domingo, junio 11, 2017

La zulianita

Estoy en una reunión donde se supone habría una gran orgía de todos contra todos, pero no se logró porque los jefes dejaron a tres personas encargadas y no han querido salir de la oficina. Acá afuera ya ni mujeres hay y yo me asomo por el ojo de la cerradura a ver quien está ahí y veo a alguien que trae un sombrerito estilo francés en color negro y al entrar, ya ni reparo en ella, pues veo que allí, a la izquierda, está dentro de lo que parece una tienda de campaña, asomando la cabeza Lupita Ferrer. El muchacho que está sentado junto a la otra mujer dice llamarse Demitrio Carrás Acosta y le digo, sin ánimo de ofender, pero yo de usted nunca he oído hablar, no se sienta mal, y él, con su aretito, se limita a cubrirse el rostro conlas manos no se si de sorpresa o de angustia. A Lupita Ferrer sí la conozco, agrego, su telenovela de la Zulianita está pasando en mi pueblo.

"Pero si esa telenovela hace mucho tiempo que terminó" dice ella.
"Sí, pero a mi pueblo llegan muy tarde las cosas" respondo.

No hay comentarios.: