sábado, marzo 18, 2017

Gatitos diminutos

Salgo a caminar con Rusty y horrorizado veo que corre sin control y se mete a una jaula donde ladra otro perro. Me sorprende que pueda entrar, pues los agujeros en la jaula metálica son pequeños. El entra y sale sin dificultad. Yo se que en esa jaula está el perro del vecino y no quiero que entre, pero tampoco puedo evitarlo. Por suerte, no le pasa nada. Porque al acercarme veo que dentro no hay un perro, sino una manta arrugada con un perrito y unos gatitos diminutos dentro.

Tomo la manta y me regreso a casa, pensando que a mí no me gustan los gatos. O al menos no los quiero tener como mascotas.

Mis vecinos pintaron un autobús escolar en color amarillo. Al acercarme veo que tenía espejos en las puertas y ahí la pintura se ve diferente, como más rala, también se ve diferente, como que le quedó aire y podrían despegarse, las calcomanías redondas como las de la conasupo que también pintaron.
La vecina nos culpa de que no avanza y me alejo con dos mujeres más riendo mientras nos escondemos entre los coches que hay en el estacionamiento.

No hay comentarios.: