lunes, marzo 20, 2017

Más gatitos diminutos

Como siempre, se me hace tarde para el trabajo y llevo dos camisas en la mano para cambiarme porque no tuve tiempo. Espero que no estén muy arrugadas. Una es celeste y la otra rosa. Mientras corro trato de alisarlas pensando que una vez puestas no se les note.

Llevo en una bolsita de zipper, un gatito o un perrito diminuto que no quise dejar solo, pero por lo mismo ahora me olvido que lo traigo y ya una vez se me salió de la bolsa y casi lo piso. Es como del tamaño de mi pulgar, al final lo pierdo o lo olvido en un lugar y tengo que ir por él. De vez en cuando abro el cierre de cremallera para que respire.

Algo tengo que ir a hacer con los vecinos pero un niño me dice que ya no viven allí, que primero se fue la señora porque se estaban divorciando (como mis papás, dice el niño) y después se fueron los demás para que nadie sospechara nada. Yo recuerdo haberle regalado un abrigo rojo como de tela de colchoneta con pespuntes paralelos que enrollé hasta que cupo en una bolsa de plástico de esas donde viene el mandado.

No hay comentarios.: