miércoles, septiembre 30, 2015

Rusty

Deja a Rusty encargado con una persona y resulta que después lo veo donde no debería estar, pues yo creí que quien lo cuida no se movería de lugar. Le hablo y lo vuelvo a llevar a resguardo, pero él quiere andar suelto.

martes, septiembre 29, 2015

No es su hija

Manuel y yo estamos en el antro y alguien se nos acerca a preguntarnos algo. Yo me retiro.

En una fotografía o una escena, descubren que la niña no es hija del hombre que nos quieren hacer creer, porque no está sentada en su regazo y lo ve de manera distinta.

lunes, septiembre 28, 2015

Ladrones no ambiciosos

Estoy con Vincent en la casa checando cosas en la computadora, películas o fotos. pero no encuentro lo que busco o lo que quiero mostrarle. 

Vincent llega con un cereal de salvado tipo ALL BRAN que le costó aprox 3.50 dólares y tras él llegan dos asaltantes con armas largas. Como estoy entre ellos y Vincent no se como avisarle. Temo delatar mi ubicación y me quedo sin hacer ruido tratando de que los perros tampoco ladren. Me pregunto si sabían que lo único que Vincent traía era una caja de cereal.

Tengo que cortar el pasto de dos personas y mis herramientas no funcionan. La recortadora de la orilla es de batería y cuando empiezo a cortar una parte, se acaba. No se como hacer para cortar el jardín completo y que se vea parejito de forma fácil.
Corro a un poste de luz que abajo tiene información de emergencia y aunque allí no está el número de teléfono de la compañía que fabrica mi recortadora, sé que llamando o yendo a su página veré datos de otras. La etiqueta del poste está del otro lado así que como está flojo, lo muevo para ver mejor. Una muchacha se detiene y me pregunta si esa es la marca de mi herramienta y le digo que no. Ella trae consigo todo lo necesario y son de la misma marca que las mías. Me pregunta si no la recuerdo, pues es hija del señor que lava alfombras y le digo que no, pero que él tiene en su casa un porcha enorme, del tamaño de la casa en sí que me gusta como le quedó. Ella parece no haberlo visto y sin ayudarme con lo de mis herramientas, se va con otras personas que la acompañan.
Parece que cuando me conoció fue porque yo les compraba comida casera y le digo que es importante que haya quien la venda para esas ocasiones en las que uno no tiene ganas de cocinar.

domingo, septiembre 27, 2015

Crianza de peces

Cerca de mi casa hay una acequia y creo que cortando el enorme pasto que crece a sus orilas, como no es muy profunda, podría utilizarse para la crianza de peces. Se lo comento al señor de un negocio cercano y se ríe de mi idea, cuando salgo veo que la acequia debe dar vuelta por alguna parte, porque el agua es rojiza en ambas y no puede tratarse de dos distintas. Hay muchisima basure en la que quiero para los peces y empiezo a sacarla, dejando para mí lo que creo que me sirve aunque la gente que pase me vea y haya dentro de las cosas un estuchito con agujas de costura de diferentes tamaños y un montón de muñecas Barbie y de otros tamaños. Hay muchas figuritas de películas, entre ellas una de Amparito Rivelles arrodillada llorando y abrazando a una niña. La figura se llama ''c'mere Scarlett'' o algo parecido. Las hay de varios tamaños y con diferentes rostros. Me imagino que la película se habrá hecho varias veces.

Los asistentes de un actor, un mayordomo y una señora como Ana Ofelia Murguía, han renunciado y yo quiero trabajar allí. El tiene con él a otro actor que es algo pedante y trata de humillar. Un día que no limpié el piso por temor a que el ruido de la aspiradora se escuchara en su programa en vivo, me llamaron la atención, pero descubrí que ni había aspiradora y había que barrer con escoba. Al hacerlo empieza a soplar un viento terrible y me quejo de que alguien dejó las ventanas abiertas, está el piso lleno de polvo y pasto seco. Seguramente fue el mayordomo que ya no volverá. Empiezo a trabajar y el muchacho me observa desde su sillón. Debajo de un mueble veo algo como un billete de 50 dlls (o de 20, no distingo mucho el número con que empieza, pero no es uno) y sin que se de cuenta lo tomo y escondo en la mano izquierda, con que sostengo la escoba, él me hace plática y yo sigo barriendo y después lo cambio de mano, pero cuando tengo oportunidad de meterme el billete en uno de mis calcetines, de donde espero no se salga porque aprietan hacia afuera, me pregunto si no habrá cámaras grabando lo que suceda aquí dentro. El muchacho me pregunta por Unas revistas porno gay, o de hombres desnudos que están en un revistero en el suelo y es cuando aprovecho.

sábado, septiembre 26, 2015

El libro de piedra

En el balcón de un edificio hay una estatua cubierta por esa planta trepadora como hiedra con la que hacen figuras en los jardines topiarios que al final resulta ser mariguana pues unos jóvenes se descubren cuando la madre de uno de ellos llega y tiran algo y empieza a salir humo. La figura de piedra está a medio cubrir por dicha hiedra y casi se cae cuando empiezan las confusiones entre los muchachos y la madre.

Al final, muestran a alguien llegando a la misma construcción pero tiene otros decorados, por dentro como que está decayendo y tiene vidrios rotos en las partes de abajo de las puertas y eso. Veo en un sillón que dos personas se tapan la nariz cuando Tim Bagley sin levantarse de su sillón se quita los calzones y se echa un pedo. Todo mundo ríe.

viernes, septiembre 25, 2015

Pesadilla

Corro sobre una colina, a lo largo, tratando de llegar saltando, a cierta parte sin que alguien me vea, debo calcular bien donde caeré, el zacate está o muy disparejo o mal cortado, pero ya voy corriendo y no puedo remediarlo. Una vez abajo, recorto el zacate de la orilla y de alrededor de una casa y veo que la del vecino está sobre unos masacotes de tierra como si la hubieran sobrepuesto ahí y no está al ras del suelo, va a ser muy difícil cortar la yerba de la orilla y que se vea bien.

En casa de una de las vecinas hay una mecedorcita que una de ellas coloca por dentro de la ventana y se sienta. Yo temo que se pueda caer, pero se acomoda bien.

En mi casa es día de lavandería y cuando voy a meter la segunda carga a la secadora de ropa, me doy cuenta de que aún está ahí toda apelmasada y mojada, ahora tendré que usar una secadora prestada. Peleo con mami por lo mismo y tengo que salir al patio a tenderla con horquillas de madera que ya están en el tendedero aguado. Como son más livianas, empiezo por las camisas y las tiendo al revés.

Escuchando el alboroto salgo y veo a Bill Hader con otro tipo en una especie de jaula de un juego mecánico y me quedo, él se va pero regresa. Un niño está en una especie de juego como trenecito con pelotas de goma para que juegue mientras va sentado.
...

En mi casa, recorro las habitaciones checando que los perros estén bien y apagando las luces y veo que una de ellas parpadea y decido cerrar las persianas de una ventana. Justo en el momento en que doy vuelta a la manivela para cerrarlas, veo frente a mí la silueta de una persona calva y se me erizan los pelos de la nuca. En ese momento no creo poder empujarlo para que se caiga de la escalera porque hay vidrio en la ventana y veo su cabeza brillar por el reflejo de alguna luz, pero corro a buscar un teléfono y llamar al 911, a ver si me da tiempo o el ladrón no me cortó la línea.

jueves, septiembre 24, 2015

Globos decorativos

Algo pasa en el cuarto amarillo de Linares que es donde yo tengo mis cosas o alguien vive allí. Teníamos que haber llegado al correo o a una fotografía a dejar algo pero nos fuimos por otra calle y ya no pudimos dar vuelta o regresarnos, así que mi amigo  yo entramos en el restaurante donde está una chica que me gusta o a la que conozco.

Lo de moda es un pasito de baile que hasta mi mamá sabe hacer, tipo disco y que yo imito muy bien.

Dice mi tío Anselmo que él contaba con permiso de protección para disparar contra intrusos en caso que él lo creyera conveniente y que su famlia, en viajes de excursión, dormía en los camarotes o dormía en las 4 pequeñas recámaras con las que contaba el carromato o remolque, o que alli sólo pasaban el día y no dormían, por su seguridad, no recuerdo cómo lo explicó.

Subo a un autobús donde para hacerme el gracioso porque allí está de nuevo la muchacha, veo un papel que dice la cantidad de asientos, creo 7 u 8, y les digo, hey, contaron los asientos para que cuando se bajen ver si nadie se llevó uno. Como que el interior del autobús da vuelta en u y en la parte de derecha (mi izquierda) no hay pasillo y debo saltar entre los asientos ya ocupados, molestando a las personas.

''Eferille ille'' en latin es aprender a crear con la verdad. O crear con arte, una de dos.

...
En una reunión posiblemente en la Heights platico con una mujer de acento diferente y le comento de la tía de Sally, que siendo de Tennessee, también hablaba con acento. Veo en el suelo un rollo de billetes y otros billetes viejos y haciéndome el honesto, aunque pensé en quedármelos sin que nadie supiera, se los entrego a alguien que creo es Sally. Ella pregunta y nadie los reclama, me dice que esperemos y que si el dueño no aparece, nos lo repartimos. Quiero hacer algo con los globos de helio pero además de volar, quiero que regresen, y no se que ponerle abajo para poder jalarlo de nuevo a la tierra y no se pierdan. Alguien sugiere botellas vacías pero esas se romperían y sería peligroso. 0tras cosas de madera no son tan pesadas.

Pasando de un lugar a otro, me pongo a retirar la yerba de las jardineras de un camellón, pero está muy húmedo y creo que hasta tiene moho o lama.

El terreno de mi casa es grande.

miércoles, septiembre 23, 2015

Recordado Jerry

Quiero visitar a mi abuelita o a la tía Laura y encuentro un papel tirado afuera donde dice algo de Jerry (el sobrino del mudo). Al parecer es o era para José y cuando cree que yo lo tomé a propósito se molesta e intenta golpearme. Me da tanto coraje que quisiera defenderme y golpearlo hasta dejarlo medio muerto pero no creo poder hacerlo.

martes, septiembre 22, 2015

Los melones

Kroger tiene un nuevo sistema de cuestionarios previos a la compra que me parece absurdo y me quejo de la tardanza e ineficacia del mismo haciendo un gran coraje cuando me toca declarar ante la persona que me entrevista. Me pregunta si comeré frijoles y le digo que ya tengo, pero que no los como todos los días, sino cuando se me antojan.

Cuando por fin entro a la tienda tomo lo que necesito y al final, todos los melones están rotos y era de las pocas cosas que me interesaban.

Al salir ya es muy noche y temo que me asalten, pues anda una mujer con una pistola asaltando a todos quienes pasan por donde ella está. Como está oscuro, sólo veo su silueta. Yo visto únicamente un pantaloncillo corto y ando comiendo un emparedado en baguette, así que corro y de alguna forma la empujo y se cae de bruces, después, aunque todos se rían, me bajo el pantalón y le digo mira, no traigo nada, no traigo nada que me roben.

Todavía tengo que llegar hasta mi casa y no tengo forma de llamarle a Vincent para que venga por mí o algo,  aunque algunas calles se vean muy iluminadas por la luz mercurial.

Por una calle veo a un perro juguetear con algo sobre el pavimento pero al pasar junto a él, veo que trae hormigas en las patas y que está muy flaco.

En otra ocasión y con el snoopy en una correa, voy a la frutería de los pentecostales. La señora que me atiende es mayor y la saludo mientras le doy mi lista para que la surta.
Después llega Gary con su perrito y mientras la señora va a la trastienda por las cosas empezamos a platicar. Yo le digo que hay un nuevo miembro en mi familia, pues intercambié cuatro o cinco gatitos por un perrito y que si quiere, de pasada al ir de regreso, puede legar a verlo. Como pasa el tiempo y la señora nunca sale, paso tras el mostrador y les digo que ya hace más de media hora que la estamos esperando. En su lugar sale una muchacha queriendo hacerse la graciosa y es muy llevadita. 
El melón que me da en una bolsa de papel, y que está cortado en piquitos de arriba y ya sin semillas, está apachurrado pues en un lado no tiene carne. Me quejo pero ella dice que así están todos y me cercioro revisando el de Gary. Esto yo lo había soñado, pienso, y tomo el melón. Gary pasa dentro del mostrador porque hay una pesa mientras nos dan la cuenta. Yo también entro y me peso, la báscula marca 205. ¿Serán libras?
Lo mío son 60.65 y como yo traigo 65 dlls y ella dice no tener cambio le digo que me de algo como una fresa o un plátano para que quede en 61 cerrados.

Aprovechando la confusión tomo del mostrador una boolsa de fresas y otra de uvas que no son para mí porque lo mío ya está en una caja en el piso y quedo en regresar a pagar los 64 o 65 cvs que debo, asegurándole a la muchacha que revisaré sus cuentas con lupa, para ver si todo está correcto.
Afuera, vemos a otros perros, entre ellos Rusty y le hablo para subirnos a la camioneta, pero está algo lejos y tenemos que caminar un largo trecho. En la calle veo algo tirado en el césped que creo es un perrito pero es un niño negro que al vernos se levanta con sus piernas zambas, debe estar desnutrido.
Total que nunca llegamos a la camioneta y seguimos caminando y platicando.

lunes, septiembre 21, 2015

La plática

Una abuela (parecida a Raquel Pankowsky), me invita a una conferencia de las que hacen en su club, y donde dos personas conversan frente al público, sentadas frente a una mesita, como si estuvieran tomando café. Ella dejó a su nieto con alguien y se queja de las carencias que seguramente tuvo con su hijo y ahora quiere compensar con el nieto.

Al término de la charla, mientras caminamos a la salida, yo me quejo en voz alta para que me escuche toda la gente que esté cerca de mí de que siempre aparecen al frente las mismas personas y que no hay variedad. 

Cuando llegamos al área del comedor, mi anfitriona me dice que eso a ella no le importa, pues lo que disfruta es el contenido y no quien lo expone. Mientras comemos en la mesa cubierta por periódicos, yo descubro que tengo en la boca un pedacito de celofán color plateado que seguramente traía la comida y me lo saco despegándolo con cuidado de mi lengua.

Manuel Cavazos me acompaña al Centro Cultural Alemán y yo solamente llevo unas galletas saladas por si me da hambre. Una vez allá, él se me desaparece y yo me quedo a esperar a que empiece la clase, pero al parecer hay un festejo y todos andan por el recibidor, mirando un panel compuesto por fotografías y una pantalla que muestra imágenes de quienes estaban estudiando allí a partir de 1976. Me acerco a uno de los muchachos que está sentado y le digo, pronto apareeré yo allí, pues tengo que estar con la generación de 1994. El se ríe y me dice que no provoque el coraje de mi acompañante. Manuel? para nada, él es sólo un amigo! Y ya ni se donde está. Sigo rumbo a la parte de atrás, donde la vecina tiene a su cargo muchísimos gatos, unos en jaulas y otro sueltos y me da cuidado porque yo traigo varios perros y no se donde dejarlos para que no haya un enfrentamiento con los gatos. A algunos perros parece no importarles, pero otros sí son curiosos y podrían causar una avería, aunque fuera accidentalmente. 

Debo visitar a un anciano, y le digo que es la vez número 1320 que lo visitan, así que tiene que portarse bien.

domingo, septiembre 20, 2015

Apartamento 17

Mamá me pierde una píeza de la puerta del congelador y le hago un escándalo, tanto que en lugar de parecer mi mamá, parece mi mujer. Ella sólo se ríe y no le da importancia, o se la da pero a mí me parece que lo banaliza. Yo quiero colocar unos hielos que rescaté pero se me empiezan a hacer agua y cuando coloco el recipiente en la puerta del refri se tira algo de agua al cerrarla. Busco y busco la pieza que falta (del lado izquierdo) y aunque encuentro unas y las coloco, la grande que cubriría todo no. Es metálica, de color hueso y debe medir como 4x15 pulgadas.
Mamá ya se va y me pregunta si escribir a máquina es lo mismo que escriir en la computadora porque necesita hacerlo y le digo que sólo necesita un monitor, de lo contrario, no puede ver qué está escribiendo. Como ella tiene buena vista o usa lentes, puede usar el monitor pequeño que yo no uso, pero antes de irse le pregunto si sabe donde quedó un camioncito de juguete que estaba dentro de su caja y que compré para que ella lo lleve a México y se lo regale a alguien. Hay muchos juguetes y 4 o más camiones como el que busco, o parecidos, pero ninguno tiene caja. Embono dos juntos.

Afuera están algunas vecinas y entre ellas Karla. Cuando regreso a mi cuerto, hay varias niñas dentro y les digo que ese es mi cuarto y como hombre adulto puedo tener cosas que ellas no deben ver y por lo tanto tienen que salir. Ellas se rehúsan, pero salgo y les digo lo mismo a sus mamás, pues no quiero hacerme responsable de tener una revista abierta que muestre a una mujer desnuda y se tome en mi contra. Ellas lo entienden y llaman a las niñas.

Les comento lo de mi mamá que como salió por la ventana, entonces ya no puedo entrar yo y tengo que hacerlo por la puerta principal. Mi apartamento es el #17 o a lo mejor ni es mío y estoy viviendo allí, pues no lo encuentro. Creo que hay alguien dentro y corro a buscar las escaleras y veo varias adyacentes, pero en los números que se ven abajo no está el de mi apto. De derecha a izquierda, los números brincan como de 20 a 70 y por fin veo una que podría llevarme al #17. Subo acompañado por alguien pero hay otras personas allí que me impiden el paso y trato de adelantarme brincando de un nivel al otro por el pasamanos de enmedio, pero ni tiene escalones, es como una rampa, y veo que me lleva de nuevo hacia abajo. Subo normalmente y evado a las personas que están bajando, entre ellas una chica delgada de raza negra con blusa blanca y falda negra y tacones altos.

Cuando por fin llego a la puerta de mi apto, veo que está abierta pues forma parte de una pared de concreto en la que algún artista pintó una especia de mural. Con razón cualquiera puede entrar. Entro y veo que alguien se me adelantó y está con la cajuela de su auto abierto tratando de introducir algo al apto sin que nadie la vea. Se parece a Sigourney Weaver y empiezo a platicar con ella a ver que hace y porqué

Después de ayudarle en algo a Margaux y cuando ella ya se ha ido a dormir, llegan sus niños a saludarme. Yo ya estoy guardando todo pero no quiero dejar la puerta del garage abierta, pues hay mucha madera y cosas de construcción. Decido colocar unas piezas de madera en las aberturas de la puerta pero ahora no puedo con lo que tengo que llevarme, pues además de mi mochila, cargo con un carrito como los del super, o una canastilla. Con la basura que pondré afuera, colocaré otra caja de mi parte, así aminoraré mi carga.

Caminando rumbo a casa, tengo que pasar por adentro de un negocio donde veo a unos muchachos que acaban de salir y aunque las calles parece que no tienen salida, deben tener, pues veo autos circulando en ellas. Uno de los muchachos me invita a entrar a la casa de una señora que él conoce y que vende bebidas alcohólicas y ahí él y un amigo se compran unas botellas enormes de brandy presidente, como de unos 4 galones cada una en una proporción exacta a la original. Seguramente quieren compartir conmigo, pero tendrá que ser en mi casa, porque yo ya me quiero ir.

sábado, septiembre 19, 2015

Como la flor

En un espectáculo veo a un bailarín que en dos ocasiones diferentes, baila con una chica y trae el miembro enfundado en algo como un calcetín. La primera vez esto forma parte del pantalón, pero la segunda no, pues la cintura del pantalón está debajo del nacimiento del pene, que en esta ocasión está forrado de un plástico rojo que parece un condón y además trae flores y hojas pegados. Su compañera, cuando al bailar accidentalmente o a propósito toca su miembro, se ve como que se averguenza. El muchacho está cacarizo de la cara y trae maquillaje de más, pero ríe contento mientras baila.

Al lado de una piscina hay también un ballet acuático.

Le digo a Galilea Montijo que acabo de escuchar su canción favorita ''como la flor'' de Selena, y juntos empezamos a tararearla.

viernes, septiembre 18, 2015

Lencería invisible

Camino a mi casa me falta un huarache y tomo otro que me encuentro pero no es igual.
Como este es cerrado de la punta y el original mostraba los dedos, regreso a buscar la pareja del segundo.
Al parecer, todo está afuera en la banqueta, y tomo de casa de mi madre dos pares de lentes cuadraditos con moldura dorada y otra cosa, pero después pienso que ella podría darse cuenta aunque tiene más pares de anteojos y dejo uno.
Voy buscando en otras cajitas cosas que llevarme para vender y de una tomo unos aretes de clip en forma de trebol y atrás dice 1 kilate y me pregunto cuanta piezas más de oro necesitaré para completar un kilo, me imagino que esta debe ser la milésima parte.

Dos parejas birraciales bailan y hay muchas tomas desde abajo, que muestran que ellas traen ropa interior de hilo dental y además están abiertas de adelante, pues muestran sus genitales. Eso o no traen nada y lo que aparenta ser el hilo dental son los pliegues de su piel.
Ellos traen armas y en un descuido el blanco dispara al negro, quien se queja diciendo que él no disparó primero.

Muestran varios tipos de pistolas y creo conveniente adquirir una.

jueves, septiembre 17, 2015

La disgustada

Es el cumpleaños de Martha y yo ayudo en su fiesta. Primero, quiero hacerle unas invitaciones o algo en unas hojas de 8x10, que llevan una pequeña imagen arribita del centro. Copiar y pegar no funciona y las imágenes aparecen en toda la hoja, lo que me quita mucho tiempo. Después ella quiere colocar unas flores de tallo largo en un jarrón y mientras yo coordino lo que pasa en la cocina. Como las cosas no están saliendo como las planeamos y ya empezó a llegar la gente, ella se muestra disgustada y tenemos un pleito. Mi problema es que yo me quiero llevar todas mis cosas y no puedo, pues ya no quiero volver aquí nunca y sólo puedo llevarme libretas y cosas pequeñas y no los tres o cuatro jarrones que son muy grandes y bellos y significan mucho para mí.

Olga Laura cumplió varios meses antes pero lo festejó hasta ayer, y no tuvo ningún problema, le digo, pero ya no me está escuchando porque anda en la cocina viendo que el menú sea cambiado a su gusto y que se elabore con prontitud.

miércoles, septiembre 16, 2015

Washanwear sin mostachón

Algo pasó en la casa que la puerta está descuadrada y no la puedo cerrar. Cuando por fin la cierro, le queda una rendija arriba a la izquierda y decido esperar a Vincent para que él se quede mientras yo salgo, pues al tratar de acomodarla, se vuelve a abrir y ya la cerradura no funciona. Yo pensé que él estaba fuera, pero no, sale de su cuarto pero dice que no se puede quedar porque va a salir a reclamar un dinero de no se que y que después hablemos de la puerta. El no está seguro que quienes causaron el desperfecto ahora quieran repararla.

La familia del washnwear ahora tienen dinero (todos traen traje azul de rayitas grises) y van a un hotel caro. 0tra familia quieren ser actores, o a lo mejor son ellos haciendo una audición.

martes, septiembre 15, 2015

Premio

Me gano una compra de despensa en Kroger, pero después no hay forma de regresar a casa con el mandado, pues me quieren llevar en bicicleta y no puedo maniobrar con las cajas, porque no me quieren dar bolsas o algo menos bromoso-

Una muchacha embarazada sale en SNL y les digo que nuez la primera vez que alguien en ese estado trabaja allí. A pesar de su estado, la bañan de una cosa gelatinosa y le hacen muchas bromas pesadas.

lunes, septiembre 14, 2015

Perdido en la ciudad

Estoy fuera de la ciudad y me hospedo en un hotel.  Salgo a comprar una bebida refrescante en un establecimiento ubicado en la acera de enfrente, pero una vez allá, no encuentro mi camino de regreso. Reconozco algunas partes, pero no veo el hotel.

Paso por una ventana muy grande, como un aparador, y veo a la hijita de Fred Kiels, que está esperando cita con un médico. Sigo buscando mi hotel pero me pierdo.

Después de saludar y desearle lo mejor a la hijita del Sr Fred, entro al negocio de Rocío Sánchez Azuara para pedirle por favor que me de un aventón, pero aunque este es su negocio, ella tiene que llevar a su hijito a casa y prefiero no decirle nada para no molestar.

domingo, septiembre 13, 2015

Tengo que trabajar para mi familia

Es de madrugada y voy al trabajo por una carretera o una calle oscura. 
Junto a mí se detiene un autobús un poco más pequeño de lo normal y cuando la puerta se abre, veo a una persona que parece un niño, pero que además de conducir el vehículo, se comporta como adulto y dice que tiene esposa. Me imagino que debe ser, porque hasta se parece, del tipo de enanismo que sufría Gary Coleman. 

Total, que allá va el negrito entre el tráfico cortando camino y trepándose a las banquetas, arriesgándolo todo para llegar a donde va y yo, previendo algún daño, me bajo. Meto la mano a mi bolsillo y de entre las monedas tomo la más grande, que creo debe ser un peso y guardo el resto.

Caminando tomo otra calle aldeaña, pero como aún está oscuro, me da miedo y hay muchas personas, algunas de raza asiática y otros en el suelo sobre otros como haciendo el amor. Temo qu eme asalten y con la mano en la bolsa, aprieto las monedas para que no hagan ruido al caminar.

viernes, septiembre 11, 2015

Juntos pero no revueltos

Un día al irse Vincent al trabajo escucho voces y al asomarme veo que va con una muchacha. Seguramente es una compañera que pasó por él o algo.

Después se regresa y trae unos niños, a quienes lleva de emergencia al baño, y como yo no los esperaba, me hace señas con los ojos para que cierre la computadora y esconda ciertas cosas que ellos no deben ver porque ya empiezan a hacer preguntas. Yo lo hago pero antes replico, pues esto me ha tomado por sorpresa. Y ahora me dice que ya no regresará a trabajar.

Puedo aceptarlo todo, menos que en su afán de ayudar a un matrimonio sin empleo, los traiga a vivir a la casa temporalmente mientras se estabilizan económicamente. Y sin que yo me entere, pues es hasta que yo me topo con ellos en mi diario ir y venir, que veo que siguen aquí y les reclamo. Yo acomodo cosas de un sitio a otro, mis dulces para colocar cerca de la computadora, unos huevos que ahora veo deben haberse echado a perder porque sueltan un líquido azuloso y la mayoría están resqebrajados de abajo y al colocarlos en un recipiente se derraman y necesito colocar más por lo que tiro algo del agua que veo sobre ellos, y unos jabones que estando en cajitas abiertas se me vienen encima cuando al ser gran cantidad trato de acomodarlos en una de las alacenas del baño. Quiero acomodar allí las toallas de papel kleenex y también se me vienen encima pero todo queda bajo control y mientras la muchacha permanece cerca de Vincent, yo le digo al hombre que lo hago por el bien de ellos.

En esta casa pueden quedarse a vivir el tiempo que necesiten, pero van a tener que trabajar, porque debe ser muy incómodo que mientras otras personas trabajan ellos estén viviendo allí sin hacer nada. Además, yo ya he hecho pagos para su casa en tres ocasiones, cosa que este hombre no sabía y al asombrarse, Vincent y la muchacha hacen como que ya hablé demasiado. Donde comen dos no comen cuatro si los otros dos no cooperan.

jueves, septiembre 10, 2015

Trabajo de jardín

Ayudo a alguien a recortar pasto y arbustos en su jardín y con una manguera retiro el exceso de recortes, aunque no quede del todo limpio.

Alguien (quizás tía Pepa) construye una cerca con alambre y en lo que es la puertita, veo que una de las partes está demasiado larga y sobresale hacia arriba por encima de la tela de alambre. Espero que corte ese pedazo para que quede parejo con las demás piezas de madera.

A mí me faltan algunas piezas de madera, cuando voy a comprarlas, desearía surtir mi propia lista, pero la dejé en otro carrito del super lleno de cosas y al tratar de moverlo, golpeo a un señor que compraba allí.

Mi madera deberá medir 2x2, pues es sólo para terminar un proyecto y si la pido de 2.5 será demasiado gruesa.

miércoles, septiembre 09, 2015

sexo jarcor

¡Creí que nunca volvería a la cocina de la casa de Linares y estoy fascinado! Ahora podré revisar todas y cada una de las cajas que se guardaban allí tras las cortinas de plástico (ahora hay cajas en dos lugares en vez de sólo uno, en forma de ''L'').

Por lo pronto empiezo por ver algo parecido a un view master, pero que tiene las pantallas más grandes y uno de los plásticos está mal puesto, lo que hace ver las cosas distorsionadas.Seguiré revisando.

Tengo relaciones sexuales con un hombre y estoy en una posición como de tijera boca arriba, y como él está recostado de lado con el torso incorporado, soy yo quien hace todos los movimientos que faciliten la penetración. Yo quiero que se venga dentro aunque se ensucien las sábanas, pero ahí andan unos amigos suyos con quienes también quiero estar y entonces decido que es mejor hacer las cosas más limpiamente.

Busco entre mis cosas un boleto y le digo a este hombre que tengo el teléfono de alguien a quien llamaré en caso de que quiera que él arroje a alguien de un segundo piso, no para matarlo, sino sólo para darle un susto, pero cuando me asomo, veo lo peligroso que sería asustar a alguien arrojándolo desde allí. Encuentro el boleto en otra parte y una vez dentro de algo que parece un cine me dirijo al hombre para decirle lo mucho que me gustó estar con él y adular su ego hablando maravillas de su miembro, pero está con un niño que podría ser su hijo y me contengo. Dejo mis cosas desperdigadas por todas partes y hasta una foto explícita de un pene que quería que él viera. Ojalá que nadie más se tope con ella.

martes, septiembre 08, 2015

Mal hotel

Estoy en un hotel donde ofrecen muy mal servicio. Sólo hay una lavadora y una regadera
y allí ando yo con una bolsa de polietileno llena de ropa sucia y dentro una bolsa de jabón en polvo foca. Después veo en otra parte otra detergente de marca diferente y tomo otra bolsa. No se con quien quejarme de que no puedo bañarme porque la única regadera está colocada sobre un puente de cristal a la vista de todos.

Un día salgo desnudo muy temprano por la mañana cubriéndome solamente con mis manos y veo que la vecina ha tirado dos cajas triangulares como las de las recortadoras, pero de luminarias para espejo de baño grandes, cada esfera para los focos como del tamaño de una naranja. Me llama la atención un panorámico de Ricky Martin desnudo mostrando su enorme trasero, acostado boca abajo. Como ese anuncio tiene movimiento, él cambia de posición  queda de lado, pero no le alcanzo a ver nada.

Al lado derecho de la carretera, antes de llegar a la vereda que corre junto al bosque, veo un trailer y como se me hace raro que esté precisamente allí, me acerco a ver. Aparentemente hubo un accidente, pues veo personas desnudas y semidesnudas sobre el pasto, pero ya viéndolo bien, creo que se trata de una orgía, pues las personas están sosteniendo relaciones sexuales entre ellos y los hay de todas edades.

Sigo corriendo por la vereda que tiene árboles pequeños a los lados y lo hago entre los troncos delgados, entonces veo a un grupo de niños scouts saliendo del bosque que al cruzar la vereda y dirigirse hacia donde está el trailer y todas aquellas personas, ven todo esto. Yo paso junto a todo en mi camino hacia el lugar donde escribiré mis sueños.

lunes, septiembre 07, 2015

Calle mortal

Aunque es un dia feriado, me presento a mi trabajo, y veo que hay muy pocas personas. Subo por dentro de un tubo usando una escalera de tubos de esas parecidas a las de varillas en forma de ''u'' que sobresalen de las paredes de los túneles. Yo busco la compuerta para abrirla, pero no tengo la contraseña, y el gordo que debería ayudarme, está echado de panza hablando por teléfono y no me oye. 
Cuando empieza a ayudarme, me dice que intente con la contraseña de la mañana, pero no funciona, y después de decirle que este es un día en que se supone nadie debería estar trabajando, me da otro código, que veo en una tarjeta en números cuadrados (el ocho son dos rectángulos uno más pequeño sobre otro más grande) y que es 850.

Cuando abro la compuerta, veo algunas ventanas pro donde quizás podría entrar y a algunas personas trabajando.

En Brasil camino por una calle con mucho tráfico, donde hay varios animales muertos, unos echados sobre el pavimento y otros de pie, y algunos hasta acompañados por personas, también heridas o quizás hasta muertas. Cuando creo que ya estoy avanzando, se me viene un coche encima y casi no la libro. Esto sólo sucede por una sola calle a todo lo largo, y para que nadie escape a otras calles, hay unos hombres vigilando con arcos y flechas. Yo corro y logro entrar a otra de las calles donde hay una boda con muchas personas a la mesa. Veo unas galletas que en lugar de chispas de chocolate tienen excremento y cuando voy al baño pro ahí cerca, hago del dos como si fuera chocolate y les sugiero lo utilicen como decoración en algún postre.

En mi casa cociné carne de res con repollo, papas y chiles jalapeños. Cuando llega la abuela de Terique con ellos, le ofrezco y le preparo un plato con bastante carne advirtiéndole que puede ser algo picante para ella, pero ella rehúsa el platillo argumentando que el repollo le provocaría gases.

domingo, septiembre 06, 2015

La maldición

Una muchacha que me ayuda sacando los perros a pasear me pierde uno. No se si me lo repone y lo vuelve a perder, el caso es que me molesto y la sigo. Veo que ella los hace pelear con otros perros en la calle, así que recupero al mío y corro con él en brazos.

Me dicen que Olga Martha dejó a su marido para irse con otro hombre. Resulta que no es culpa de ella, sino de un plato que contiene una profecía o maldición que hace que ella huya con un negro. Ahora habrá que revertirla si el marido también huye con él para que la deje a ella. Hasta sus mascotas están involucradas.

sábado, septiembre 05, 2015

Ciclo de películas

Paso por el cine que administra un amigo y me asombro de lo bonito que está y de la cantidad de personas que hay en él. Le comento que tengo otro amigo que también tiene un cine, pero que ahí siempre va la misma gente y a pesar de que yo me canso de anunciarlo y repartir volantes por donde quiera que ando, la gente nadamás no va.

Le comento que un amigo me consiguió algunas películas de Ninón Sevilla que son distintas a las que siempre hizo y que en estas muestra otra faceta de su carrera, donde se le va más dramática y más seria. En una de ellas aparece Ninón Sevilla bajo la dirección de Gilberto Gazcón. Se trata de la película ''Conviértase en mujer despiadada'' y entonces mi amigo me lleva a su oficina, donde me muestra una postal de promoción de una cinta donde aparece la Sra Sevilla entre un grupo de gente y con su ratón o algo, recorta a la Sra Sevilla del resto y entonces veo un poster, o una imagen donde la actriz está en una playa, siendo arrastrada por otra mujer, con su vestido húmedo apenas cubriendo sus partes íntimas entre sus piernas abiertas frente a la cámara.
Pues bien. Mi amigo hace un acercamiento extremo a su vagina y logro ver como de entre la arena, cientos de espermatozoides, del tamaño de una gallina ciega, entran dentro de ella. La imagen es animada, pero lo que me sorprende es que en aquellos años se pensara que así se podía inseminar a una mujer, y le digo a mi amigo que seguramente cuando los hombres se bañaban y se masturbaban, creían, al ver salir el semen e irse por la coladera, que era de ese tamaño y se quedaron con esa idea.

Le ayudo a limpiar este recinto y quedamos que para el 20 aniversario de su cine, yo le conseguiré una película de Ninón que pocas personas hayan visto. En rollos? me pregunta, y le digo que no, pero que me aseguraré de que tenga buena calidad.

Uno de los muchachos que estaban allí me acompaña y nos vamos caminando por calles y calles buscando quizás ese otro cine del que les hablaba y me temo pasar por casa de Martha. Llegamos a un establecimiento donde venden comida

viernes, septiembre 04, 2015

Sexo en grupo

Mientras empaco cosas en la casa grande, llegan a buscarme un grupo de jóvenes (hombres y mujeres) para tener sexo. Como hay gente en todas partes, el único lugar que se me ocurre es ir a la cocina del cuarto del fondo, pero les advierto que no hay que hacer ruido, pues podrían descubrirnos. Una de las muchachas se llama Sally y es muy parecida a Rigoberta Menchú. A ella la veo siendo penetrada por uno de los dos muchachos y les comento lo bien que se ve su vagina en acción. Como Griffith no fue yo practico sexo oral al otro muchacho y él se viene dentro de mi boca. La otra muchacha no participa.

Traigo unas piezas largas de metal que usaré en las persianas se me dificulta cruzar la calle. Afortunadamente, ya estaba allí alguien más con un triciclo con piezas de madera también muy largas que tampoco podía cruzar hasta que uno de sus perros alza una pata y hace que el tráfico se detenga. Pasamos todos. El negocio que voy a que me den un papel y a donde no quisiera regresar por lo difícil que es por lo de las piezas de metal y todo eso, tiene una enorme cantidad de perros vigilantes, y aunque no se ve que sean bravos, son molestos, pues están por todas partes. 

Saliendo de ese lugar, veo a otros perros y a personas en la calle comiendo excremento. Me da tanto asco, que les ofrezco uvas.

De regreso me desplazo por las ventanas y al salir de una de ellas veo que se descompone un inodoro. Rápidamente trato de insertar la manguerita en un orificio, pero no queda.

Llega mamá con un montón de mujeres y llena de triques un cuartito y eso me molesta. Sus amigas la acompañan y por eso no le digo todo lo que quisiera, pero si no es por un tiempo breve, tendrá que buscarse otro lugar.

Una mujer maquillada como prostituta se me acerca y le exijo se respete a sí misma y no ande de ofrecida. Que se quite el maquillaje y se cambie de ropa. Lo hace.

Para una celebración abro un enorme abanico de forma circular que muevo como penacho y escucho los cuetes. Mi estandarte tiene motivos estadounidenses, como colores rojo y azul y banderitas.

jueves, septiembre 03, 2015

Dulces alemanes

Snoopy anda afuera de la casa y lo veo por la ventana que tiene un cartón que quiero quitar porque desde afuera se ve muy mal. Como andan otros perros me preocupo y salgo a agarrar al mío. Vincent me descubre y lo increpo por la escapada del perro y le digo que espero no vuelva a suceder.

Alrededor de la medianoche voy al correo a depositar unos paquetes y allá me encuentro con la sra webbels (se parece mucho a Lucila Balzaretti) y empezamos hablando en alemán, pero después de ''Ich konnte'' mejor le sigo en inglés y ella también. Me disculpo diciendo que necesito practicarlo más. Abro las bolsas de polietileno y le muestro unas latas de aluminio sin tapa donde hay dulces de esos como huevos grandes de pascua rellenos de malvavisco para Mary Pacheco, la secretaria. La otra cajita contiene piedras, que aunque son muy vistosas, son pesadas y no se cuanto me vayan a cobrar. Webbels me dice que aunque ya traen algunas estampillas si dejo aquí estos paquetes tendría forzosamente que regresar mañana a las 11 a ver lo del porte y decido no enviar nada por no regresar mañana. Cuando esta mujer se va con su acompañante, estoy seguro que ya no la volveré a ver. Si regreso mañana, seguro no estará aquí.
La dirección del edificio de enfrente es algo de Ranch 1810 y al tratar de regresar a mi casa, veo que no puedo hacerlo a través de un jardincito muy caricaturesco elaborado a base de pequeñas piezas cuadradas de lo que creo sea madera en varios tonos de verde, que cubren un terreno sinuoso y que tiene árboles como de algodón con aserrín. 
Salgo a la calle antes de regresar por el bosque oscuro y al volver a entrar al edificio del correo me quito la bufanda o mascada para no despertar sospechas y me asalten. Por allí debo tener la ropa para cambiarme.

Desde donde estoy veo la playa y unas ballenas o tiburones. Salgo y trato de atrapar una cosa negra como un inflable que estaba sobre el agua, pero el viento la lleva y la trae sin dejarme agarrarla. 

miércoles, septiembre 02, 2015

Cruzando el mar a pie

Estoy en un lugar prehistórico con otras personas y tenemos que cruzar un lago a la usanza del tiempo, lo que me da miedo, pues no conozco el lugar y las corrientes pueden ser peligrosas. Lo que al principio parecía un río, se abre ante nuestra vista y se convierte en algo a lo que no se le ve fin, como si fuera el mar. Además, tiene a cierta altura un desnivel que causa una caída de agua. ¿Cómo harían nuestros antepasados?

Llegué eni bicicleta a una gasolinera y desde ahí veo a mi mamá pasar por la carretera en un auto de esos enormes tipo Cadillac color beige y la saludo. Como ese auto hace un ruido muy característico, la escucho cuando se regrersa, seguramente a darme un aventón. 
Cuando la vuelvo a ver, al auto es de color celeste y no usa gasolina, sino diesel, pues me pide que vaya a la oicina (que está trepada en algo a donde tengo que subir un poco y meter la cabeza por una pequeña trampa y decirle al empleado que necesitamos 40 y 40. -Ahorita? -Claro que ahorita! -Pues apúrense que no tarda en llegar toda al demás gente!

Resulta que mi mamá pondrá diesel en dos vehículos, pero yo sólo veo una pipa corta y no dos autos.

Depués voy con otras personas y me desvío del grupo por regresar a ayudar a alguien que está atado en el bosque. Tiene sus dos pies malos, como Don Beto, y sus zapatos, en lugar de tacones, tienen dos rueditas pequelas, como del tamaño de una peseta.

martes, septiembre 01, 2015

En el trabajo

En mi trabajo tía Laura me ayuda y como salgo tarde y le había ofrecido llevarla al correo y al banco para que supiera donde quedaban, le sugiero que se quede a dormir en mi casa y así mañana no tiene que regresar al trabajo desde Rosenberg.

En el suelo hay una mancha de jarabe (o varias) y hay que trapear.

Un matriomio practica sus bailes de tango. Los zapatos de ella tienen la punta reforzada.