sábado, junio 10, 2017

Robo de figuritas

Es de noche y estoy dentro de una casa ajena tomando unas figuritas que hay en unos estantes. Muchas que son como de plástico y se ven borrosas las dejo, sólo me robo las que son como de cerámica laqueada y tienen finísima atención al detalle en los rostros, por ejemplo, hay una de Raquel Welch con un uniforme como de corredor de autos en color verde olivo, con su pechera blanca y hasta parches de anuncios de patrocinadores que se ve muy bonita. Hay otras feas, pero las dejo, igual que a los carritos, pues no se ven brillantes ni bonitos. Las que me gustan son como de dos pulgadas y van desde la cadera hacia arriba.

Entonces se enciende la luz y una mujer grita a su marido que la están robando y corro hasta la puerta de salida, pues aquello es angosto y tienen repisas por ambos lados.

Afuera, traigo una caja de plástico de esas semi transparentes que parecen de cartón corrugado con tapa y todo, llena de muñecas tipo Barbie que saco de las basuras. También tomo muñecas de escenas que parecen de la vida real, después de esperar a que se hagan muñecas, por supuesto. Algunas resultan ser más flacas y feítas que las Barbie, pero de cualquier manera las tomo.

Veo un automóvil convertible lleno de gente. Es la boda de Bernadette Peters. Ella se encuentra con su marido brindando y saludando a las personas que los vemos desde las banquetas.

Una vez dentro de mi casa, Vincent hace unas cuentas y me da el dinero de las películas. Como yo lo tengo que contar y en eso se me cae al suelo, decido hacer la cuentas allí abajo y organizo los papeles, creo que falta uno y recojo el dinero arrugado en bola.

En otra parte, estando con un grupo de mujeres, regreso a decirle a una de ellas que es  buscada por el personal de Haydt en autos azules, pues cuando salgo al portón los veo.
Como es gente de teatro escucho decir a alguien, pues cuantas pelucas tiene esta mujer?

No hay comentarios.: