viernes, junio 23, 2017

El chapulín azul

Ayudo a Ana Hornak en su casa, y cuando menos lo espero, veo un enjambre de avispas. Están cerca de unas molduras que hay que volver a colocar, a ver si cuando lo haga no me atacan.

Ayudo a un grupo de muchachos a limpiar su casa y en lo que reviso que todas las televisiones tengan su respectivo control remoto, veo que en el terreno de enfrente, hay una especie de fiesta, donde anda un personaje muy parecido al de Chespirito, pero en otro color. El chapulín azul y su hijo el chapulincito, saltan y juegan frente a la casa de estos muchachos. Necesito un trapo para limpiar los pisos.

La vecina de Briselda que me debe, ha venido a pagarme y le digo que son solamente 45 dólares. Creo que me ofreció 50.

miércoles, junio 21, 2017

Basura

Me lavo la cara pues tengo que ir al trabajo pero aún tengo que sacar la basura porque ya viene el camión por la esquina y Vincent ofrece llevarme pero le digo que no, que estoy cerca e iré solo.

María (del Salvador) se queja de alguien que le come su comida y le digo que eso de que le guste son las mejores gracias que puede recibir.

Comento con otras personas de las películas chatarra que hacen aquí de narcos y eso y de como las distribuyen, después alguien me prohíbe que decore con unas figuras de vidrio de color oro con unas varas largas y yo digo que es mi casa y que yo haré lo que yo quiera y ahora con más ganas las pondré por todas partes, hasta detrás de la puerta si quiero.

martes, junio 20, 2017

Intrusos en casa

En la total oscuridad de mi casa, escucho un ruido y cuando veo hacia la ventana de la calle, veo una silueta tratando de meterse. Rápidamente empiezo a tratar de encender la luz pero no funciona el interruptor. No se si el intruso sea quien haya cortado la luz, pero no poder ver nada más que la figura que trata de meterse por la ventana me pone los pelos de punta. Despierto con la sangre congelada.

...
En nuestro nuevo apartamento Vincent decora su propio cuarto, que amuebla y lo ayudo, sin criticarle que haya colocado varios monitores o televisores muy cerca unos de otros. Allí ve videojuegos de los 80s en muy baja resolución y después salimos a caminar.
Al regresar, vemos que alguien estacionó una camioneta en uno de los pasillos, como ala metieron? No tiene llantas, pero de cualquier forma, deben haber batallado.

Una vez dentro, vemos que un desamparado nos ha seguido y entra a la casa detrás de nosotros. Lo corro golpeándolo con una pala, y creo que pudo meterse pues desapareció un barandalito que protegía la entrada. También se meten unos perritos y un gato, que saco violentamente, aunque después deseo no haberlos lastimado. Dentro, alguien ha dejado un hamster. Lo sé porque yo no tengo esa clase de mascota.
No se quien los llamó, pero los encargados llegan a preguntarnos si recibimos la carta acerca de la gente gorda que no es bienvenida en este complejo y después de reírnos de eso, les doy el hamster. Mallory tenía uno y se le perdió pero este no es.
Vamos en su camioneta y nos atacan un montón de perros callejeros que se nos echan encima al ir pasando y me hacen entrar al vehículo de nuevo, pues yo iba sentado en una ventanilla con más de medio cuerpo defuera.
Llegamos y entramos a casa de alguien que no nos conoce, y que convencemos de que nos ayude, pero con mucho secreto.

lunes, junio 19, 2017

Atropellados

Después del accidente que mandó a varias personas al hospital, y creo que hasta a uno de mis perros, hay que buscar un abogado, y unas personas me acompañan a visitar uno que ellos conocen. Caminamos por la calle con una bolsa negra de basura con lo que seguramente es evidencia o algo, y me dicen, mira, ese no es tu perro? Señalando a uno que está en la banqueta después de haber sido atropellado.

No lo reconozco (este perro es color café), y espero que en la bolsa negra no traiga yo al otro, en lugar de dejarlo en recuperación, el caso es que no llegamos con los abogados porque pasa un camión muy cerca de una persona que esperaba la señal del semáforo para cruzar la calle y lo tumbó, por lo que ahora todos fueron a ver como estaba.

En casa hay una reunión, y mientras Vincent lava unas verduras, le cuento que ví a Talía y varias de sus hermanas cargando unas bolsas con restos del que fuera su padre y me preguntaron si no tenía yo una varita de nardo y no se que otra flor para evitar el mal olor de la carne en descomposición. Vincent se molesta pues considera esa una plática de muy mal gusto para sostener entre invitados y me callo, pero después, me las encuentro de nuevo yendo rumbo a un mercadito y en esta ocasión ni me saludan, lo que me molesta mucho y las insulto. Tal vez sólo estoy recordando lo que sucedió, aunque son versiones diferentes. Después las veo llegar en una camionetita roja a mucha velocidad y estacionarse cerca de la entrada lateral del mercadito para que nadie las moleste, y correr hacia adentro, mientras yo molesto, sigo mi camino. 

Un señor de edad, conocido pero que no recuerdo su nombre, me ve y asiente, y después ya voy en su auto, pues me está invitando al cine para el viernes que viene. Le cuento que Juan y yo a veces no nos ponemos de acuerdo en las películas que queremos ver y en una maniobra que hace para evitar una colisión, el auto ya no camina. Yo creo que como estamos en lo alto, al bajar la calle la fuerza de gravedad podría hacer que arrancara de nuevo, pero no es así y él conduce el vehículo de forma que no choque con ningún otro auto que esté circulando por la calle por la que vamos.

Me despiertan las uñas del perro sobre el piso de la cocina, pues quiere salir y apenas son las 5:30.

sábado, junio 17, 2017

Mujeres...

Una mujer se baja cuando se detiene el camión y aprovecha la parada para usar el baño.

Estoy en un lugar que tiene una puerta secreta que se como abrir con una tarjeta de crédito, pero cuando le explico a las personas como hacerlo, la mujer dueña de la casa se acerca a donde estamos y nos escondemos. Por algunos instantes no se da cuenta aunque anda muy cerca de esa puerta secreta, pero repentinamente me descubre tratando de abrir. Después, cuando platicamos, se queja de sus vecinas y la calmo diciéndole que no les de importancia, que lo que debería hacer es no dejarlas que se le acerquen si sabe que le harán daño.

Una mujer me muestra como hace ella las tortillas de harina. Las extiende muy delgaditas en cualquier superficie. Yo hago una después de la de ella y veo lo fácil que es.
Ya no necesito más que la bolsa de harina y el palote, las puedo extender donde sea.

viernes, junio 16, 2017

Perros

Después de salir a pasear a los perros, regreso por una parte muy complicada, como un túnel de donde luego tengo que subir a los animales hacia arriba con una polea o algo y es cuando veo a otros perros idénticos al mío, o a los míos, que también son iguales. Temo una confrontación, pero los perros desconocidos no son agresivos, aunque tampoco los quiero cerca de los míos.

jueves, junio 15, 2017

El mesero y el chofer

En compañía de Angélica, reviso una de mis propiedades y veo que parte de la estructura de madera se ha podrido y ahora la tengo que reemplazar y pintar de verde. Tendré que tomar medidas, pues podría aprovechar piezas que ya tengo y así ahorrar. 

...
Después de comer, intento colocar unas revistas de chismes en algún lado para que alguien más las lea, pero unas niñas jugando en una de las mesas me ven con disgusto. Pregunto en el restaurante donde quedan los baños y un empleado me dirige a ellos. Lo raro es que entra detrás de mí y como ve que no estoy seguro de donde hacer del uno, me indica los mingitorios,  que según él, también necesita usar. Aunque extrae su miembro semi erecto, no creo que sea cierto, y sólo lo está haciendo por exhibicionista. Lo piropeo no tanto por su miembro promedio sin circuncidar, sino porque se recortó el vello y se ve limpio y agradable. Quedo de regresar después para concretar algo entre nosotros.

Afuera, en el coche, me espera Vincent, y para asegurarme de volver a ver a este mesero coqueto, busco afuera el nombre del restaurante y se llama Arteaga, Vincent y yo empezamos a platicar y yo no veo la hora en que se ponga a manejar pero el auto camina solo, lo que me hace pensar que traemos chofer.

miércoles, junio 14, 2017

Casa perdida casa nueva

Hay una reunión en mi casa, y cuando me recargo en una de las paredes se cae. Debe haberse remojado pues afuera llueve y veo que entre los escombros hay un bebé que se ahoga en un hoyo lleno de agua. No puedo salvarlo. 
La gente quiere lincharme así que prefiero suicidarme lanzándome al hoyo pero después me arrepiento de la idea pues no quiero morir, mucho menos ahogarme en este lodo.

...
Caminando por la calle me encuentro al loco Valdés y después a Alejandro Suárez, me pregunto si en casa del loco sus invitados salen a contar chistes y disfrazados cuando tienen que ir a comprar algo que necesitan. Por cierto, el loco no me saluda, sólo me cuenta un chiste y sigue de largo.

Cuando llego a casa con las moras azules, encuentro a Vincent con una mujer haciendo una salsa de aguacate y le digo que le leí la mente, pues yo venía pensando en hacer un agua fresca y él coloca algunos de los frutos dentro de la licuadora sin sacar el aguacate, y después seleccionamos los que usaremos, pues hay unos muy arrugados y otros verdes. También hay que quitarles los cabitos.

...
Caminando llego a mi nueva casa en Utopía, barrio que está frente a un terreno lleno de pasto donde todavía no han construído nada, veo que alguien ha dejado una notita pegada en la pared hasta atrás y me pregunto si será un aviso. Yo creo que ya llegué pero veo un auto blanco estacionado enfrente y me pregunto si será la policía. Como veo mucha gente, y no estoy seguro porqué, mejor me voy y después regreso.

A mi regreso un niño me acompaña y para entrar al barrio nos dan un boleto que tiene la imagen de Mickey Mouse con sombrerito marinero probablemente de Steamboat Willie. El boletero no nos cobra porque vamos a Utopía. Me equivoco de calle y en esta hay muchos vehículos estacionados demasiado cerca uno de otro y ninguno es casa móvil. Cuando por fin damos con la calle hablamos de que este lugar es perfecto para tener mascotas y empiezo a llorar contándole al niño del perrito que se me murió, y él me pregunta que si el que tengo es chiquito, no, pues ya pasa de 12 años, le digo entre sollozos, el otro ya había cumplido 16, y ya no quiero pasar por lo mismo. Se encariña uno demasiado con ellos y después los tenemos que ver ir. 

Una mujer prepara un placebo.

martes, junio 13, 2017

Ocio

En su negocio, este hombre me deja haraganear (ando allí de visita) y toma una foto donde no se ve nada de la fachada de su negocio porque hay un vehículo verde enorme enfrente y le sugiero tomar otra desde otro ángulo. Acepta, pues quiere dar una buena impresión.

domingo, junio 11, 2017

La zulianita

Estoy en una reunión donde se supone habría una gran orgía de todos contra todos, pero no se logró porque los jefes dejaron a tres personas encargadas y no han querido salir de la oficina. Acá afuera ya ni mujeres hay y yo me asomo por el ojo de la cerradura a ver quien está ahí y veo a alguien que trae un sombrerito estilo francés en color negro y al entrar, ya ni reparo en ella, pues veo que allí, a la izquierda, está dentro de lo que parece una tienda de campaña, asomando la cabeza Lupita Ferrer. El muchacho que está sentado junto a la otra mujer dice llamarse Demitrio Carrás Acosta y le digo, sin ánimo de ofender, pero yo de usted nunca he oído hablar, no se sienta mal, y él, con su aretito, se limita a cubrirse el rostro conlas manos no se si de sorpresa o de angustia. A Lupita Ferrer sí la conozco, agrego, su telenovela de la Zulianita está pasando en mi pueblo.

"Pero si esa telenovela hace mucho tiempo que terminó" dice ella.
"Sí, pero a mi pueblo llegan muy tarde las cosas" respondo.

sábado, junio 10, 2017

Robo de figuritas

Es de noche y estoy dentro de una casa ajena tomando unas figuritas que hay en unos estantes. Muchas que son como de plástico y se ven borrosas las dejo, sólo me robo las que son como de cerámica laqueada y tienen finísima atención al detalle en los rostros, por ejemplo, hay una de Raquel Welch con un uniforme como de corredor de autos en color verde olivo, con su pechera blanca y hasta parches de anuncios de patrocinadores que se ve muy bonita. Hay otras feas, pero las dejo, igual que a los carritos, pues no se ven brillantes ni bonitos. Las que me gustan son como de dos pulgadas y van desde la cadera hacia arriba.

Entonces se enciende la luz y una mujer grita a su marido que la están robando y corro hasta la puerta de salida, pues aquello es angosto y tienen repisas por ambos lados.

Afuera, traigo una caja de plástico de esas semi transparentes que parecen de cartón corrugado con tapa y todo, llena de muñecas tipo Barbie que saco de las basuras. También tomo muñecas de escenas que parecen de la vida real, después de esperar a que se hagan muñecas, por supuesto. Algunas resultan ser más flacas y feítas que las Barbie, pero de cualquier manera las tomo.

Veo un automóvil convertible lleno de gente. Es la boda de Bernadette Peters. Ella se encuentra con su marido brindando y saludando a las personas que los vemos desde las banquetas.

Una vez dentro de mi casa, Vincent hace unas cuentas y me da el dinero de las películas. Como yo lo tengo que contar y en eso se me cae al suelo, decido hacer la cuentas allí abajo y organizo los papeles, creo que falta uno y recojo el dinero arrugado en bola.

En otra parte, estando con un grupo de mujeres, regreso a decirle a una de ellas que es  buscada por el personal de Haydt en autos azules, pues cuando salgo al portón los veo.
Como es gente de teatro escucho decir a alguien, pues cuantas pelucas tiene esta mujer?

jueves, junio 08, 2017

Premio doble

Estoy en la escuela de alemán y no tengo libro. Busco pero no encuentro y al final, con mi libro de trabajo, no puedo ni leer y pronuncio todo mal. Ni el maestro está, tenemos un sustituto.

Después me dan como premio de un concurso un par de latas de pintura de esas de 1 galón y más tarde, cuando llega el director me vuelve a llamar para darme otras. Al parecer, seguramente no está enterado de que ya me premiaron y yo las tomo, pero al salir, la persona que me había dado las primeras me detiene, entra y saca los papeles donde dice que ya las recibí y se las dejo ahí afuera, claro que no las voy a volver a cargar hasta adentro. 

Después le escribo al director una nota donde renuncio y se la firmo.

...
Eduardo dice no se que de ser médico y me burlo de él, le digo que si realmente fuera médico estaría mejor de salud, o a poco los arquitectos no tienen las mejores casas? Se ve malo y yo me quedo riendo.

miércoles, junio 07, 2017

Venganza ciega

Alguien toca a la puerta a la que conduce una escalerita y tiene un balconcito. Como no lo conozco y no se que intenciones tenga, me altero y después de forcejear, lo arrojo y cae al suelo. Me asomo a verlo y está muy molesto, y ahora me angustia que un desconocido entre a mi casa a hacer daño. Entro y trato de protegerme, pero la cerradura no funciona, sólo tengo un candadito que puede romperse y hasta la puerta es como de cartón. No debí hacerlo, pero como lo tiro desde el balconcito ahora creo que quiere vengarse y eso me angustia.

..
Doña Bertha tendrá una fiesta en su casa y su familia la ayuda a preparar todo. Ella me pide algo prestado y yo busco en mi casa las cosas. Encuentro la mayonesa pero veo que está el bote manchado de una sustancia oscura, por lo que creo que quizás alguien la puso aquí y no es el contenido original. También el helado es un fraude, pues abro el paquete y empiezo a quitarle lo que le sobra, y al final me queda un tubito más pequeño que el de cartón donde vienen las toallas de papel para la cocina. Yo trato de entregar todo bien, y me lo aceptan, pero quiero disculparme en caso de que las cosas no sean como deberían. Una de sus hijas y su marido ya están acomodando todo en las mesas y eso me preocupa.

martes, junio 06, 2017

Depresión y abandono

Alguien toca a mi puerta y es Angélica Vale. Le piropeo su buen cuerpo y salgo al departamento de al lado con ella. Allí vive mi prima Olga Laura. No se que anda haciendo Angélica acá pero platicamos de su carrera artística y de lo mucho que admiro yo a las personas como ella, que desde su más tierna infancia se han dedicado al canto, y menciono también a Alejandra Guzmán. No como otras (como Shaila Dúrcal o Chiquis Rivera) que hasta que se mueren sus padres, salen con eso de que ellas también son cantantes.

...Platico con Chuy y hablamos de los lentes que yo he comprado en las tiendas del dólar. Veo los que él trae y tienen impresa la palabra "Sears" en una de las patitas y el número de la graduación, que empieza con la letra Z. Yo estoy muy contento con los de la tienda del dólar, pues me han salido mejores que los graduados.

Acompañamos a Chuy a su casa pues después de perder a su padre, mi tío Poncho, el resto de la familia, mi tía y primos, se han ido a otra parte. Hay alguien limpiando allí pero al llegar nosotros se va, así que yo tomo la toallita y el líquido y termino de limpiar unos muebles y veo las telarañas en algunos rincones de su casa en Tampico. Quiero qu se venga a vivir conmigo, pero no se si acepte.

domingo, junio 04, 2017

Limpieza laboral

Estoy recorriendo mi vecindario, y encuentro un lugar del que me habían hablado, el lugar que funciona como carpintería. Extraño. No escucho ruido de sierras ni nada. Me asomo y veo un área donde todas las paredes son blancas con muebles de madera laqueada y armoniza muy bien entre sí.
Después le comento a alguien que yo buscaba a la señora que vendía tacos, y que llegué por accidente.Ellos tienen dos perros que protegen y cuando los sacan antes de cerrar, no se van. Yo temo, porque veo un gato merodeando, pro al hablarle, el perro vuelve de inmediato.
Y entonces llego a donde trabaja Gerardo. Pensé que ya nunca lo volvería a ver (que era mi intención). Le ayudo a limpiar con un polvo que él tira y que no quiero respirar, y que después sacudimos de todo el local con unos paños. Esto se tiene que hacer siempre antes de cerrar. Algo atora la puerta de la oficina de Sergio Zurita, así que limpio hasta donde puedo, pero tengo que entrar saltando un archivero, porque no puedo cerrar desde donde estoy y decido hacerlo por la otra puerta.
Dos vecinos de ese local me ayudan y después Gerardo me llama para ver si también organizamos los recibos y le digo que no, que no hubo tiempo, pero Vincent me dice que si no habrá entre ellos uno que podamos usar para comer algo y no, al revisarlos veo que tienen caducidad, y una vez usados, ya no se pueden volver a usar. No tienen ningún valor impreso, sólo dice que son buenos para entre 4 y 44 comidas y que pueden ser usados hasta por cinco personas una sola vez o a la vez. Vincent se molesta y me dice que él confía más en sus boletos de lotería, y raspamos uno. El boleto es azul y tiene como 6 oportunidades, que más bien parecen stickers que se despegan para revelar el número que está abajo.
Gerardo tendrá que hacer lo de los recibos él solo, se los dejé todos en una palangana de plástico.

sábado, junio 03, 2017

El zapatero

En mi casa arreglo una conexión eléctrica pero no estoy seguro que pase corriente porque las lucecitas indicadoras son muy pequeñas y además parpadean. Casi no se distinguen. Por fin veo que son como del tamaño de la punta de un alfiler y sí están encendidas, por lo que paso a lo siguiente. Después jalo otros cables que están ahí como sueltos y al hacerlo se encienden las luces del pasillo, ahora tendré que hacer las reparaciones con cuidado porque se que tienen luz. Trataré de que ninguno de los dos cables se toquen entre sí.

Trato de ponerme unos zapatos de Vincent sin que se de cuenta y me descubre, por lo que finjo demencia y le digo, necesitas un zapatero, algo donde guardar tus zapatos, pues tiene zapatos hasta de mujer.

En una tarjeta que se mueve o quizás una pantallita como de 13 pulgadas, veo a Trump con una mujer muy parecida a Kathleen Turner bailando. Me da risa lo gorda que se ve ella y los pelos de él, parece un tinaco forrado.

viernes, junio 02, 2017

Picadillo norteño

Recorro mi casa desde abajo y llego hasta la azotea, donde veo que sin barandal en el balcón la cosa es peligrosa y brinco de una casa a otra pero al tratar de regresar el balcón se cae y creo que ya no puedo. Sí brinco, pues el deseo de regresar es mucho, pero lo hago con miedo. Rusty, mi perro, y Vincent están allí viéndome desde abajo.

Necesito una pieza de madera pero la mujer que dice ser ahora la dueña de mi casa no me dejará entrar, así que le pregunto por cuanto me vende un pedazo de madera o un mosaico de 8x10. Ella entra y me muestra lo que tiene.

Una familia le prestó algo a una mujer y ella ahora les dará una sorpresa, por lo que le enseño a la mujer a preparar picadillo con carne molida para que las sorprenda cuando regresen. Ella toma el paquete de carne y dice, picadillo? Carne molida? Picadillo, le digo, ground beef. 
Salimos afuera a ver a la familia llegar, pero su camioneta salta y la vemos volar en el aire para caer atrás de la casa. Afortunadamente no les pasó nada y dentro les mostramos el arbolito de navidad barato que dobla el pico aunque lo reparamos y les ofrecemos de comer.