sábado, enero 30, 2016

Buscando desesperadamente a Niurka

Llega Don Héctor Martínez Serrano a la casa sangrando de la nariz y nos dice que no nos preocupemos. Parece que no tiene nariz y trae la ropa manchada de sangre. También por donde va caminando va dejandro un rastro salpicado de sangre. Me preocupa pues recuerdo a mi abuelita pero él se recuesta en un sofá y dice que pronto estará bien.

Salgo a buscar un médico, y en el camino voy encontrando, no se si en la basura o en ventas de banqueta, unos libros de historietas muy gruesos y como creo que no puedo llevármelos todos, escojo unos tres o cuatro. Como de otras partes quiero otros, voy dejando los que considero necesarios. Prefiero los que sean eróticos. Mi mamá me dice que los deje todos, que no los necesito porque ya tengo muchos parecidos pero la ignoro.

Cuando encuentro al doctor, en lugar de ir a decirle para lo que lo quiero, me voy a un balneario casero, donde la familia construyó una especie de malecón de concreto para que las personas jueguen en el agua, y entro a una área donde creo que cultivan algo, no se si algas o arroz, el caso es que hay una especie de enramado bajo el agua cubierto con lodo, donde se me atora un pie. Alguien me dice que no debo estar allí y salgo, pues lo único que quería era una cajita de unicel color rosa para mostrársela a Vincent, pro veo que trae un cangrejo dentro y ahora me la quieren cobrar en 300 pesos o 13 dólares. La dejo porque no pienso pagar por ella, ya veré en otra ocasión como le muestro algo parecido.

En casa hay una fiesta a donde acuden varias actrices vestidas de blanco, entre ellas Ofelia Medina.Alguien me pregunta por una bolsita de algo que encuentro en la cocina y paso a saludar a la Sra Medina y confesarle mi admiración, y le digo que yo no se que edad tendría cuando ví su primera telenovela, pero que ahora paso de 50 y ella sonríe. la abrazo y siento su frágil figura y el encaje de su vestido. Le digo que desde entonces ella y Susana Alexander han sido mis actrices favoritas, pues Alexander en esa novela le hacía la vida de cuadritos. 
Cuando salgo al pórtico ya todos se han ido y me voy a buscar a otra actriz, no se si es Niurka o Aleida Núñez, pero es alguien que va provocativamente vestida.

Para salir tengo que pasar por donde están los perritos de la familia y tengo cuidado de que no me sigan, pues afuera hay otros. Me llevo los míos y para refrescarnos entro en una clínica veterinaria, donde las personas admiran la forma en que llevo atados mis perros con sus correas y lo bien que se comportan. Cuando entran otros perros me salgo yo y empiezo a correr, por lo que uno de ellos se me cae en una zanja y jalo la correa para sacaro. Es del tamaño de un ratón y tiene raspones en el cuello. Mientras lo acaricio, veo a lo lejos varias parejas de novios corriendo junto a sus invitados y flanqueados por grupos de perros de todos tamaños, por lo que temo y regreso a casa. 

En mi camino veo a una pareja entrar a su casa y empezar a sostener relaciones sexuales y no puedo creer que lo estén haciendo delante de la gente que los ve al pasar.

jueves, enero 28, 2016

Trabajos

Estoy trabajando en un lugar donde además e tener que vestir unos shortcitos hay demasiadas intrigas y ya estoy harto de ello. Dejo por allí un montón de alambritos de esos con que se amarra el pan y me pongo mis pantalones para irme.

Llego a otro restaurante y pregunto si hay trabajo y me dicen que sí. Hasta me dan mi delantal guindo y una caja perforada de plástico que coloco junto a la otra que ya traigo y entro al local. Seguramente en ella deberé colocar platos sucios o cosas que retire de las mesas. Para empezar a trabajar me coloco en linea e imito lo que hace la persona de adelante. Esa muchacha, como vamos bajando por unos peldaños, me estorba y hace retroceder, lo que molesta a la muchacha que está detrás de mí. Pido disculpas con un gesto, sin palabras. Cuando ya estoy dentro (con la puerta a mis espaldas), veo a la dueña parada cerca de la caja, una máquina de hacer palomitas y varias mesas. Me preparo para salir y ella me llama para decirme que que hago allí. Siento que me conoce, y le respondo que alguien afuera me dió trabajo y que por lo mismo, como soy nuevo no se exactamente qe hacer.

Ella dice qu eallí nadie trabaja sin haber conversado primero con ella, que lo que necesita es alguien que le ayude en las matemáticas y que regrese mañana para una entrevista. Le doy las gracias y le dejo su caja de plástico.

miércoles, enero 27, 2016

Persecusión mortal

Algo hacemos con unas cajas que ahora nos buscan para matarnos. Como yo traigo mi sudadera de color rojo y negro, huyo hacia mi casa a cambiarme de ropa para que no me reconozcan y regreso a través de una serie de puertitas muy angostas que descubro pueden abrirse de arriba y asi es como llego al autocinema de donde me salva mi mamá en su motocicleta. 

Llevo a Vincent a conseguir una pieza para el mofle de su camioneta pero está cerrado. Yo ya estuve allí antes revisando los precios y como ya entramos de todos modos, al vernos allí una niña nos dice que en unos minutos abrirán y esperamos. El costo de la pieza es de más de 160 dolares y Vincent se me adelanta y paga.

Salimos de allí y después en casa nos rodea un grupo de personas para matarnos con sus rifles, de hecho matan a un vecino y yo solo espero que Vincent, que estuvo en la guerra, sepa como lidiar con este asunto y sobreviva para que nos proteja. Le pido que tenga mucho cuidado si piensa salir.

martes, enero 26, 2016

Caballo pateador

Estoy en mi casa cuando de pronto veo que llega un caballo que trata de patearme y aunque me escondo tras unas rejas de madera, logra darme, porque estoy atrapado entre esas rejas y la pared. Después me entero de que su dueño es Luis Gerardo Méndez, quien llega vestido de vaquero a llevárselo. Tras todo este alboroto, no me había fijado que en mi casa hay un grupo de aborígenes drogadas invadiendo con su perro mi propiedad. Como creo que sería peligroso increparlas, las veo de lejos y espero no hagan daños.

Mi vecina Karla me invita a hacer ejercicio y en lo que salto y levanto una pierna y después la otra como bailarina de Cancan, le digo que ya me cansé, que espere a tener 50 años para que vea lo que se siente. Traigo una playera ajena y para acabarla, rota. Mientras me cambio de playera se van todos en su van blanca y yo detrás. Pienso que esto debe ser parte de la rutina de ejercicios. En la calle me encuentro con una mujer que dice conocerme y me sonríe. Me recuerda a aquella que trabajaba en la tienda del issste y le digo que pronto pasará la pesera mientras vemos a lo lejos la van blanca.

...
Encuentro cosas en la basura de una vecina y otras en otra basura y sale la gente de ahí a ver que ando haciendo y les explico. En la primer casa encontré una radio grabadora grande y recordé que en la otra, que tiene un pasillo muy largo antes de llegar a la puerta, había unas bocinitas pequeñitas y fui por ellas. Espero que le sirvan a Vincent.
Alguien se orinó y les ayudo a limpiar con una toalla y prometo regresar más tarde a trapear y desinfectar.

domingo, enero 24, 2016

Crímenes sin castigo

Claudia Silva y dos hombres armados entran a mi casa pero les quito su arma y corro a buscar ayuda. Entro a varios locales pero nadie quiere llamar al 911 y es hasta que llego a casa de mi vecino David Chandler quien les llama. Primero me cercioro de que esta sea su casa, pues se que es verde y la de la esquina, donde vive María, es café. Tras tocar a su puerta escucho su voz que pregunta quien es. Respondo y al abrir sale su perro antes que él, y cuando lo veo no lo reconozco, pues se ve muy moreno y feo, comocon cicatrices en la cara. Adentro, lo acompaña un amigo y desde su ventana vemos la puerta de mi casa, donde otras personas entran y son atacadas, una o dos mujeres son heridas y empiezo a gritar como loco y a llorar al ver su sangre. Le digo a David que el número es 1211, que les diga que se apuren y en eso veo que ya llegó un policía y hace llamadas desde dentro de la casa de David.

...
Cae un aguacero torrencial y corro mi casa porque dejé una ventana abierta en el baño y se está mojando todo. Cierro esa ventana, pero hay una manguera saliendo por otro hueco y por ahí se trasmina algo de lluvia. Ojalá no haya mucho deterioro con esta agua.
Llegan unas personas buscando un video del tiroteo y mejor los llevo con Mónica, quien sufrió ese y otros más y está en su casa recuperándose. Los dejo con ella y regreso a mi casa con las papas fritas que estaba cocinando Vincent. Con la prisa, al tomarlas dejo el plato y no caben en a tabla azul de plástico que uso para cortar y algunas se me caen. Las levanto del suelo y veo que no todas estan fritas y ahora trato de colocarlas en un tazón de plástic que no estoy seguro sea mío. Lo que sí es mío es una mesa plegadiza verde que reconozco porque yo la amarré con alambres. 

sábado, enero 23, 2016

Perros

Busco un encendedor y no lo encuentro así que mientras camino por la calle veo una casa que no parece ser móvil porque tiene mucho jardín y un porche enorme. En ese momento veo a la dueña llegar con su hijito y tras ellos, entro a la casa sin su permiso y sin que me vea a tomar unos cerillos, Cuando ella se de cuenta y recuerde que fue a mí a quien vó afuera, me temo que llamará a la policía y corro para ue no me vea ni me siga la policía. Tomo un atajo para llegar a mi casa sin despertar sospechas, pero como traigo a mi perrito, lo dejo dormido en cierto lugar del borde de cemento de esta arroyo. Aunque no puedo huir con él, después temo que al despertarse caiga al agua o huya y no lo vuelva a ver. 
Le pido a Vincent me lleve a donde lo dejá, pero cuando regreso encuentro en su lugar a una rata y sigo el camino del borde del arroyo pero entra a una tienda y espero que al salir sin comprar nada no me detengan. Afuera veo a un perro flaco que parece tener un tumor o algo que le cuelga de la panza, pero es la bolsa de huesos con que lo alimenta su dueño el pordiosero.

viernes, enero 22, 2016

Inquilinos

Estoy en mi casa viendo unos videos donde canta un muchacho sudamericano. Volteo hacia atrás y lo veo sentado en algo como una cama donde hay más personas, recargado contra la pared. Me ve desafiante y con temor, sigo viendo la pantalla. Como él aparece en uno de los videos que veo temo se haya molestado creyendo que lo hago a propósito, por lo que le endulzo el oído para que se contente. Llegan mis perros mientras hablo con él y pienso que no quiero salir ni a trabajar mientras ellos tengan llave de la casa porque desconfío y se me puede perder algo.

Paso a otra habitación y veo que unas mujeres se quejan de que sus inquilinos son meseros cuando ellas debieron haber investigado eso antes de permitirles entrar y ahora quieren hasta llamar a la policía. Yo les recrimino esa actitud, pues una de las mujeres ofendidas llora, y la culpa no es sólo de ellas, sino de quienes ls dieron cabida y ahora no las quieren allí.

jueves, enero 21, 2016

La pijama rota

Ayudo en casa de Margaux pintando los muebles de su recámara en color blanco mate. Los muebles son oscuros, pero con dos capas de pintura quedarán bien. Ella y su marido no están, sólo dejaron a sus niños, que están acompañados por otros amiguitos.

Como manché el edredón lo meto a la lavadora, que es vertical de dos piezas, pero la secadora (que está abajo) no funciona y en su lugar hay un hueco lleno de trebejos. La capacidad de la lavadora es mínima y el edredón es grande, así que cuando lo coloco dentro, las prendas que sobran empiezan a salir por un extramo. Jalo algunas, entre ellas un brassiere, que espero no se rompa al sacarlo. Qué lavadora tan inteligente!

Entonces se me hace de noche y advierto que no traigo ropa extra y debo quedarme a dormir, así que le pido a Nicholas alguna pijama suya que le quede grande. 
Me trae una con un hoyito rn la cola y me acuesto entre ellos. Sus padres tardan mucho en llegar y a cada rato veo el reloj. Me acomodo con los pies hacia sus cabezas para evitar cualquier malentendido y Emily dice que esa es una buena idea. Por fin, cuando ya pasan de las 5 de la mañana llegan y salgo, mostrándole a Carl la pijama que se ha roto en girones y ha dejado mis piernas y parte de mis glúteos al descubierto.
Me disculpo y él me dice que debí haber pedido a su hijo fuera a su closet, pero no creí que el niño tuviera permiso de hurgar en las cosas de su papá. El va y em trae una camisa grande que arremangaré para poder usarla. Afuera en la calle vemos a un gatito, pero es un juguete que dejaron los niños y lo meto a casa. 
Sigo pintando pero esta vez coloco periódico en el suelo de linóleo y espero terminar pronto esta recámara para que ellos sigan en lo suyo mientras yo limpio lo demás.

Con tanto alboroto olvidé colocar la ropa en la secadora, que me dijo un niño estaba en la parte de atrás de la casa.

miércoles, enero 20, 2016

Derrumbe

Al llegar a casa veo a una mujer desconocida dentro, pero alguien me dice que no me preocupe, que es fulanita y es de confianza. Entonces subo a la segunda planta, que yo hice con mis propias manos porque me urge ir al baño y al sentarme advierto que uno de los barrotes que sostiene al inodoro se está pudriendo, pues al pisarlo, se hunde. Y para cerciorarme lo piso varias eces, hasta que se rompe y toda la estructura empieza a venirse abajo. Uy! Pienso que ojalá no se caiga toda la casa, pues se cae parte el techo y afortunadamente, las piezas de madera se sostienen entre ellas en cierto punto. Corro y apuntalo con otras que están allí y bajo.

martes, enero 19, 2016

El viaje

Planeo un viaje a México con algunas amistades, y por alguna razón nos enteramos de que somos buscados por la policía y tenemos que adelantar nuestras vacaciones.
Algunas de las personas que me acompañan no hablan español, y una de ellas es de color. Una vez caminando por las calles del centro en la capital, le muestro las construcciones del siglo XV y se emociona. Le digo que algunas han sido restauradas y otras son nuevas, como se ven en fotos que ella guarda en su teléfono para comparar. 

Entramos a un restaurante donde sólo nos proporcionan las bebidas, pues la comida era nuestra. No se si tendremos que pagar, pero busco una salida hacia el lado opuesto por si acaso, pero la caja está en el mero centro del local. Algo sucede y veo que las personas toman video, así que me acerco y le digo a Bertha que se tome una selfie con la recepcionista. Del gusto quizás ni nos cobren. La negrita se hace amiga de algunos niños y le regalan recortes de periódico que ella pega en su diario. Antes de salir queremos llevarnos las botellas que no nos tomamos, no se si es cerveza o vino, pero dejamos las demás cajas cerradas y colocamos el sobrante en el fondo. Llevamos nuestras maletas en un diablito y bolsas negras de basura.

Al cortar el pasto en un jardín, accidentalmente corto un cable que no había sido enterrado.

lunes, enero 18, 2016

Lentes de aumento

Andamos en la calle y vemos que hieren a José Armas y a otro muchacho por asuntos de drogas. Corro hacia ellos porque me duele lo que hicieron y la tomo contra la policía a quienes agredemos entre varias personas y yo. Los policías no reaccionan, pero yo quisiera matarlos.

Rodolfo me dice que no me preocupe, que la cosa afortunadamente no fue grave.

En casa de un amigo veo que él tiene varios de esos lentes de 1 dolar y me preocupa que se vayan a confundir con los míos pero después pienso que con ver que tanto aumento tienen se sabrá cuales son los de cada quien.

viernes, enero 15, 2016

Negocio

Tengo dos perritos redondos y pequeños que al correr parecen bolitas de algodón y son tan pequeños que los puedo tomar con un sola mano.

Salgo del local donde estará mi nuevo negocio y al cruzar la calle, un auto por poco y me atropella. No calculé y ahora tengo que caminar hacia atrás para evitar el impacto. Detrás del auto en cuestión viene David Chandler, quien desde su asiento me pregunta si ya llegó su hermano y como asiento con la cabeza, empieza a estacionarse.

Yo sigo mi camino y antes de llegar a casa, veo que afuera de una escuela o un inmueble abandonado, hay algunas cosas que me interesan, así que dejo las que yo traigo, para después pasar por todas juntas.

Como necesito vender pan, la dependienta me explica que es mejor tener pan de bolsitas también, como pan tostado, porque el fresco es muy susceptible al deterioro.

jueves, enero 14, 2016

Clase de inglés

Busco algo para cocinar porque a las 4 tengo clase de inglés. Cuando voy a revisar mi libro, veo que es pequeño (5x10 pulgadas) pero tiene más de mil páginas y pesa mucho. Hasta parece que lo han hecho con fotocopias.
Salgo de la casa y veo a unas vecinas asiáticas, donde una niña vestida de rosa dice que odia su vestido y entonces advierto que tiene como 100 hermanitas idénticas a ella y todas vestidas igual. Su abuela, que viene tras la última también se parece mucho en la nariz y el cabello y hasta el tamaño, sólo que ella ya es una anciana. Todas cargan mandado. Creo que una habla de tomates. 
Corro a casa y se lo cuento a Vincent, que no ubica su casa. Está frente a la otra vecina que también es asiática, le digo. 
Rumbo a la escuela me dan ganas de orinar y busco una casa donde pueda hacerlo a escondidas, pero todas tienen unos como gazebitos pequeños decorados bellamente con flores y lo que parecen telarañas pero es de plástico. Asustado porque pasa una pareja y casi me descubren, me pierdo y ya no se como regresar porque no veo a la distancia otras casas móviles. Hay una avenida muy transitada que no me ayuda y pienso que si no llego a clase no hay problema, al fin que yo ya se inglés.

Discuto con alguien acerca de Franco Escamilla, a quien considero un magnífico comediante. Nuestras opiniones difieren, pero le explico que sus monólogos son excelentes.

miércoles, enero 13, 2016

Uncharted

Como en el juego de Nathan Drake, con mis armas ayudo a la liberación de una persona, a pesar de los riesgos que esto implica, pues no disparo bien.

martes, enero 12, 2016

Club de sexo

Aunque por la calle veo a varios perros caminando sin correa, y uno de los míos se sale continuamente (es café claro y juguetón), me voy al bar que está enfrente de mi casa y allí me encuentro con dos conocidos, a quienes trato de presentar a pesar de no recordar con certeza sus nombres. Vacilo para ver si ellos mismos los dicen y evitarme la verguenza, y llamo a uno Lee, y al otro Carlos. No se si estén sobrios, pero ellos ríen y uno dice, ten, usa este rectángulo negro para que cubras parte donde me metes la vergota. A mí me da mucha pena verlos sostener una relación sexual allí mismo delante de todos, pero en otro cuarto hay más parejas haciendo lo mismo. Les sugiero que nos vayamos a mi casa y continuemos allí, pero al entrar me percato de que hay otra pareja en mi cama haciendo lo mismo. No se como entraron pero seguramente se me olvidó cerrar la puerta y ahora se me va a armar con Vincent, pues afuera hay un montón de vecinas chismosas que especulan y amenazan con llamar al 911. Como dejé la puerta abierta, busco al perro a ver si por allí anda y sí, está escondido y temeroso debajo de una mesa.

Después de todo este alboroto, Vincent me lleva a un lugar y dejamos al perro al cuidado de una señora de quien dudo, pues coloca un portafolios en medio de la calle, lo que me hace sospechar que no está bien de la cabeza. Quizás él lo haya hecho a propósito, por mi descuido de la puerta sin llave.

domingo, enero 10, 2016

Pierna de pollo

Caminando por las calles de mi vecindario, veo que un vecino ha adaptado la caja de su camioneta con algunas piezas de madera para poder transportar a sus mascotas sin que estas se caigan por las ranuras. Yo me encuentro una pieza de pollo y como está envuelta en papel celofán la tomo. Veo que está hueca pero también empanizada y al desenvolverla, está marinada, pero todo eso quedó en el plástico y se ve la carne cruda al descubierto.

Me pregunto que dirá la prensa si supieran que aquí vive Ninel y otra artista de su estilo, y que lo han mantenido en secreto. Yo podría contarlo, pero, qué ganaría?

viernes, enero 08, 2016

Refresco de cola

Tomo una sodita de 6oz o 60ml que debo combinar con otras para obtener un total de 100

jueves, enero 07, 2016

Navidad

Mientras limpio mi casa, me encuentro con una foto de los seis hermanos dedicados al porno, cuatro muchachos y dos muchachas. Son como 10 en la familia, pero únicamente ellos en la industria del entretenimiento para adultos. En eso, veo un pino de papel roído por el tiempo y le digo a tía Pepa que es el árbl genealógico que siempre quise armar en la pared. Como tiene forma de pino cabrá, pues no está extendido hacia los lados, sino que su base es pequeña y es muy largo hacia arriba. A comparación del otro que ya tengo, este podría verse mejor. Angélica se acerca a la pred y me arranca violentamente las guías e foquitos navideño en forma de pinos que yo tenía. No se que la habrá puesto tan molesta, pero quisiera que no me dañara las guías para poder seguir usándolas.

Paseo los perros y veo que Rusty está herido de un brazo. Lo regaño mientras los saco de entre las macetas de mis vecinos ancianos que tienen su casa a medio construir. Me acerco a ellos pues yo pensé que ya no vivian aquí y ella me dice que tiene una hija con problemas en un riñon. Me da un santoclos sin pantalones que sostiene una guia de esferas de nieve que le entrego a Vincent como curiosidad. Antes de llegar pasé por varias basuras que las vecinas estaban tirando, una de ellas la esposa de Miguel, que tiraba todo lo que dejó Diana, armarios, mesas, sillas. Mucha gente se está cambiando y tirando todo.
En mi camino hay una parte con piedras blancas y recuerdo que yo tengo algunas así. Debo traerlas para colocarlas junto a estas. Cuando entro por el zaguán otros vecinos me entregan un paquete olvidado en su auto, pero que tampoco es mío.

Busco a Vincent en casa de unos amigos donde está solo y veo que tiene muchas películas en audiocassette y le pregunto si tiene VHS y me demuestra que si, con el contador de vueltas del aparato. Veo también que ahí hay revistas porno heterosexuales y las hojeo.
Vine a decirle de un hallazgo, pues en una área tras una puerta que ya conocíamos, descubrí que hay una entrada estrecha de donde sale alguien a quien encuentro acompañada de un joven negro que se abrocha la camisa. Tras ellos hay dos figuras pequeñas que podrían atacarte y una es un indio piel roja que parece hoograma.

miércoles, enero 06, 2016

Hotel de paso

Necesito ayuda con mis perros y Claudio no pue ayudarme, por lo que recurro a Chuy Leal.

Estoy en un hotel donde pago 45 dólares, no se con que frecuencia, pero descubro que para ir a la administración hay que pasar por la habitación de otra persona y eso me incomoda, por lo que busco a la encargada para pedirle una solución. Ella se encuentra afuera con otras personas, usa un vestido azul sin tirantes y está excesivamente maqillada. Me acompaña a la recepción y me dice que ya no hay habitciones disponibles. Yo espero que me consiga una y me avise. Veo que mi mamá también anda por aquí, pues dejó una bolsa de plástico perforada (como la de las naranjas) con sus seis perritos, que duermen plácidamente. 
Debe haber venido en su camioneta, pues veo mis cajas de plástico azules y moradas transparentes en el lobby.
Veo que afuera de mi cuarto,en el pasillo, las cajas de cartón se han venido abajo y ahora habrá que volverlas a acomodar. Como es un cuarto compartido, paso por el de mi vecino y veo que está dormido en su cama Espero no molestar.

...
Cuando entro a mi habitacón veo a una muchacha colocando mis cosas en una maleta o mochila (joyería, colchas y edredones en sus fundas de vinil, etc) y cuando le pregunto porqué lo hace sólo dice que es temporal y que mi crédito bancario es de menos de 1,000 dólares, algo que no puede ser posible y me preocupa.

La guerra se cierne sobre nosotros

Durante un entrenamiento militar veo que las nubes se empiezan a poner muy negras y se lo comento a alguien. Es como si se pronto se fueran derritiendo hacia abajo formando picos parecidos a los que se ven cuando hay tornados. Es la guerra y todos los soldados empiezan a formarse de dos en dos para atacar al enemigo.

Yo corro a mi casa para avisar y entonces me encuentro con uno de los Cortés, quien me señala a su hermana Alma, que luce baja y gordita, con el cabello rubio corto y le hablo. Recordamos de cuando éramos niños y vecinos y le pregunto por sus otros hermanos. Dice que ella ya lleva aquí 40 años. Le comento que yo llevo 20, pero que sigo esperando el aviso de inmigración para mi cita de regularización. 

Cuando llego a mi casa las cosas son normales. Ahí están las personas a quienes se las vendí y empiezo a limpiar el jardín, pues hay bastantes juguetes de unos niños que se están yendo con sus padres a otra parte. También llegó BJ, pues en su camino se puso mal y hasta al hospital fue a dar. Trae con ella un galón de líquido exterminador de yerba que tuvo que devolver o no se qu eproblema tuvo con él, pero que dice habría sido más barato que le regresaran su dinero y no hacerla esperar por un cambio de producto. En eso estamos cuando llega el señor que compró la casa y me pregunta la edad de ella. Le digo que tiene 76 años y dice, uy, de mi rodada!

Después de compartir un poco más con varios hombres que ven algo en la televisión, voy a casa e mi vecina María, que vive enfrente, a ofrecerle algo de dinero a cambio de qu me ayude a limpiar la casa. Ella tiene cámara de circuito cerrado y antes de tocar, ya sabe que soy yo. Me muestra a su hijita y me asombro de lo grises que tiene los ojos, casi blancos, a lo que ella contesta que ella también y me los muestra abriéndolos más de lo normal. Yo no recuerdo que ella los haya tenido así antes, pero en fin. El caso es que aunque tiene a una muchacha cuidándole los niños, ella no puede ayudarme a mí. Al ir cruzando la calle veo que llega su marido en su camioneta. 

Yo le ofrecía algo de dinero porque a mí me sobraba cierta cantidad, pero después le digo que para qué si ya vendí la casa, verdad? Seguiré limpiando yo mismo poco a poco.

Después de ver a Melina, me pregunto porqué no me habrá preguntado por los juguetes.

lunes, enero 04, 2016

Perros

Buscando a alguien que corrió por la calle 5 de mayo, al dar vuelta en Libertad hacia la izquierda, me encuentro con un lodazal y unos perros que me atacan al tocarle a uno de ellos la nariz, el dueño se molesta y ni se disculpa

Suturan el lomo de snoopy y yo coso la cara de alguien dejando una barbilla muy fea, Ojalá que al cicatrizar se desaparezca con el tiempo. La aguja es grande, medio curva y tiene una parte plana cerca de l apunta (tipo cabeza de cobra).

sábado, enero 02, 2016

Cambios en el barrio

Cuando regreso a Linares no encuentro a mami y me dice la tía Concha que está en el hospital, lo que me pone muy triste.

...
El lugar donde vivo ha cambiado y no se como hicieron para mover todas las casas pero ahora hasta su distribución es diferente. No encuentro a nadie. Salgo en biciceta a buscar a la mamá de mundo pero no la encuentro. Trato de usar como referencia a María, que ahora es Ileyna, pero tampoco la encuentro, y después pienso que si la encuentro no me serviría de mucho, pues no eran vecinas, sólo compatriotas. La vecina con quien hablo me pregunta porqué no me he cambiado y le digo que me da flojera volver a empezar de cero y que los trámites de cambio de dirección y todo eso son muy engorrosos.

Ando grapando un pedacito de tela guinda de camiseta ajustándola a una pieza de madera. Traigo dos grapadoras y afortunadamente, una de ellas es de mano.

Veo lo bonito que está ahora con sus riachuelos pero me sigo preguntando cómo le hicieron. Después de mucho pedalear, llego hasta en una de las esquinas del terreno, muy lejos, donde me sale un caballito que me ataca. Como no se como ñibrarme de él, me acerco a un arbolito donde se enreda y escapo trapándome a una casita de perro, a donde llega un niño con el caballito, que ya no me ve. Tomo un atajo y llego al otro extremo donde hay unos autobuses viejos y muchas personas como trabajando en casitas muy feas y pequeñas. Al regresar veo que la carretera está dividida y no podré subir con la bicicleta, así que la dejo y trespádome a un camión llego al otro lado. Antes de bajarme en el extremo derecho de la carretera, veo salir del bosque a un conejo siendo atacado por un pájaro. Una vez en el suelo, reparo en que no traigo la bicicleta y tengo que regresar por ella caminanado y a ver si está. Pienso que si alguien me vió subir al camión, pudieron haberla recogido para dársela al conductor y de esa forma hacerla llegar a mí.
Creo que ni era mía.

Doy unas nalgadas a un joven de 20 años en presencia de su mamá, quien me dice que le baje los pantalones para que le duelan más. Yo no sabía su edad.