jueves, julio 13, 2017

Ayuda inesperada

Algo pasa en Linares por la calle Cuauhtémoc, rumbo a donde vivia Carmelita, pues hay mucho alboroto y aunque quiero ir a ver, no quiero que sepan que ando acá

...
Antes de tirar la basura reviso y rescato algunos utensilios, que coloco en otra bolsa para llevar de nuevo a mi departamento.
En eso estoy, cuando un muchacho sale de la casa de los vecinos de enfrente, vistiendo solamente una trusa blanca y me pregunta si ya hice algo que seguramente les platiqué haría y le dije que no, él se ofrece a ayudarme y aunque yo le digo que no hace falta, insiste tanto que por fin acepto y me acompaña. Subimos las escaleras y pienso que dejé solos a los perros, afuera. Afortunadamente saben que no deben desbalagarse pues podrían caer y después de como cinco pisos, los encuentro esperando a la puerta de uno de los apartamentos, pero ese no es el mío. Todos juntos nos encaminamos a la puerta correcta.

No hay comentarios.: