lunes, junio 19, 2017

Atropellados

Después del accidente que mandó a varias personas al hospital, y creo que hasta a uno de mis perros, hay que buscar un abogado, y unas personas me acompañan a visitar uno que ellos conocen. Caminamos por la calle con una bolsa negra de basura con lo que seguramente es evidencia o algo, y me dicen, mira, ese no es tu perro? Señalando a uno que está en la banqueta después de haber sido atropellado.

No lo reconozco (este perro es color café), y espero que en la bolsa negra no traiga yo al otro, en lugar de dejarlo en recuperación, el caso es que no llegamos con los abogados porque pasa un camión muy cerca de una persona que esperaba la señal del semáforo para cruzar la calle y lo tumbó, por lo que ahora todos fueron a ver como estaba.

En casa hay una reunión, y mientras Vincent lava unas verduras, le cuento que ví a Talía y varias de sus hermanas cargando unas bolsas con restos del que fuera su padre y me preguntaron si no tenía yo una varita de nardo y no se que otra flor para evitar el mal olor de la carne en descomposición. Vincent se molesta pues considera esa una plática de muy mal gusto para sostener entre invitados y me callo, pero después, me las encuentro de nuevo yendo rumbo a un mercadito y en esta ocasión ni me saludan, lo que me molesta mucho y las insulto. Tal vez sólo estoy recordando lo que sucedió, aunque son versiones diferentes. Después las veo llegar en una camionetita roja a mucha velocidad y estacionarse cerca de la entrada lateral del mercadito para que nadie las moleste, y correr hacia adentro, mientras yo molesto, sigo mi camino. 

Un señor de edad, conocido pero que no recuerdo su nombre, me ve y asiente, y después ya voy en su auto, pues me está invitando al cine para el viernes que viene. Le cuento que Juan y yo a veces no nos ponemos de acuerdo en las películas que queremos ver y en una maniobra que hace para evitar una colisión, el auto ya no camina. Yo creo que como estamos en lo alto, al bajar la calle la fuerza de gravedad podría hacer que arrancara de nuevo, pero no es así y él conduce el vehículo de forma que no choque con ningún otro auto que esté circulando por la calle por la que vamos.

Me despiertan las uñas del perro sobre el piso de la cocina, pues quiere salir y apenas son las 5:30.

No hay comentarios.: