más.

Traigo también una lata de refresco y me voy a mi casa, que seguramente es en Linares, porque al dar vuelta por el estanquillo, veo un grupo de muchachos burlándose de la gente y otros en un auto cerca de mi casa que dicen, fulano sit up (el nombre de quien sea que esté pasando), fulano sit up, y llaman a la gente con sus manitas deformes (de esas que salen del pecho sin brazos)

viernes, marzo 24, 2017

Dinero inesperado

Alguien me pide que le ayude cortando su pasto y al hacerlo, veo que el pasto se recoge como si se aspirara dejando abajo el suelo pelón y seco. En medio del patio hay una cavidad donde alguien dejó unas cajas y al tomar algo de allí que me  interesa, veo unos billetes arrugados y los tomo esperando nadie me haya visto.

miércoles, marzo 22, 2017

Estructura debilitada

Tengo que sacar a caminar a los perros, y mientras bajo la escalinata cuidando de no astillarme la mano con el barandal de madera, noto que se mueve como si estuviera flojo, o suelto. Desde abajo se ve que se está desprendiendo de la pared y es que como es alto, otras piezas de madera de la parte de abajo también se han deteriorado al punto de romperse, lo que debilita más la estructura.

Preparo a los perros pues se que ellos tienen prioridad por salir a hacer sus necesidades, pero no encuentro el collar de uno de ellos y allí es donde empieza el lío, porque entonces busco unos tornillos para arreglar la escalinata, y aunque tengo miles de ellos en cajas por todas partes, no están lo que yo busco, y que son unos que vienen bañados en cierta laca color durazno que los hace resistentes al óxido. 

Como el porche se está viniendo abajo, trato de sostenerlo, por mientras, con unas tablas que después se despegan y se caen, por lo que pido ayuda a un hombre que anda por allí entre otros trabajando en otras cosas. Mientras él sostiene la estructura, yo salgo a buscar una escalera que también voy a necesitar. 

Entre que busco los tornillos y el collar del perro, y ahora la escalera, veo que a lo mejor no me sirve pues es pequeña, así que voy a buscar a mi vecina Karla, pero la que ella tenía junto a su casa y que era telescópica, ya no está, sólo dejaron la pura pase con las patitas antiderrapantes. Sigo caminando y desconozco el área de lo bien cuidada que está con plantas y jardineras. Salgo de entre las dos casas y regreso a la mía, y ya no está la persona que dejé sosteniendo mi porche. 

Encuentro otros tornillos que después veo están muy gastados y no podrán ser utilizados porque la broca no les ajustará, otros que son planos, otros que son como de hule y en fin, que no encuentro los adecuados y para colmo, el taladro tampoco quiere funcionar bien, prende y como que tose, como si las baterías se le estuvieran acabando a pesar de ser eléctrico. 

La madera es gruesa y no creo poder hacer el trabajo con un desarmador, así que buscando encuentro unas piezas de plástico que tiro a la basura y otra cajita hermética que conservaré. Después de preguntarle a Vincent, encuentro también algo parecido o que puedo usar como el collar del perro y voy y se pongo, a ver si no se abre en el camino y ya puedo sacarlos antes de que tengan un accidente dentro de la casa. 

lunes, marzo 20, 2017

Más gatitos diminutos

Como siempre, se me hace tarde para el trabajo y llevo dos camisas en la mano para cambiarme porque no tuve tiempo. Espero que no estén muy arrugadas. Una es celeste y la otra rosa. Mientras corro trato de alisarlas pensando que una vez puestas no se les note.

Llevo en una bolsita de zipper, un gatito o un perrito diminuto que no quise dejar solo, pero por lo mismo ahora me olvido que lo traigo y ya una vez se me salió de la bolsa y casi lo piso. Es como del tamaño de mi pulgar, al final lo pierdo o lo olvido en un lugar y tengo que ir por él. De vez en cuando abro el cierre de cremallera para que respire.

Algo tengo que ir a hacer con los vecinos pero un niño me dice que ya no viven allí, que primero se fue la señora porque se estaban divorciando (como mis papás, dice el niño) y después se fueron los demás para que nadie sospechara nada. Yo recuerdo haberle regalado un abrigo rojo como de tela de colchoneta con pespuntes paralelos que enrollé hasta que cupo en una bolsa de plástico de esas donde viene el mandado.

domingo, marzo 19, 2017

Ya hay en Sears?

Yo no sabía, pero ya que ando allí, compro tortillas en Sears.  Cuando me entero de que allí las venden entro al área donde las hacen aunque tenga que esperar mucho porque no hay quien me atienda. El local donde están es de vidrio y está aislado de la tienda, pero tiene una entradita de empleados al lado derecho con una escalinata angostita que da a otra area.

...
En trusa o con sólo una toalla en la cintura, en el patio de mi casa, lavo una olla grande verde de peltre, para calentar la comida. Pensaba solamente limpiarla con una toalla desechable húmeda, pero ví que tenía restos de polvo y cabellos y una que ora despostillada. Los vecinos de enfrente de mi casa me ven, pero no me importa. Entre ellos veo a Horacio, Kika Edgar, etc.

sábado, marzo 18, 2017

Gatitos diminutos

Salgo a caminar con Rusty y horrorizado veo que corre sin control y se mete a una jaula donde ladra otro perro. Me sorprende que pueda entrar, pues los agujeros en la jaula metálica son pequeños. El entra y sale sin dificultad. Yo se que en esa jaula está el perro del vecino y no quiero que entre, pero tampoco puedo evitarlo. Por suerte, no le pasa nada. Porque al acercarme veo que dentro no hay un perro, sino una manta arrugada con un perrito y unos gatitos diminutos dentro.

Tomo la manta y me regreso a casa, pensando que a mí no me gustan los gatos. O al menos no los quiero tener como mascotas.

Mis vecinos pintaron un autobús escolar en color amarillo. Al acercarme veo que tenía espejos en las puertas y ahí la pintura se ve diferente, como más rala, también se ve diferente, como que le quedó aire y podrían despegarse, las calcomanías redondas como las de la conasupo que también pintaron.
La vecina nos culpa de que no avanza y me alejo con dos mujeres más riendo mientras nos escondemos entre los coches que hay en el estacionamiento.

viernes, marzo 17, 2017

Nueva comedia

Platico con algunas personas de la nueva comedia de Ben Stiller donde se ríen de Zsa Zsa Gabor. A mí me parece gracioso. El personaje de ella lo hace alguien dentro de una botarga y en las escenas que ví, la traen para arriba y para abajo brincando y la verdad no se que edad tenga, pero a lo mejor ese es el chiste. Salta sobre Stiller viendo hacia la cámara y él grita, pero después es él quien está arriba y vemos las piernas gordas de ella elevarse.

miércoles, marzo 15, 2017

Perros en celo

Llego con Rusty (que aquí es muy peludo, como pastor alemán) a un lugar donde ya hay dos perros, uno de ellos hembra, por lo que temo haya algún altercado entre ellos y pienso en proteger al mío. Hay una división con una cerquita muy frágil de madera y allí quiero meter a la perra, pero como está lejos y se me dificultará controlar a Rusty cuando ella pase por aquí, decido meter mejor a mi perro y aunque está pesado lo cargo, lo meto por encima de la cerca y lo dejo caer. Las piezas de madera son tan delgadas como esas que regalan para agitar pintura, y el perro con su hocico, parece poder romperlas, pues las mueve porque están unidas entre sí por alambre. La perra se acerca y lo orina, seguramente ya anda en celo o algo, y hago un gran escándalo porque ahora tendré que limpiar al perro y hasta el lugar en el que está porque no quiero que se apeste. 

...
Iré con unos amigos a un lugar y cuando llego a donde están ellos allí está también Claudio, muy guapo y formal con camisa blanca y corbata y todo. Se ve bien, delgado. Me da pena porque yo voy de fachas. Para cambiarme sólo llevé una playera roja con un corazón delineado en negro. 

Hay unos nopales por allí porque en dos ocasiones siento que me espino y quiero quitarme las espinas pero sólo me quito las más visibles, que retiro con los dedos.

Yo les sugiero ir a un lugar que queda cerca del Obispado, al cual se llega por una callecita muy angosta. No recuerdo el nombre del lugar, pero en la telenovela de Juan Osorio, esa donde salía un chileno grandote que parecía superhéroe, Jorge, les digo que se llama (Cristián de la Fuente) y una pelirroja Andrea, ellos siempre decían que era un lugar muy bueno. 

Mi atuendo no termina de convencerme y menos ahora que he visto como irán vestidos los demás y yo usando unos alfileres para ajustar la playera me queda peor.

martes, marzo 14, 2017

Aguas verdes

Cuando estoy platicando con una persona, llega mi novio y me invita a un lugar. No se si ir o no, porque estoy muy interesado en la plática.

Hay un balneario lleno de gradas donde hay mucha gente, pero que tiene las albercas de agua lamosa. Veo a una muchacha dentro muy contenta y le pregunto si ya vió la capa gruesa de lama verde y solamente se mueve como si fuera una sirena mientras mueve sus pies y manos para no hundirse. 

Le muestro a alguien que yo también tengo la cara muy velluda. Me levanto el cabello de encima de las orejas y le muestro la sien. No se si hablamos de otra persona que necesita rasurarse, pero yo no se si lo haga o no.

lunes, marzo 13, 2017

Película interrumpida

Voy al cine club acompañado por una mujer tipo Jenni Rivera que podría ser Martha.
También tenemos algunas bolsas de mandado.
Se nos interrumpe la película y nos mandan al patio, donde veo que esta mujer trae muchas bolsas con carne que yo no sabía había comprado y le reclamo, pues ahora quien tiene que cargarlas soy yo, y en un sólo viaje, porque no pienso echar dos viajes.

Nunca nos avisan cuando la película ha sido restablecida y me entero hasta después de mucho y por casualiada que entro a la salita y veo que pocas personas regresaron y están viéndola. Salgo a avisarles a los demás y al volver exclamo con voz fuerte para que me escuchen en la cabina, diciendo el nombre del proyeccionista como si lo conociera, "gracias, gracias por avisarnos que la película ya había sido restablecida", y entonces se detiene la proyección y yo espero que sea para volver a mostrarla desde donde nos quedamos y no para que nos salgamos por estar de quejumbrosos.

4x4x8 es lo que dicen mide un agujero en la tierra, pero yo lo veo como del tamaño de un vagón de tren y después de abrirlo y sacarle la tierra ahora dicen que tengo que volverlo a llenar pero yo creo que ese no es mi trabajo. Podría, pero no quiero hacerlo.

Trato de cerrar algo con unos tornillos para que nadie entre sin permiso, pero los tornillos son muy cortos o la madera muy delgada y temo que con un golpe fuerte todo se rompa sin mucha dificultad. Un tornillo es demasiado grueso y corto y cuando creo que ya lo inserté todo veo que no agarró la parte de abajo de la madera  y hago una muesca para que entonces entre más abajo y ver si agarra ambas piezas. No creo que esto quede resistente.

sábado, marzo 11, 2017

Un día en el storage

Después de dejar algunas cosas en la bodeguita que tiene rentada, Martha y yo tenemos una plática que más parece sesión de terapia.
Yo le explico que en casos como el suyo, con la interacción de sus hijas, a veces las cosas no son como uno quiere. No se si quien va manejando es Melina, pero Martha se ve muy gorda y sin autoestima. Camina y camina dentro de la cabina muy nerviosa.

Después voy con Vincent en su camioneta acompañados por una amiga suya y al platicarle lo de Martha se molesta conmigo porque no dejo de hablar del tema y amenaza con bajarme y dejarme ahí. Hasta retrocede. Su amiga, que trae unos ganchos, sale de la camioneta y se va usando uno de ellos en una de las paredes que rodea esta plaza llena de personas.
El también lanza un gancho y empieza a subir y quieren que yo los siga, pero me da miedo y me quedo. De pronto, el lugar donde está la bodega ahora está solo. No hay ninguna camioneta estacionada afuera.

Después regreso y hay muchas personas. Yo traigo unas lámparas como las de los postes, pero antiguas y no quiero dejarlas sin vigilancia. Al entrar al edificio, veo que algunos empleados están fumando mariguana, pues huele. Le explico a uno de ellos lo de las lámparas que necesito dejar aquí pero ya no encuentro el sitio que renta Martha y tampoco recuerdo el número de local. El me acompaña hasta la parte de atrás, donde ya no hay locales y me pregunto si este será el lugar correcto o si hay varios pisos, lo que no creo posible, pero en fin, como nunca nos dejan solos, decido irme.

Camino hacia afuera entre muchas personas adineradas sentadas en sus mesas como en una fiesta.
Escriben mi historia omitiendo datos de las personas reales y hay palabras registradas con un asterisco. Son palabras comunes que alguien ha registrado pero que podemos seguir usando siempre y cuando expliquemos su uso. Uno de los nombres de persona es Franco Ferrer.

viernes, marzo 10, 2017

Huéspedes sorpresa

Dentro de mi casa, al pasar por las recámaras, que deberían estar deshabitadas, veo que hay dos personas en sus camas, pero no se quienes son, lo se porque los bultos en las camas se mueven.
Rusty también se pone muy nervioso.

...
Después de ir a visitar a un pariente, llego a la casa donde ahora vive el Sr Fred, con uno (o varios) de sus hijos. Lo veo desmejorado y con un ojo cerrado como que se le reventó. Trato de decirle que su esposa ya me pagó el dinero escribiéndole en un papel, pero la pluma nunca escribe. Le digo que podría venir a verlo más seguido porque tengo un familiar por aquí cerca y ahora que se donde vive él, sería buena idea aprovechar. Es todo derecho, le digo, no hay pierde.

jueves, marzo 09, 2017

Gato risón

Un hombre con los ojos muy grandes como Tituss Burgess se acerca sonriendo muy sospechosamente al sofá donde descanso y ya muy cerca me dice algo de que me aleje de él y su familia, o algo así que me pone la carne chinita.

domingo, marzo 05, 2017

Hortaliza

Vamos a dar a donde Angélica tiene un huertecito con muchas plantas, costales verdes de hilo plástico que contienen calabazas secas, mangos gigantes y otras cosas colgados en las paredes y otras especias en cajitas también en una pared. 

Creo que ella nos lleva hasta allí a William Levy y a mi y después nos deja, por lo que yo, sin su autorización, decido tomar de lo que veo hay más, como berenjenas, calabacitas, y otras cosas. Yo tampoco necesito eso, pero pues ahí hay y mucho.

Ella tiene también un rinconcito en forma de "L" a donde se llega a través de un túnel al que se entra a gatas y donde tiene una televisión en la esquina antes de dar vuelta a la derecha y una mesita y un silloncito en el extremo. Allí pienso cambiarme de ropa pero no lo hago y dejo mi pantalón azul de mezclilla y una camisa blanca doblados.

Veo que de las bardas laterales sobresalen las propiedades de sus vecinos, quienes también tienen bastantes plantas.

Un anaquel con cajitas de especias se cae y ya no puedo colgarlo de nuevo, así que lo dejo en el piso, esperando que mi prima no se moleste, y por haber tomado sus verduras tampoco, por supuesto.

jueves, marzo 02, 2017

Plantando pasto

Ando buscando la forma de plantar pasto porque una vecina me lo pidió y doy con un negocio donde un muchacho lo planta con una maquinita parecida a las etiquetadoras, semilla por semilla. Le pregunto que tan bueno ese ese método y me dice que se pueden plantar diferentes tamaños, y va y busca a la dueña para que ella me explique.

Yo ya me quiero ir porque siento que esto va a ser muy caro, pero después creo que si compramos la maquinita, será laborioso, pero podríamos disminuir el costo.

Cuando regresa la mujer, me muestra varias semillitas, desde la de pasto, que parece un comino, hasta la de anís estrella o algo como una cuenta de collar con costillitas, pasando por la de ajonjolí, pimienta, etc.

Regreso a contarle a mi vecina y le recomiendo que sea ella misma quien vaya al negocio, que está aquí cruzando entre las casas, por la calle Bishop, donde empieza la calle, no hasta allá donde ya es más ancha. Ella dice recordar donde es y le explico mencionando la gasolinera como referencia.

Del otro lado de la calle vemos a un conejito y de este lado, ya a salvo a un gatito con dos patitos. Lo que nos preocupa es que mientras los patitos juguetean con el minino, parece que regresarán con el conejo y podrían estar en peligro al cruzar, por lo que me preparo para ayudarles.

miércoles, marzo 01, 2017

Problemas laborales

Llegamos juntos a trabajar Vincent y yo, pero yo no encuentro o mi tarjeta o el lugar donde debo insertarla después de checarla.

El caso es que tardo allí mucho tiempo y ya estoy a punto de reclamarle a alguien cuando una muchacha llega a ayudarme. Por lo menos tengo la coartada de que llegué con alguien, y así sepan exactamente la hora en que debí haber checado.
El tarjetero es muy confuso y no hay forma de encontrar nada. Esta muchacha trae la tarjeta con ella y se disculpa. 
Ahora necesito que alguien me diga lo que tengo que hacer y en eso, corto con un zerrucho un pedazo de madera como si fuera mantequilla. Que buen zerrucho, pienso, mientras sigo buscando cosas que hacer por las diferentes areas.

...
Después de la filmación, llego a ver a Don Mario Almada y a su asistente con un maletín lleno de cosas que al principio pensé quedarme con ellas, como tornillos, tuercas y otras cosas que no se que son y un par de máscaras. Ellos colocan todo sobre una mesa y me dan el maletín vacío. Bueno, yo tampoco necesitaba nada de eso en realidad. En fin. Ahora me quede sin aventón a mi casa porque ya todos se fueron.

Llegan unas personas a visitar a unos vecinos suyos y veo que los conozco pues son vecinos míos aunque no me saluden y la asistente se acerca quizás a preguntarles si ellos me pueden dar un aventón a mí cuando se vayan, pero les pregunta si no traen un perro. Tal vez para ver si quepo o no con ellos en el auto. Esas personas no encuentran a quienes andan buscando.