jueves, marzo 02, 2017

Plantando pasto

Ando buscando la forma de plantar pasto porque una vecina me lo pidió y doy con un negocio donde un muchacho lo planta con una maquinita parecida a las etiquetadoras, semilla por semilla. Le pregunto que tan bueno ese ese método y me dice que se pueden plantar diferentes tamaños, y va y busca a la dueña para que ella me explique.

Yo ya me quiero ir porque siento que esto va a ser muy caro, pero después creo que si compramos la maquinita, será laborioso, pero podríamos disminuir el costo.

Cuando regresa la mujer, me muestra varias semillitas, desde la de pasto, que parece un comino, hasta la de anís estrella o algo como una cuenta de collar con costillitas, pasando por la de ajonjolí, pimienta, etc.

Regreso a contarle a mi vecina y le recomiendo que sea ella misma quien vaya al negocio, que está aquí cruzando entre las casas, por la calle Bishop, donde empieza la calle, no hasta allá donde ya es más ancha. Ella dice recordar donde es y le explico mencionando la gasolinera como referencia.

Del otro lado de la calle vemos a un conejito y de este lado, ya a salvo a un gatito con dos patitos. Lo que nos preocupa es que mientras los patitos juguetean con el minino, parece que regresarán con el conejo y podrían estar en peligro al cruzar, por lo que me preparo para ayudarles.

No hay comentarios.: