miércoles, agosto 31, 2016

La grieta en la pared

Voy a Tampico a ver a mi familia, allí anda el tío Poncho.

Trabajo para una compañía que busca casas abandonadas para repararlas, o quizás para asegurarse de que no haya nadie viviendo en ellas, como me sucede cuando llego a una donde al parecer vive toda una familia y no hay mucho que reparar, excepto una parte del piso en una habitación, donde el marido conecta una manguera cada vez que necesitan agua.

Una muchacha habla conmigo del asunto ese de las reparaciones antes de irme, pues les prometo regresar cuando ellos me lo pidan, pero no tengo ni un nombre inventado para estos casos ni me se el nombre de la compañía para la que trabajo. ¿cómo me van a llamar? Voy al monte donde dejé parte de mis herramientas y allí están. Trato de organizarlo todo de forma que quepa pero traigo dos colchonetas y no se pueda llevarme todo.

En mi casa también hago una modificación y construyo una pared que después pinto de blanco y como no llega hasta donde está la otra, uso esa grieta para entrar y salir, pues milagrosamente, quepo a través de ella.

lunes, agosto 29, 2016

Manicomio o prisión

En un lugar muy concurrido como un mercado, ando detrás de un muchachito y nos alejamos de la multitud. Quiero convencerlo de que se meta a bañar para así poderlo ver desnudo, pero cuando encontramos un baño, es muy pequeño y si no cabe uno menos caben dos.

La ciudad está en construcción y dentro de unos apartamentos de 3,4 y cinco pisos (cada piso tiene solamente dos ventanas al frente) veo a Juan, un conocido que me invita a ir hasta donde él está. La ventana de ese apartamento parece ser la del último piso a la izquierda.
Justo al entrar veo que ya hay bastante gente viviendo allí como pueden, pues no hay servicios, y después me entero de que esto es algo como un manicomio o una cárcel, pues hay guardias.

Subiendo las escaleras veo en el peldaño unos lentes y pregunto de quien son, para que nadie vaya a pisarlo y romperlos y el guardia viene y me regaña porque los toqué y sólo debí ignorarlos o preguntar sin tocarlos.

Sigo subiendo y llego hasta donde yo creo que es el apartamento a donde iba pero ya es de noche y todo mundo está dormido en todas partes, hay cientos de personas hacinadas en camas y hasta en el piso. Ahí me quedo yo pero de repente despierto y vuelvo a intentar encontrar a Juan. Yo pensé que estaba cerca pero cuando por fin lo veo a través de la ventanita de una puerta, él me hace la seña de que me vaya al comedor y allá nos vemos.

El es atractivo, de rostro serio y barba de tres días, cabello liso y corto y trae una camiseta de resaques, al principio intimida, pero eso es sólo lo que aparenta. 
Una vez en el comedor, nos encontramos a una mujer acompañada por un menor que vino de visita y que se molesta porque yo ando alí.

Empieza el corredero y Juan y yo nos dirigimos hacia la salida y ya en la calle, caminamos hasta el entronque con una carretera, de donde vienen carritos cargados de personas que se dirigen hacia esos mismos complejos. Los carritos son de plástico muy resistente donde caben desde 4 hasta más personas, se manejan solos, y nos llevan hasta un lugar donde están los camiones urbanos que a su vez, nos llevarán a casa.

Yo ayudo a un vecino a reparar su podadora cuando no están y coloco en el piso una gran manta de colores negro y morado. Es una pieza de tela larga conformada por rectángulos alternados. Tienen más piezas mecánicas allí y me distraigo pero cuando veo que regresan me pongo a trabajar en lo que estaba y otro de los hombres que llega con Viera desarma la máquina por completo, aunque yo le digo que ya estaba trabajando.

Me asombra ver lo enorme que es este taller pues desde afuera no parece que el terreno sea así de grande. Otro hombre trabaja en un área techada por si llueve y me voy, no sin antes decirle lo del complejo de apartamentos de la esquina y como parece que él no sabía que era manicomio o prisión, dice que se lo dirá a su papá para que tome cartas en el asunto.

domingo, agosto 28, 2016

La tierra gira y me mareo

Voy con algunos miembros de mi familia, quizás las muchachas de Monterrey, en una camioneta cerrada y nos detenemos en una panadería, donde me engolosino con la enorme variedad de pan. Tomo dos que tienen doble pieza y bastante merengue y otro, pero como no encuentro donde ponerlos, los coloco en un recipiente de plástico con tapa y a la hora de pagar me cobran menos, quizás porque creen que estos ya venían empaquetados así, pero no me dan la pieza de pan sencilla.

Después veo que alguien dejó a su perrito amarrado en un lugar donde hay hielo y además de tener frío se está resbalando constantemente, lo cargo para moverlo de lugar y aunque al principio como que me lo agradece, me gruñe y hasta me ladra. Lo llevo hasta el centro de la casa y de otra habitación sale una mujer muy guapa que me recuerda a Donna Sommer y ella coloca un pequeño buró junto al animalito. Yo traía otro mueble más grande que estaba acá donde lo encontré al principio para que se sienta más tranquilo pero ella se me adelantó. Yo no sabía que ella era vecina de Roberto González y al salir creo que lo veo, pero con más pelo y liso. Trato de alcanzarlo, pero no puedo y en eso me acuerdo que yo traía un suplemento de un periódico para la mujer que acabo de ver y me regreso, al fin que ahora ya se donde vive, pero no la encuentro. De alguna forma entro hasta la sala de su casa y cuando busco entre mis papeles llega ella y se asusta pues no esperaba verme allí. Me disculpo y finalmente le doy el suplemento que no se si se llamaba preview y me salgo.
Afuera, estaba otra muchacha conocida queriendo entrar a ver a la otra y me dice, hey, te acuerdas de mí? Y le respondo que sí, pienso que aunque su cara me es conocida, no recuerdo con exactitud su nombre y le digo eres Verónica? Estas muy guapa (alta y delgada, con una blusa entallada y unos pantalones ajustados y amplios de abajo muy estilo 80s.

Guapa? Sólo guapa?
Sí, y se que quisieras ser la mujer perfecta, pero así estás muy bien, y rápidamente me alejo de ella mientras la veo entrar a la casa de la otra mujer.

Voy en el camper de una camioneta con personas muy importantes como los Bush o algo así y de pronto nos detenemos y un hijo de ellos dice, hasta aquí llego yo. Su madre se baja tras él mientras no deja de hablarle. Yo me asomo afuera a ver donde estamos y miro hacia el cielo, pero me mareo porque veo como da vueltas la tierra. Adentro, me columpio y eso golpea contra la camioneta y el conductor pregunta quien está haciendo ruido. Yo reconozco que estamos afuera del rancho propiedad de esta familia y que aquí está la tienda de comida a la que vengo con frecuencia. Le comento a alguien lo de los mareos que siento al ver el cielo.

sábado, agosto 27, 2016

Jugo de piña

Dice mi tía julia que ella tiene adentro muchas especias, porque ha consumido ajo, y todo eso.

Mi mamá me manda un cestito de basura de plástico, con cosas dentro y la corona de una piña, pues cuando saco todo veo que hay un galón de algo que podría ser agua o leche y otro debe ser de jugo de piña, pero trae un hoyito y está saliéndose. No se como aprovechar lo que está en en fondo pues me imagino que ya está sucio.

viernes, agosto 26, 2016

El techo se desploma

Escucho por radio la entrevista que Sergio Zurita hace a un joven locutor que llegó accidentalmente a esa profesión y al entrevistarlo le da a entender como son las cosas en la realidad, pues el muchacho se nota lleno de ilusiones y ve todo color de rosa.

En eso, veo algo raro en el techo y para cuando acuerdo, ya hay un tubo de bambú pero muy grueso (que de un lado es más grueso que del otro) en el suelo que soportaba la estructura y el techo se empieza a venir abajo. Como puedo trato de detenerlo, pero las piezas de madera que ayudaban como cuñas al tubo porque no era del tamaño exacto, se rompieron y ahora, como rompecabezas, no donde van.

Un mujer pinta con aguarrás una pieza de madera que en el futuro será una guitarra. Después empieza a usar pintura y trato de ayudarle, manchando de rojo mi pantalón. Es de trabajo, pero no estaba manchado. Creo que después de terminar de pintarla le harán el agujero redondo que llevan en medio.

Hay un pequeño mercadito ambulante donde veo mucha gente.

jueves, agosto 25, 2016

Juegos de video

Ordené unos videojuegos y uno me llegó y del otro sólo recibí una notificación del correo por lo que ahora tengo que ir a reclamar.

Pero el hijo de Pati Chapoy, un jovencito tipo CD9 con el cabello blanco, me lleva en su auto junto con su madre y otra persona, hasta la compañía de los juegos, lo que me hace perder muchísimo tiempo y sentirme mal porque hay gente esperándome y no puedo sacar nada en claro.

Primero, la encargada me dice que ella no puede hacer nada más que darme otros juegos, pero esos que ella me ofrece no tienen caja, vienen los discos en unas cajitas transparentes que no me gustan y los rechazo. Después me ofrece la pura caja pero me costaría, así que le digo que porqué no metemos esos juegos sin caja en la caja grande y total, que hasta Pati tiene que venir porque yo no estoy contento con ninguna opción y ya se quieren ir.

miércoles, agosto 24, 2016

Vecinos con piscinas

Decido caminar por una parte de la calle que parece estar en construcción y se ve peligrosa, pero después de que veo a un animal como un toro trato de saltar una valla que da a la banqueta, donde hay algunas muchachas y una de ellas me ayuda. Podría ser Concepción Silva, compañera de secundaria.

Sigo caminando y ella conmigo y hasta me compra en un puestecito algo que yo le rechazo, al ver lo que ella compró, pienso en aquellos aretes de plástico que parecían motitas y que se hacían con los rombitos pegados a unas coladeritas con hilo de sedal.
...
Saco a los perros a caminar pero mi vecina tiene el patio cubierto por una lona y prepara no se que platillos de su tierra, El Salvador. Parece que llovió, pues el patio está lleno de cráteres secos donde parece que hubo charcos de agua, o como que estuvo hirviendo.

Uno de los perros se me sale de a correa pero no corre, así que lo agarro y me lo traigo a la casa.

Vincent arregló la puerta y ahora se ve mejor con las barreras de madera para que los perros no se salgan. Le doy las gracias.

Empieza a llover y recuerdo que tengo que sacar afuera al tercer perrito, que ya se está orinando y casi se hace dentro.

Escucho que en alguna parte está una telenovela y se cae una maceta de plástico con una sávila o algo así. Una vez afuera, procuro que el perrito no se moje mientras orina y veo que no hay bardas con ninguno de mis vecinos y que dos de ellos tienen unas piscinas enormes que abarcan todo su patio, claro que para eso han tenido que comprar el terreno de al lado, pues su patio original está libre. 
Unas muchachas protegen unas velas y las colocan donde no se mojen.
El agua de las albercas llega al ras de las mismas.

martes, agosto 23, 2016

Tortillas y DVDs

Ente mis cosas busco un dvd para ver una película y al mismo tiempo los acomodo. Muchos son transparentes y algunos están rotos, estrellados y no se si sirvan todavía.

Alguien llama a la puerta. Voy y es un señor de edad que me da un folleto y mientras él se retira, veo que otro conocido me visita, al igual que una pareja joven (hombre y mujer).

Les ofrezco picadillo, hamburguesas y un guisado que acabo de hacer y pongo a calentar las tortillas, pero en muy poco tiempo se tuestan de más y ya no creo que se las pueda dar.

lunes, agosto 22, 2016

Limpiezas gratis

BJ Chambers viene a pagarme 40 dólares que me debe pero su vecino, Roddy MCDowell, le siembra la duda acerca de mi trabajo y le sugiere que no me pague. Yo me molesto y me voy, pues no necesito todo esto en mi vida, pero una muchacha que está allí me sigue y me encuentra cuando yo estoy limpiando la casa (me imagino que de BJ) y le explico lo molesto que es y ella dice que no me preocupe,

domingo, agosto 21, 2016

Terremotos en Houston

Un vecinito me dice que alguien necesita que le corten una palma enana porque la persona que debió hacerlo no lo hizo y yo acepto el trabajo.
Me dirijo a la casa con una seguetita pequeña que al llegar veo no será suficiente y dejo todo allí en el pasto y me voy.
Después recuerdo que necesito regresar por mis cosas pero no lo hago.

Donde vivimos es todavía una casa móvil, pero está entre casas normales y tiene su entrada en algo que está a desnivel de la calle, pues va más abajo y la escalinata la cubrí con una pieza de lamina que entre una y otra escalera, lo que hace que tenga un escalón el doble de alto que los demás. No se como saco a pasear así a los perros.

Afuera, el muchachito me pregunta si corté la palma y le digo que no, y que bueno que me lo recuerda, porque no he regresado por mis cosas y aprovecho para llevar una sierra más grande, la del mango de madera, y al buscarla donde siempre, recuerdo que ahora las tengo en otra parte y ya con ella me la llevo.

Pero entonces veo a lo lejos que un edificio se está cayendo y golpeo rápidamente la puerta para que salga Vincent a ver, pero no sale. lo malo es que después de ese edificio redondo, tipo Torre de pisa pero de ladrillo, se caen muchas casas más en una especie de línea, como si se estuviera abriendo la tierra y me da miedo porque desde donde estoy se ve cuando eso llega a la costa, las personas no alcanzan a salirse de sus casas y creo que se acerca a nosotros. Nunca pensé que llegaría a haber terremotos en Houston.

Como no pasa nada más, me voy a cortar la palma y después a revisar unos catálogos de películas con el muchachito y una mujer que dice estar buscando una película y que no la encuentra.Yo le digo que a veces las anuncian pero después no las hacen, y le muestro la portada de una de Ratchet y Clank con título en francés que yo quisiera saber si es otra o la misma que ya ví.

sábado, agosto 20, 2016

Perrito con tos

Alguien construyó algo en el patio y movió un arbusto, que ahora se ve disparejo porque es muy pequeño que los demas.

Yo trato de corregir eso plantando otra cosa y moviendo macetas y tierra y descubro otras con piedras decorativas y algo como conchas y saco de ellas basura como bolsas viejas de plástico y así.

Trasplantaré un arbol cuyo tronco ya está grande y que aunque no se ha secado, no estaba bien firme en la tierra pues al moverlo ligeramente se sale. Aunque no es arbusto, se verá bien.

Entonces descubro en la calle una silla rota de oficina y otra basura y tomo una caja de esas de plástico negra, de las pequeñas, porque me puede servir.

Pasa una muchacha y al verme esculcar allí me dice que ellos también se cambiarán y tirarán muchas cosas, así que voy a donde me dijo y en efecto, al empezar a revisar descubro un montón de tarjetas de plástico que pueden ser o de crédito o de identificación y entre ellas anda una con la imagen de Carmen Salinas, pero esa no la checo a contraluz a ver si es suya o solamente del partido político al que ella pertenece y propaganda.

En otras se leen diferentes nombres y apellidos.

Escucho  alguien decir Peter, Peter y despierto porque el perro estaba tosiendo.

viernes, agosto 19, 2016

El crimen no paga

De alguna manera me involucro con criminales, gracias a aquel señor que en alguna ocasión fue socio de Mr Mike en el pollo.
El me manda por algo a donde tengo que ir muy lejos y a pie y hasta paso por un taller mecánico y me ando tratando de saltar las cercas para ahorrar tiempo. Afortunadamente, allí me conocen y no me la arman de tos.
Después, seguramente a mi regreso, veo a este señor agacharse en una banqueta de una calle a la vista de todos quienes pasen por allí en ese momento, aunque está oscuro, y quita un mosaico y abre una llave y después saca algo que debe ser dinero.

El cómplice es un joven morenito que me lleva de rehén a un sitio donde hay más gente pero al final sólo quedamos un hermano suyo y yo pero me les escapo con un montón de ropa suya que accidentalmente voy tirando por a calle al correr.

Paso por donde hay un grupo de policías con perros y al oler estos la ropa, corren hacia la casa donde quedaron los muchachos. Ahora sí se va a armar, pienso, pues si los atrapan, seguramente buscarán la forma de vengarse.

Yo me voy a esconder a Linares y rumbo a la casa veo a tía Concha comprando comida pero sigo de largo y veo que Petrita ya tiene una casa de dos pisos y hay luces encendidas.
Adentro, en nuestra casa, está José y después salgo a ayudar a tía Concha, que trae dos cubetas de esas que traen pintura, con comida, y una de ellas nieve de varios sabores para postre.

La casa tiene un patio enorme tapizado de pasto que llega hasta donde alcanza la vista y ella lo ha decorado en su perímetro con unas como lamparitas o patitos o algo sobre cada poste. Casi en el lindero hay un lugar con una máquina tragamonedas donde se expenden toallas limpias y otras cosas para quienes visiten el Hotel que está en el terreno adjunto. Aquí hay una persona me imagino que por seguridad, pero no se si las cosas lleguen hasta allá por un tobogán metálico o los clientes tengan que llevarlas ellos mismos si no hay por donde llegar personalmente de aquí allá.

Abajo hay unos coches y una muchacha (Gloria Trevi?) estaciona el nuestro en un espacio muy angosto entre otro coche y la máquina expendedora de gasolina? y sí, al hacerlo golpea ligeramente al coche contiguo. Ojala no haya problemas. Nos bajamos y yo todavía creo que si me buscan, los bandidos me encontrarán dondequiera que yo esté y eso pone en riesgo a mi familia, lo que me preocupa.

---
Alguien pierde su aretito de perla y se arma un gran albroto.

jueves, agosto 18, 2016

Casa de vampiros

Estoy en una casa donde hay un misterio. 
Hablo con la mujer, pues escuché a alguien decir que necesitan a alguien que les ayude, y que tiene que ser un niño o niña guerito y de ojos azules. Aunque no se que sucedió con el anterior, necesitamos truncar sus planes.
Cuando le comento esto a la mujer, temo que el hombre, que pasaba por allí en ese momento, me haya escuchado porque este tipo de seres tienen muy buen oído.

Afuera, el hombre y yo, vemos a unas vecinas hacer todo su trabajo doméstico e incluso una de ellas vestida de hombre, corta el pasto, pero en un parpadeo, ya trae vestido como las demás y se nos acerca. 

Será que toda la gente en este lugar tiene tratos con lo oculto?

Cuando vamos a un negocito tipo super 7, veo que los empleados son un par de gemelos, niño y niña y el hombre trae al auto al jovencito y yo, para que no lo mirara y cayera en su hechizo, le quito el cinturón y se lo coloco sobre los ojos a manera de venda, yo tampoco debería verlo, pero no puedo evitarlo, aunque a mí no me pase nada.

miércoles, agosto 17, 2016

Los tres orificios del perro

Tengo una espinilla o algo en la nariz y me coloco un pequeño curita o un pedacito de cinta, entonces un hombre que anda aquí en esta casa que tampoco es la mía, me sigue al baño cuando no hay nadie y me preocupa.

Tengo un negocio a medias con alguien que me consiguió una máquina de cortar pasto y su hermano o alguien me lleva en su auto mientras se lo comento. Le da gusto.

Algo le pasa a mi perro Rusty que hace defeca por donde debería orinar. Le comento a alguien mi preocupación pues ya lo operaron y ahora tiene 3 orificios, pero no debería estar haciendo así y además ya ha defecado varias veces lo que es inusual también.

martes, agosto 16, 2016

Perro remojado

Gary baña a sus perros mientras yo le ayudo a organizar fierros y cosas en el patio. Hay un espacio cuadrado donde no se que poner porque creo que se inunda cuando llueve y hay que buscar una loza o algo que colocar sobre él antes de poner otras cosas.

Me asomo a la pila donde se bañan los perros y uno de ellos está boca arriba mirándome tranquilamente como disfrutando las burbujas del jabón, los otros están junto a él.

lunes, agosto 15, 2016

El sapito glo glo glo

Hay una niña que me dice que sus padres quieren que les corte el pasto. Cuando voy a su dirección a ver, me entero de que sus padres hacen tacos. Bueno, su mamá, porque su papá creo que se dedica a otra cosa. Pregunto a otros vecinos si ellos ya han comido a ver como están, pero nadie sabe decirme. Yo quería ver si podía llevar algo para cenar.

Mi vecina Carolina también quiere que le ayude pero parece que va a llover pues el cielo se torna completamente negro, por lo que ella bromeando, dice que probablemente lloverá por 30 años. Sin embargo, en lo que vemos su agenda que tiene las dos páginas abiertas para un mismo día y yo lo menciono, el cielo se aclara y ni llueve y ni nubes. A lo lejos veo lo que parece ser un planeta tierra pero después al caer es sólo un globo, con el que juega la niña cuando los vecinos vienen a ver.

Me voy a mi casa y veo a una mujer tirada en el suelo en al callejón junto al portón y le pregunto si puedo hacer algo por ella y dice que no. Al salir, me encuentro con una muchacha y le susurro, allí hay una mujer en el suelo y ella asiente y me pregunta, no le dió ningún papel? Y me muestra una hoja de máquina doblada, le digo que no.

En mi casa anda un sapito y trato de echarlo fuera. Tiene en su lomo dos rombos, uno blanco y uno negro, Nunca había visto un sapito asi. No se si decirle o no a tía Concha pero le digo y ella trata de sacarlo, pero dice que el sapito se está comiendo los grillos en un rincón.

domingo, agosto 14, 2016

La tablet

Voy en un camión con temor por las angostas calles pensando que el chofer puede quedarse dormido pero no. A punto estuvo de chocar contra otros camiones pero no.

Pasamos por unas casas que reconozco y me digo, las hacen parecidas de cinco en cinco para que no se confundan con las demas y no sean todas iguales.

La familia de la esquina, donde da vuelta el camión, tiene una escultura de varias esferas que pienso ha sido vandalizada, sólo que la hayan pintado así a propósito.

Me bajo y veo que las calles tienen señalamientos como para guiar a las personas a su destino.

En casa, una muchacha a quien reconozco de una tienda, llega a ayudarme con la tablet, pues quiero usarla sin tener que usar contraseña ni nada.
Ella la desarma como si fuera una fotografía con marco y le saca tres fotos mías, en una estoy como llorando en un funeral. Se mueve.
Había otra persona ayudándome pero se fue y llegó ella.

sábado, agosto 13, 2016

Obstáculos

Veo que Rusty corre entre unas cajas por un espacio donde no debería y lo vigilo, pues no quiero que aproveche y trate de escaparse.

Hay una carrera de obstáculos o algo y necesito saber como sortearlos.

Llego a casa de una vecina que me pidió irle a cortar el pasto. No llevo máquina ni nada porque solamente quería saber donde vivía, ya que ella no es de este vecindario. 
Su casa es de material y como llovió, hay lodo. Le prometo regresar en cuanto esté lo suficientemente seco y mientras hablo con ella veo que al lado hay una máquina trituradora y una niña a la que le falta un brazo jugando mientras su abuela la vigila. Después ya no veo ni a una ni a otra y cuando volteo a ver a mi vecina, tampoco está y su pequeña casa oscura está llena de cajas. A lo mejor se escondieron.

Camino hacia mi casa evitando a un perro negro que se rasca y empiezo a tratar de reconocer o memorizar las calles para cuando regrese. Una es calle Fry's, no sabía que existía, y la que sigue es calle 1950. No reconozco nada y hasta creo que ya me perdí.

La casa donde vivo tiene partes en el piso que se hunden y me quejo con alguien que vivió alli diciendo que quizás lo hicieron a propósito eso de nunca repararlo, pues tenían pensado vender y deshacerse así del problema. Después, los nuevos dueños que se hicieran cargo de lo que hiciera falta.

En un hoyo, encuentro una figura de yeso de un querubín y la coloco con muchas otras que ya tengo o he encontrado, de diferentes tamaños. Posiblemente estas personas los decoraban.

Entonces pasa alguien y me ofrece comprar algunas de las figuritas y toma algunas y le voy diciendo cuales sí y cuales no vendo. Aunque pienso que hay un pokemón que es raro y podría ser valioso para un coleccionista, como tengo dos se lo dejo. En total le cobro 15 dólares, o sea, más o menos a dólar la figurita y después de pagarme se va. Yo me quedo organizando las restantes.

martes, agosto 09, 2016

Los 4 terrenos

Regreso a Linares a ver a tía Concha, quien tiene los 4 terrenos, dos arriba y dos abajo.
No entiendo como es que el mundo cuenta con dos niveles, pero el caso es que ella decidió que estuvieran los 4 juntos.

Alguien me presta una casa y aunque traigo la llave, no recuerdo con exactitud la ubicación, así que espero no andar tratando de abrir una casa ajena y causar sospechas.
Llego y veo que el estacionamiento tiene un marcador como el de la gasolina con una aguja en la letra "E", lo que me hace pensar que esa área está vacía. Cómo harán para saber exactamente que áreas están disponibles y cuales no?

Pero como yo no busco un apartamento como esos sigo caminando hasta que llego y traigo puesta una trucita con la que según yo me veo muy sexy y un vecino me sigue y se distrae por verme. Entro tratando de que él ya no me vea, pero le resulta imposible seguir en lo suyo.


sábado, agosto 06, 2016

Nado sincronizado

Cuando veo a mis perros, o unos que son idénticos a ellos, andan por todas partes e incluso afuera de la casa, es cuando me doy cuenta de que no tengo puerta, y lo que había allí se cayó y ahora no encuentro nada con que tapar, ni un cartón ni un pedazo de madera. Nada.

Parece como si fuera un videojuego. Tengo a los perros aquí pero veo a otros muy parecidos, lo que me hace pensar que han sido clonados o algo así.

Después veo a personas, unas tortugas y demás echándose unos clavados artísticos y precisos porque el agua no queda tan cerca, así que pienso que tienen que calcular bien el ángulo y la distancia, y para ser tortugas, lo hacen muy bien.

jueves, agosto 04, 2016

No hay excusados

Ando en la calle y necesito hacer del baño pero todos los excusados están sucios o no tienen divisiones entre sí o las puertas no cierran, el caso es que no encuentro donde ir.

Alguien llega por mí para salir y como ya no tengo tiempo ni de bañarme, sólo me recojo el cabello que me sobresale atrás en una coletita y para ello necesito un incaíble, que tomo de entre las cosas de mi tía concha. Espero no se de cuenta, pues sólo tiene 3.

miércoles, agosto 03, 2016

Que le corten la cabeza

Camino por una especie de "shopping mall" y veo que hay tortillas de harina en varios lugares, afuera de los negocios, así que tomo algunas porque seguramente les sobraron.

Algo hice que me quieren matar y si salgo, de algún lugar inesperado, saldrá una cuchilla y me cortará la cabeza, así que prefiero dejar que se vayan todos y después me escondo. La persona que me buscaba con la cuchilla al extremo de una cadena y que blande en el aire, entra a decirme que en realidad no quiere matarme, pues yo le dí palabras de aliento cuando mataron a su abuelita, y le digo, sí, cuando murió por los pétalos de rosa que le cayeron encima (y miro hacia el techo de donde sobresalen pequeñas protuberancias de color amarillo que me imagino son pétalos). El tiene unos pupilentes como de gato y empieza a llorar. Después me hace tomar un menú de un restaurante para ver que comida hay cada día de la semana.

Con la recortadora acicalo un jardín y entro a otro donde los arbustos están perfectamente cortados formando una línea de orillas de bordes o esquinas muy bien delineadas y en eso veo a un hombre en bicicleta entrar y me saluda, ellos viven al fondo y todos son deportistas.


martes, agosto 02, 2016

Casa pequeña

Reconozco mi casa móvil anterior, pero de ella ya sólo queda la parte de enfrente y la de atrás unidas en algo muy pequeño.

lunes, agosto 01, 2016

Las vecinas

Desde el lugar público donde me estoy bañando, veo a mis vecinas que discuten

Una de ellas tiene su casa semi destruida o le están haciendo mejoras, porque abandonada no está, ella sigue viviendo allí, pero parece que no vive nadie.
Yo entro por una de las ventanas a un cuarto lleno de juguetes y después de verlos y revisarlos, salgo, pasando junto a unas niñas que comen una golosina