sábado, octubre 31, 2015

Esclavo

Hoy tiene lugar un festejo de celebración a Kinte, que vivió 103 días como esclavo. Aquí en esta casa vivió y ahora es un museo. Para el evento se han preparado números musicales y el cuerpo de baile usa unas playeras verde pistache. Salimos de casa por techos inundados y a punto de colapsar. Yo salgo primero aunque con temor y en una de las esquinas subo las tejas simulando que nado, para empujarme hacia arriba con los pies y manos. Otra persona sube tras de mi, pero corriendo a grandes zancadas.

En el lugar donde fuimos a promover el evento, veo a un muchachito rubio con su madre, y le digo, gracias por venir, aunque cuando veo su playera verde, pienso que puede ser parte del equipo y no un asistente. Veo a otro miembro ya mayor vestido de terciopelo como Stephen Colbert en Halloween y trato de salir a contactarlo, pero no encuentro la salida aunque salto unas vallas hechas con tubería plástica.

viernes, octubre 30, 2015

Televisiones

Mamá me trajo a guardar en mi casa una televisión vieja que alguien le dió y aunque al principio le dije que la guardaría en mi habitación, al final me arrepiento y le digo que la deje en el corredor. Preparo el lugar y veo que viene ella ayudada por otra mujer agarrando el aparato de unas manivelas que le sobresalen arriba a cada lado de la pantalla. Yo me ofrezco a ayuarlas pero me rechazan. Veo que no es tan grande como pensé. Debe andar por las 39 pulgadas.
Cuando ponemos la tele en el piso les digo que ha de estar llena de cucarachas que se van a salir como del caballo de Troya y hasta creo ver algunas minúsculas corriendo po allí y me molesto. José, sin ayudar y desde donde está, ve la telenovela brasileña que tengo sintonizada en mi televisión, espero que no se pique y quiera seguir viéndola.

...
Tenemos visita. 
Echo los perros al patio y empiezo a limpiar un área cerca de donde duermen. Muchas chácharas pequeñas y frasquitos de perfume y cosas así me llevo a otra parte donde después organizaré detenidamente. Primero coloco todo eso en un lugar pero después las pongo en mi recámara, que es el cuarto amarillo del fondo del patio. Anda allí un bote de un jugo de manzana reconstituyente que la Sra Rubí dió a Vincent pero que era de su marido. No tiene etiqueta pero tiene algo escrito con un plumón negro. Creo que ya hay que tirarlo. Anda allí un libro o revista con fotos eróticas gay que no quiero que vea nadie y se lo quito a alguien de las manos. Primero pienso que no deberían entrar a mi pieza pero después, cuando apago la televisión de esta recámara y Bertha se despierta, le ofrezco algo de comer para ella y los demás que aún duermen mientras siguen viendo la tele en mi habitación, pues es más grande. Algo se descompone y le digo a tía Concha que después lo arreglaré.
Creo que tengo un poco de arroz pero debo cocinar algo más-

Bertha se ve muy guapa con su cabello ondulado y oscuro a un lado del rostro cuando se incorpora de la almohada. Hasta parece artista. Así como hoy existen los ''yaístas'' (ya me cansé, ya basta), aquí están los 'wisos', que tienen otra frase que no recuerdo.

jueves, octubre 29, 2015

Podando ramas

El Sr Johnson necesita que le ayude cortando unas ramas muy largas y molestas de un rosal y otras plantas, pero cuando voy a buscar las tijeras y otras herramientas y regreso, ya están cortadas. No se si lo hizo él mismo o alguien le ayudó, pues yo estaba pensando también en donde echar eso para tirarlo, pues no cabría en los botes de basura. 

miércoles, octubre 28, 2015

Ida al cine

No se si antes hayamos ido a otra parte, pero Angélica nos acompaña, caminando, a mi novia y a mí al cine. Nosotros, como pareja, vamos vestidos igual, con pantalón de mezclilla negro y una playera de resaques blanca. Después de elegir la película, tropiezo con una mujer y se cae, le pido disculpas pero después ella accidentalmente tropieza con mi pie y vuelve a caer y así varias veces más, por lo que ya me siento muy apenado. Por alguna razón yo tengo que quedarme en la planta baja y cuando subo a la sala traigo una toalla anudada a la cintura. 
Las sillas están sueltas y son de madera con el asiento acojinado en piel negra y como mi novia y Angélica se han sentado a la derecha viendo hacia el centro, yo, después de tener otro accidente con la misma mujer, que ya trae hasta las rodillas raspadas, me siento a un asiento de ella, que está a mi izquierda, y sólo nos separa una mujer robusta, que ha ido con el niño que ahora está en una sillita infantil a mi derecha y que no deja de asomarse a ver si ve algo a través de mi toalla entreabierta. 
Empieza la película, y cuando en ella aparece un perro, entre nosotros sueltan otro, grande, de color beige, que amistosamente empieza a lamernos las manos juguetón, pero que al acercarse a la mujer de los accidentes, la tumba hacia atrás.
Escucho a otras mujeres decir que es ''wica'' y temo que esté pensando en tomar represalias.
Cansado de que el niño preste más atención a mi pene, que se me ve en descuidos, bajo a ponerme los pantalones, pero para ello tengo que ir al baño. Allí hay tres cubículos y el primero está ocupado, así que tomo el segundo y después me paso al tercero, pues alguien olvidó una bolsa de bimbollos (pan para hamburguesa) abierta y me la quiero llevar cuando salga. 
Ahora el curioso soy yo, pues trato de fisgar a los dos muchachos negros que están en los dos cubículos a mi izquierda y al tomar la bolsa de pan, se sale uno rodando y hace mucho ruido. Creo que esté pan está duro, pero cuando toco la bolsa, veo que no y la guardo.
Hay también unas revistas de playboy y las tomo, pero como mi bolsa se transluce y no quiero que nadie, el niño especialmente, vea lo que traigo coloco ahí otras dos revistas de esas tipo Cosmo y salgo. Afuera hay otras revistas playboy y las tomo también.

Cuando regreso a la sala ya todas las sillas están por todos lados y no hay película. No sé si se haya acabado o sea un intermedio, pues mis acompañantes aún están allí.

martes, octubre 27, 2015

Reykjavik

Tengo un gatito en una maceta y creo que se está muriendo, pues se mueve y se retuerce despacio y hace ruidos extraños. Lo coloco en otra parte a ver si reaccona.

Estoy en Reykjavik y quisiera encontrar a alguien para tener sexo, pues alguien ha abierto un libro erótico donde hablan de este joven y yo tengo una imagen suya. Ojalá lo localice y él acceda. Mientras, preparo un pastel de centro suave que gusta mucho a quienes lo prueban. Mujeres y niños piden más.

Escucho decir que Borders cerró y eso es bueno, porque así aquí tendrán más ventas (o rentas de películas). Vamos al cine de medianoche.

lunes, octubre 26, 2015

Caja fuerte

Una mujer que viste una sudadera con capucha, se la quita de la cabeza y me dispara o me muestra una pistola de cañón muy delgadito a través de la bolsa de su ropa y amenaza con dispararme. Despierto con la sangre helada del miedo.

...
Camino por la calle y veo una gran multitud de personas. Entonces veo que AMLO sonríe desde un auto que viene junto a otros en sentido contrario y en lugar de detenerme a pedirle un autógrafo o algo, sigo caminando.

Rosita Quintana me pide que la ayude escondiendo un dinero que tiene en su caja fuerte porque saldrá de viaje. Voy a su casa y escondo tres fajos muy gruesos de billetes grandes que parecen antiguos dentro de la misma caja fuerte, pero debajo de ropa o cobertores que están en un compartimento más abajo. Seguramente quien desee robar, al ver la caja vacía, no buscará allí mismo por otras cosas de valor. 
Ella se ve muy bien. Vieja, pero bien. No se si se haya casado tres veces, pero tiene tres velos de novia como adorno en la sala y cuando dice que hay que tirar todo, le digo que mejor haga su propio museo, pues debe haber personas que como yo, la admiran y les gustaría tener acceso a ello.

Mientras caminamos hacia afuera me confieso su admirador y hablamos de sus películas. Le digo que yo las he visto casi todas y que me gustan porque son de esas que se ven cuando uno tiene ganas, como cuando vemos las de Lucha Villa, donde siempre canta o habla con su voz fuerte.

Regreso con otra persona y con Snoopy a la casa a cerciorarme de que el dinero aún está allí, pero el perrito anda jugueteando con la perrita de la vecina y temo que le haga daño o la preñe y lo pongo tras una cerca, pero además de tener huecos muy grandes en la parte de atrás, se abre la puertecita y él corre de nuevo.

No puedo volver a abrir la caja porque los dos botones con los números tienen también letras como los discos de los teléfonos y no distingo qué letras son qué números, así que cuando por fin veo lo que corresponde, la lucecita roja se apaga y es que se ha acabado el tiempo que dan para marcar. Eso me pasa muchas veces y aunque la persona que me acompaña intenta ayudarme, no conseguimos nada. Tampoco puedo comunicarme con Vincent porque creo que necesito su número de teléfono como contraseña, y quiero decirle que la caja fuerte tiene los tableros muy confusos, con los números y las letras y para cuando veo que corresponde a qué ya se ha acabado el tiempo y hay que volver a empezar de nuevo. Cansado y frustrado estoy a punto de irme, pero en eso llegan dos parientes de la Sra Quintana por la puerta de atrás y temo quieran obligarnos a darles el dinero. Uno es grande y robusto y el otro más delgado.

domingo, octubre 25, 2015

Sexo licántropo

En la casa donde estoy hay tres hombres. A uno de ellos, de apariencia madura y como de tipo asiático, le pido que me penetre y me acomodo en cuatro. Entonces veo a otro y quiero también, pero a él lo penetrará alguien más, así que me acerco gateando para hacerle sexo oral, pero entonces se desanima el que está conmigo y ya no quiere nada. 

Empiezo a guardar mis cosas en una maleta y entre ellas coloco cosas ajenas también, porque me recuerdan a Julio Carr y a otras personas.

---Veo donde Angélica guarda su arma y cuando se que viene un hombre lobo la busco para usarla contra él. En el reflejo de un espejo o algo como una ventana veo su silueta a lo lejos con sus pequeñas orejas y todo. Abro la lata de metal y extraigo el arma que dejó Angélica, pero dudo que funcione pues es muy ligera y parece de plástico. Sólo hay tres balas muy pequeñas pero gruesas y otras largas que no creo sean de esta pistolita. Me paro en la puerta y trato de disparar cuando esté cerca, pues no quiero fallar, así que le doy en la cabeza. Cae pero no se muere y ataca a una mujer parecida a la vecina de Merry maids. Cuando ella me ataca le disparo, pero una y otra vez regresa con vestuarios y peinados diferentes, quizás para distraerme y que crea que no es ella. La empujo y la pateo para echarla a la calle pero sigue regresando. Alguien me dice que las mujeres lobas siempre regresan a donde nacieron o a donde están sus hijos, algo así.

sábado, octubre 24, 2015

Holocausto

Vincent me da 70 dólares para pagar la luz, pero yo creo que se ha equivocado, pues veo dos billetes morados de 50 y uno de 20. Pienso corregirlo pero desisto, cuando veo que uno de los billetes de 50 está todo carcomido de las orillas y a lo mejor ni me lo valen.

...
Estoy prisionero en un lugar que apenas tiene dos meses de estar funcionando. Mismo tiempo que yo llevo aquí. Las áreas personales no están delimitadas y me molesta que otras personas tomen o usen mis cosas. Al frente están pasando una obra donde sale o Juliette Binoche o Mireille Mathieu, pero yo eso ya lo vi en una película, así que cuando Rosenda Monteros se acerca a mí, le digo que yo la recuerdo a ella en ese papel. La película se llamó FRENCH REVOLUTION, pero en francés se llamó FRENCH y algo que no recuerdo. Era una palabra corta como de cinco letras que terminaba en Y.
Entonces veo unos aviones enormes volando muy bajo, y después nos llevan a todos masivamente al aeropuerto. Yo voy en el grupo de adelante, y comento con quienes van cerca de mí que esto se me hace muy sospechoso. Al ir caminando leo los carteles de las paredes. Le digo a Irma Aguilar, que esta es la oportunidad perfecta para tomarles una foto juntas a Kathy Bates y a Olga Laura, pues me han dicho que se parecen. Yo las visualizo, pero no las ubico. Mientras camino veo en el suelo pedregoso y polvoriento un billete de 1 dólar pero me da pena recogerlo porque me están viendo. Después de varias vueltas en ese laberinto, veo otro que tampoco levanto y a la tercer oportunidad, tomo uno que es muy grande, cuadrado. Alguien menciona a Himmler y les digo que él diseñó muchos hornos y otras cosas para torturar y exterminar judíos. También menciono a alguien que se apellida von algo. Entrego mi boleto en la puerta y les digo que quisiera esperar allí pues no quiero separarme de mis familiares.

...
Como ya corté la orilla del pasto, le digo al Sr Lucas que he venido a terminar el trabajo. El dice que no me preocupe y me da un billete de 20. Después de guardarlo, él se me queda viendo porque espera su cambio, así que meto la mano al bolsillo y saco varias monedas. Hay dos de 5 dólares cada una, plateadas, brillantes y una de ellas tiene un astronauta dibujado. No quiero que tome esa pero es la que él se lleva. Le pregunto si el pasto lo recortaré de 1 o de 2 pulgadas y me dice que yo elija. Unas mujeres me preguntan por una obra o un libro y les digo que Elías Elizondo lo había publicado, pero que yo no sabía que era tan famoso. Nunca le escribípara darle las gracias.

jueves, octubre 22, 2015

Trasplante de córnea

Me pregunto como hicieron para conseguir construir una casa de blocks en medio del terreno donde están las casas móviles. Será que como está en el centro las demás la ocultan o será porque en esta área de los terrenos casi no hay supervisión? 
El caso es que en esta casa de blocks hay una fiesta y yo les presto unas cubetas de plástico para que usen en su agua, pero como una está sucia les digo que la enjuaguen.
El piso aquí es de madera, y abarca todo el terreno, que es tan disparejo, que las piezas  de 4 por 8 pies carecen de soporte en algunas partes y se desclavan y están todas flojas. De hecho, alguien afianza o aprieta los pasamanos de alambre o hierro de la escalinata de la puerta del frente de la casa, porque también están flojos y puede haber un accidente.

Escucho hablar a alguien que se parece mucho a Keegan-Michael Key de unos trasplantes de córnea para Enrique Peña Nieto, pues el padre de uno de ellos murió así y es muy triste. Al término del evento me despido y les doy las buenas noches.

miércoles, octubre 21, 2015

Zapatos limpiapisos

''Herida'' es la canción que canta Valeria Lynch con música de ''La loca''

Inventé una forma de limpiar los pisos mientras hago ejercicio con unos zapatos tejidos de suela cuadrada, pero no los encuentro y hasta temo que alguien me robe la idea.

Corto es césped de lugares grandes y complicados, donde en unos espacios muy pequeños tengo que terminar con una maquinita de mano.

martes, octubre 20, 2015

Programa de concursos

Hay un programa nuevo de concursos en la televisión.

Pero cuando me vine, ya había uno igual en TV azteca y allí salió una vez Marilyn Monroe.
En el actual mostraron una carta, para enlazar ambos programas, y en un video del programa viejo, al ver pasar a la guapa actriz, decía el comediante que él y su hijo estaban a escasos metros el hoyo, lo que supongo era una frase en doble sentido.

Se llamaba ''lo que pasó'' y ahora se llama ''Que fue lo que pasó'' o algo así.

lunes, octubre 19, 2015

Jardines

Acompaño a una de las Guidry a la parada del camión y me regreso saltando por los jardines de las casas buscando la suya, pues algo debo hacer allí.


domingo, octubre 18, 2015

Perro herido

Hay alguien en casa de tía Julia y le tengo miedo. Ella y las muchachas se comportan como si nada, pero esa persona es un ser que a mí me aterra. Algo le pasa a las mascotas y encuentro a mi perrito Snoopy atado de patas y manos como un chivo y cuando logro liberarlo y llevarlo conmigo, veo que además de estar mutilado de las cuatro patas, tiene una herida en un muslo que aunque no le sangra, le duele y no se como curarla, pues es como de tres pulgadas de largo y una de enmedio. Si fuera sólo una abertura podría buscar un curita o una gasa, pero esto creo que hay que rellenarlo. Estoy asustado.

sábado, octubre 17, 2015

El CD doblado

Hay una casa a donde voy en secreto porque una de las muchachas que allí vive es acusada de algo. Allí, en las habitaciones los interruptores sólo controlan los extractores y es por fuera, en la parte de arriba de las puertas, donde están los interruptores de la luz y demás botones. Camino rumbo a la cocina, donde veo a una mujer con quien platico. Rusty, uno de mis dos perros, me ha seguido y no se como llegó hasta aquí.

...

Busco el CD navideño donde hay una canción de Susana Zavaleta llamada ''suavemente''. Las cajas de los CDs son grandes, como del tamaño de un clamshell horizontal para VHS. Quito el otro CD, que se oye en toda la casa y coloco este, pero está doblado, como si hubiera sido un taco y lo hubieran despegado y abierto, aunque no exactamente a la mitad. La canción que busco es la número 11 y la escucho después de algo como un monólogo. Se parece mucho a ''no se decirte como fue''. No es la de Cristal.

viernes, octubre 16, 2015

Enfermedad

la condición médica se llama ''fixed stars''

jueves, octubre 15, 2015

La montaña que parece pizza

Estoy con mi mujer en la cama bajo las sábanas y reímos mientras damos vueltas.

Desde mi ventana veo una montaña nevada que parece pizza y decido ir hasta allá, pero cuando llego, veo que allí es donde termina todo y hay muchos lugares que pueden ser parques adoquinados o escuelas infantiles. Regreso a mi casa, después de todo, la ida al fin del mundo hasta la montaña nevada que parecía pizza no era una buena idea. 

Después de recorrer los parques o escuelas infantiles, me encuentro con una vecina en su auto y le pido permiso para cambiarme allí de ropa, aunque las personas me vean, salgo del auto a desnudarme, pero la vecina y sus niños, están temerosos de su madre, pues la chantajeaba.

Ayudo a otras personas, una pareja y otro hombre, quienes en trajes de baño trepan a un poste que después, por su peso, amenaza con caer. Por más que otra persona y yo jalamos desde abajo porque arriba veo cables eléctricos y alguien podría salir lastimado, el poste no se sostiene. Bajan y le digo al muchacho que tal vez deberíamos ir vestidos con ropa de buzo.

miércoles, octubre 14, 2015

Nopal empanizado

Yo ya sabía, desde antes que nos invitaran, lo dificil que sería ayudarles en esto, así que comiéndome un nopalito empanizado y no sabiendo donde tirar la mitad aún con espinas, salgo de allí buscando la calle para dirigirme a mi casa.

lunes, octubre 12, 2015

Defecando en vía pública

Hago del dos en la calle, y aunque trato de taparlo con tierra, una mujer se molesta y me regaña. En mi casa también se molestan y cuando alguien llega buscando comics en alemán, como no tenemos, le llevo liros, aunque unos ya están muy maltratados. Espero que eso ya no moleste tanto a los demás.
...

Doña Bertha tiene una muñeca a la que quiere poner de adorno, pero como tenía dos pies en una misma pierna yo se la arreglé. Tiene también tres ranuras en la cabeza, dos a los lados y una arriba, por donde se le jala el cabello para peinarla y después se le vuelve a retraer, para que quede como antes. Yo la despeiné y volví a dejar como estaba usando las ranuras que se comían el cabello para que quedara como un chongo. La quería en un pequeño pedestal que parecía un lago, pero era demasiado pequeño.

Caminando por la calle veo que alguien a lo lejos dice que Steven Spielberg es el mejor director y que él hará una reunión para platicar con sus admiradores. Yo no se si eso sea cierto, pero como ni fan soy suyo, no me preocupo.

domingo, octubre 11, 2015

Viaje a Japón

Debo ir a alguna parte con Olga y tía Pepa y no estoy listo, porque estoy viendo una telenovela y después, cuando Olga llega por nosotros, tía Pepa no va, porque ahora es ella quien se queda a ver la televisión.
Afuera está el cochecito deportivo diminuto blanco con franjas verticales en naranja y amarillo y nos subimos, pero después veo que tiene chofer.  El chofer está del lado derecho, pero al empezar a platicar con nosotros de las telenovelas, se pasa al izquierdo y empieza a llorar porque las novelas que él ve son tristes.

Yo llevo mucho dinero en mi bolsillo derecho del pantalón y el amigo japonés que me acompaña empieza a tomar en un bar también japonés, lo que me da miedo, pues  se toma dos caballitos con chaser y va al baño. Desde la barra (situada sobre la pared izquierda desde la entrada principal) donde estamos se ve la entrada al baño, pues hay una puerta enorme y sin puerta a mi derecha y un corredor (o una calle) entre ambos locales pero para abrir la puerta del baño hay que hacer girar una pesada manivela con mucho esfuerzo. Mi amigo finalmente lo hace y queda inconsciente, pero es jalado hacia adentro por alguien y pido que llamen a la policía. Como pasa el tiempo y me desespero, pido de nuevo a una señora que llame a la policía y dice que ya viene en camino, pero cuando llegan dicen que su religión no les permite entrar a un bar. Ellos también son jaoneses.  Entonces como van a investigar esto, les pregunto, y por fin les digo que si no pueden entrar al bar, rodeen y entren al baño usando el corredor que está entre el bar y el otro negocio y después den vuelta a la izquierda y usen el otro corredor.

Javier del CCA anda por allí pero no recuerdo donde.

sábado, octubre 10, 2015

Baile de sirenas

La india María cuenta el chiste del hombre que traspasaba niños. Es de doble sentido, pues dice que los traspasaba porque los compraba aquí y los vendía allá.

Me cuentan que tía Concha, de joven, fue cantante y bailarina y que junto a otra amiga suya tenían un espectáculo donde se vestían de sirenas. Entonces, por pura curiosidad es que empiezo a buscar ese vestido de sirena, pero como no lo hallo, tía Concha va a su oficina a buscarlo y resulta ser de poliester con estampado hentai, o cierto tipo de anime japonés. Mi tía se ve muy gorda, como si estuviera embarazada, y se jala el vestido como tratando de que se vea mejor. No aprecio el detalle del corset, pues hasta me habían descrito su diseño y supuestamente tenía que resaltar la cintura femenina con una curvatura cóncava a la altura del ombligo. Seguramente las varillas habían sido cosidas a mano. Yo hasta lo había dibujado.

Les digo a mami y atía Concha, que de este vestido y de sus presentaciones, me habían hablado una mujer que le tiene gran aprecio y estimación y que es Ita Merello, o Tita, corrijo, y también la Sra Pituka Aranda, con quien hablé cuando anduve en Monterrey. Ojalá que pronto podamos ir todos para pasar a saludarla.

Viendo unas fotos de una revista vieja, reconozco al jovencito en ellas, pues se trata de Hlan Hoyt o Juan Navidad, según investigo en imdb.com, donde dicen que apareció en la película UN BANDIDO

...
Vincent necesita perforar unos papeles y le digo que yo tengo una perforadorcita pequeña, sin recordar que esto es lo que hace los agujeros y que después necesita un broche.
La perforadorcita tiene el receptáculo lleno de basura y hasta cucarachas secas, pero él dice que es justo lo que necesitaba.

viernes, octubre 09, 2015

Gatos y perros

Guardé un plato metálico para alguien y no lo encuentro en ninguna de las accesorias de las casas donde busco. En esos tapancos hay muchas cosas, entre ellas algo como una charola metálica larga y delgada y otra en forma de botella pero es de metal y está oxidado. Cuando ya he perdido la esperanza de encontrar el plato que busco que sería como un escudolo veo, lo tomo y lo entrego. 

En uno de los rincones veo a un gato que sobrevivió a algo, y para acabarla le cayó encima una gata con gatitos, me pregunto como es que todavía está vivo.

...
Camino nervioso por la casa pensando en que si llega a aparecer un ladrón yo sólo tengo un teléfono y necesitaré marcar rápido al 911, pero si muevo al teléfono de su pedestal, se descargaría y cuando lo necesite tal vez no funcione. En eso ando cuando al regresar de la parte de atrás de la casa hacia el frente, veo a un niño con una nota y una televisión envuelta en papel transparente. No entiendo lo que dice pero salgo y algunos de  los vecinos quieren al niño pero creo que no es de ellos y no se los doy.

Vincent me lleva a cortar el pasto de otros vecinos que le dijeron necesitaban ese servicio. Entro a una de las casas y paso por todas las habitaciones, que están desarregladas y tienen gente durmiendo. Uno de los dueños me lleva hasta la puerta de atrás porque no sabe que tan grande está el pasto y quiere ver y allí en la última pieza hay una muejr de espalda cosiendo en una máquina. No se si le de miedo que un día se la roben. Afuera veo que en esta parte de la subdivisión están las casas colocadas todas con el frente hacia adentro, pues hay un jardín y creo que hasta una fuente al centro. Muy agradable diseño. Antes de llegar a la segunda casa, es donde me atacan los perros y sus dueños no hacen nada por ayudarme, me molesto tanto con la dueña, que quisiera poder matarla en ese mismo momento. Me defendí de los perros con la recortadora de la orilla, pero uno de ellos se me echaba encima cada vez que yo me protegía de él. Una vez camino a casa, Vincent me dice que tengo que dejar la ira que no me deja nada de provecho. Lo siento, pero tenía mucho coraje y no pude evitar pensar en eso.

jueves, octubre 08, 2015

Organizando

Me queda media hora antes de que llegue una de mis tías, no se si Laura o Pepa, y empiezo a organizar una multitud de gavetas que están abajo de las tarjas del fregadero.

Entre las muchas cosas que quiero optimizar, está el detergente líquido para platos, que como es poco y quiero tirar el envase grande, lo paso a uno de esos en forma de osito que originalmente traen miel de abeja. Al lado derecho hay ropa de caballero muy bien acomodada y cuando veo unos pantalones pequeños pienso que pueden ser de Argelia.

Dentro de algunos de los cajones veo pencas sueltas de nopales pequeños y otras hojas verdes y es que por la ventana se han filtrado unas ramas que llegaron a crecer dentro de la ropa, pero si jalo para extraerlas desacomodaría todo y ya casi es la una.

Entonces veo a los perros que quieren entrar y me pregunto que tan fresco está afuera para que ya no quieran estar allá y es que como están amarrados con una extensión eléctrica de esas color naranja y se desconectó, se les enredó y salgo para traerlos dentro, y al hacerlo, voy cerrando las puertas, snoopy se manganea con el cable que se le trabó entre las patas. Cierro una puerta antigua con el cerrojo oxidado y después una segunda puerta, tengo que apurarme.

martes, octubre 06, 2015

La boda de Sarita

Estoy en casa de mi mamá y me ofrece algunas cosas para que me lleve cuando me vaya, pero yo no quiero todo, sólo lo que yo pueda cargar porque no quiero que ninguno de mis dos hermanos me acompañe. Después de bañarme acomodo dos galones de agua y otras cosas en unas bolsas de plástico, pero al ver que batallo, uno de mis hermanos viene y trae un garrafón más grande e intenta ayudarme. Me molesto, pero veo que mis galones perdieron algo de agua porque se comrprimieron un poco al perder aire, y otras cosas también están maltratadas. El sigue insistiendo y yo negándome, lo que me causa un gran disgusto.

Estoy divirtiéndome en una gruta con agua, donde nado junto a una gran cantidad de niños y adultos. Accidentalmente, desenrrosco algo que viene a ser el tapón y la cámara pierde algo de agua, pero le vuelvo a cerrar. Cuando tenemos que irnos, una de las personas que me acompaña sube al auto y después de ver que otro auto lleno de gente parte, lo hacemos nosotros. Otras personas permanecen en el estacionamiento conversando y yo me pregunto porqué no esperamos a nuestro otro amigo. No creo que después de dejarme a mí, éste se regrese por el otro. No se. Seguimos avanzando y en algo como un parque, se nos atraviesa una muchacha en una patineta y con cuidado la esquivamos.

Llegando a casa me encuentro con que allí está Sarita (Doña Hermelinda, la mamá de los Elizondo) con su novio, pues se casan mañana. Yo los veo juntos sentados a la mesa platicando, y se ven los dos tan ancianitos, que ella tiene en su blanco rostro unas manchas rosáceas. No estoy seguro que la mamá de Don Poncho sea Sarita, pues también puede ser la mujer que vive allí y que también podría ser Anna Hornak, pero las presento y divido un pequeño ramito de flores en dos, dando una parte a la futura novia para que luzca mañana en su boda. Doña Hermelinda me lo agradece.

lunes, octubre 05, 2015

Busco mi casa

Salgo de un trabajo y busco la calle de mi casa basándome en las dos calles entre las que se encuentra pero no reconozco los nombres, aunque sí los lugares por donde voy pasando. La calle que busco es grande, como la Juárez o Félix U Gómez, pero tiene otro nombre y también está en Monterrey

Al ir caminando por una calle amplia y sombreada por sus árboles, un perro me ladra mientras otro permanece echado (tiene como tatuajes de color en el lomo) y de un puesto donde creo no hay nadie cuidando pero después veo a una muchacha, tomo lo que creo es una playera y una mascada, pero son dos playeras, una de ellas a rayas grises y moraditas.

Después paso por un restaurante náutico propiedad de Cid Vega y me acuerdo de la Galatzia, sólo que él es Cid Vela. Va llegando Eduardo Manzano y me pregunta si voy a entrar, porque ahí dentro nos encntramos en alguna ocasión. Le respondo que no. Afuera del local, abro unas llaves y corre el agua por unas jardineras hechas especialmente para esa decoración. Sigo, porque se que ando cerca, pero no doy.

domingo, octubre 04, 2015

Perro remojado

Aunque no les gusta, mojo a los perros con una manguera.

viernes, octubre 02, 2015

Esa pintora es Frida

Alguien nos visita en Linares y cuando se va, mi niño corre detrás de él y accidentalmente cae a una noria. Yo corrí tras ellos, y cuando llego, veo que afortunadamente, el agua está a mitad de las patas del caballo, que está dentro del pozo, o sea que la noria está llena casi hasta el borde, pero el agua es verde llena de lama y el niño flota sobre ella. Lo sacamos y corriendo lo llevo a la casa donde se lo entrego a mi mamá y le digo, yo ya no puedo con esto, es demasiada responsabilidad, un día me va a matar de un susto. Después el niño desaparece y creo que alguien que cree lo cuidará mejor se lo llevó.

Voy en un camión urbano con unos recipientes con galletas tapados con unas cosas que parecen esas tapas de pastel muy frágiles. Como el camión ya va muy lejos y no reconozco las calles, me bajo aunque no traigo dinero a esperar otro camión. Sin dinero no se si pueda llamarle a Vincent para que venga por mi o algo. Otras personas también esperan la ruta 10 y les pregunto por donde pasa y si me lleva al centro. Resulta que sí estaba yo en la dirección correcta pero como la ruta es muy larga y circular, me desesperé y me bajé. En esa prisa por bajar olvidé algo en el camión pero ya ni modo.

Entro a una construcción que están haciendo a ambos lados de una calle a ver lo de unos tanques y como en una de ellas la gente anda en los niveles de arriba, regreso y enfrente veo a los ingenieros con sus uniformes pero no les pregunto nada.

Estoy en casa de un amigo a quien fui a ayudar porque tiene ahí a otras personas y necesitaba traducir o un intérprete y resulta que ya es muy tarde y Vincent está afuera esperándome y me tengo que ir,  pero ya hasta el final le digo a mi amigo, que podría ser Eligio, que me acompañe y así platicamos mientras llegamos a la camioneta.
Dice que el muchachito le preguntó que quien era esa pintora de una sola ceja.