sábado, junio 27, 2015

Los libros ilustrados

Dos amigos míos están en mi casa y les muestro un libro antiguo precioso, con bellas ilustraciones. Tengo otros libros parecidos, con ilustraciones tipo Doré, pero necesito buscarlos para mostrásrselos.

Por alguna razón no puedo bañarme allí y salimos a casa de una tía.

Después de caminar y de tomar dos camiones, uno de ellos dice que necesitará cortarse el cabello y no se que, y como yo ya voy algo contrariado porque no me siento agusto yendo a casa de mi tía solamente a bañarme, me molesto más porque ahora tendremos que regresar cuando ya estábamos a punto de tomar un tercer camión, a la salida de un parque que estaba cerrado por ser de noche.

En nuestro camino de regreso, pasamos por un callejón por el que no quiero entrar porque hay unos cadáveres como de soldados japoneses, o tal vez sean civiles, el caso es que tomamos un atajo y aún así vemos a algunas personas, no se si japoneses, corriendo rápidamente y entrando en puertas cercanas a la entrada del callejón. 

viernes, junio 26, 2015

La moneda de colección

Regresé a buscar algo que olvidé y veo algunos zapatos que empiezo a revisar a ver si tienen par y llevarme alguno. Sin que me vean, escucho hablar a quienes dicen ser celebridades pero yo creo sólo se parecen. Mencionan varios nombres pero para mí que ni los nombres son originales. No me llevo nada pues no encuentro lo que busco.

En un museo donde exhiben la trayectoria de dos atletas, alguien me da un centavito que tiene en la parte de atrás un rostro enmarcado por una banda y una inscripción. 
En otra ventanilla me regalan una tarjeta de 5 dólares pero el empleado, accidentalmente toma mi centavito y al pedírselo, me dice que ya lo echó con los demás y que será imposible encontrarlo. Tengo tiempo, le digo, pues no se si ir a la exposición de Joe Namath o a la otra, y a regañadientes, se pone a buscar la monedita. Me muestra una que me interesa pero que no es la mía.

Traigo otra que quizás sea lenticular porque creo que se mueve, donde se ve a una mujer de cabello negro en un peinado como un cono con el pico curvo como un tornado al revés, junto a lo que podría ser un Dios griego (sólo se ven sus rostros), pero quiero la otra porque es de colección. El muchacho decide ayudarme quizás para dejar de atender gente y riendo, me da unas monedas donde busco sin éxito. Después me da una caja que cargo por unlargo pasillo y antes de llegar a una banca para abrirla y revisar lo que trae dentro, reparo en que olvidé mis cosas en su mostrador y ahora tendré que regresar por ellas. No traigo cartera ni dinero encima, pero allá se quedó mi tarjeta de regalo y otras cosillas.

Cuando abro la caja veo que no trae monedas, sino unas figuras mitológicas de metal o de resina. En otra cajita que no pesa tampoco encuentro nada.

miércoles, junio 24, 2015

Inundación

De pronto descubro que se ha inundado y aunque estoy cerca de mi casa, no creo poder regresar nadando, pues el agua es mucha y la corriente fuerte. Estoy con Vincent y no quiero que intente regresar él solo. Trato de llamar a alguien en casa para ver si ya supieron o no han sentido la lluvia.

Estoy organizando mis cosas y pregunto a tía Concha si ha visto unas películas de Ryan Reynolds. Como dijo que sí, las comentamos y como yo las tengo en cassette de audio las rebobino y todo y nos ponemos a ver una donde hay unos como transformers amarillos. 
Otra persona que está allí se une a nuestra conversación y debatimos acerca de las series latinoamericanas y sus acentos. Tengo un álbum de fotos de artistas para ver diferencias entre ellas.

martes, junio 23, 2015

Toallas gigantescas

Voy en la caja de una camioneta y o me caigo o me salgo, el caso es que termino caminando y veo las cosas que se obsequian en las banquetas. Quisiera tomar loq ue me guste, y hasta veo un contenedor de plástico pero sigo camiando. En varias partes hay toallas de todos tamaños y empiezo a tomar algunas mientras hago señas para los de la camioneta y se detengan, pero la camioneta me deja y no se dan cuenta. Ya no los alcanzo.

lunes, junio 22, 2015

Crucero sensual

Tío Chemo y Tía Laura caminan juntos y los vemos a la distancia.

Debo sacar agua del mar pero se me dificulta, pues tengo que bajar a un espacio reducido de donde podría caer si em descuido. Agarrándome con una sola mano y con la otra sujetando la cubeta, sacar agua es muy problemático.

Veo que el inodoro tiene una fuga, hay que limpiarlo. Afuera anda un marinero haciendo swagger, pero sin ropa interior, por lo que cuando se agacha o se mueve de cierta forma, se le ve hasta el agujero. El sonríe sabiendo que la gente lo ve.

Juan de Dios invitó a un amiguito a este viaje que creíamos era un crucero, pero que resulta que estamos secuestrados. En un papel veo que dice que estamos en la isla negra del diablo. Nos interrogan y tenemos miedo. Hay una muchacha que hace mucho no ve a sus animalitos pues no puede escapar. Dentro de todo lo malo, a mí se me antoja y quiero sexo con el muchachito. Lo invito a que nos bañemos juntos pero batallo mucho para que salga el agua caliente y él se desespera. Por fin entra y empieza a intentarlo él y mientras expone su trasero. Veo su orificio y me pregunto si querrá que se lo lama, tomo su miembro y testículos por completo en mi boca. Me preocupa que dejé la calefacción encendida en el hotel.

jueves, junio 18, 2015

Tragaluz

Una pareja de conocidos me platican que querían hacer un techo en el patio pero que como les salía muy caro, mejor decidieron vender la casa. Yo les digo que donde yo vivo hay personas que podrían hacer ese techo por mucho menos dinero y ella, en agradecimiento, me ofrece 1,500 dólares. El marido se sorprende y veo que hace gestos muy discretos como para que su mujer reconsidere, mientras yo me pregunto que haré con este dinero que no contaba. Juntos me llevan a la azotea, donde me muestran el área que deberá cubrir el techo, y me dicen que lo quieren de blocks de vidrio. Yo estaba haciendo planes para usar blocks y ahora con esto, creo que no les saldrá tan barato, pero no les digo, no sea que me quiten los 1,500 dólares.

Cuando me dejan solo, escucho al vecino quien en una conversación telefónica, le dice a alguien que quiere deshacerse de sus vecinos, o sea, mis amigos. Corro a avisarles pero solamente encuentro a la mujer con otra amiga y les advierto. Le digo a una de ellas que revise las llamadas telefónicas para demostrarlo en un juzgado y ella se emociona. Nos abrazamos llorando. 

Voy a mi casa ya de noche y cargo mis tijeritas podadoras para ir cortando ramas de árboles al pasar. Me asustan dos hombres que pasan cerca de mí pero afortunadamente no me hacen nada.

En casa de otros amigos muestro mis tablets que compré en oferta. La amiga de mi amiga se sorprende porque la imagen abarca toda la pantalla, y le digo pero mira, cuando no hay imagen, se ve un marquito como de un centímetro. De todos mmodos estaban muy baratas y seguiré comprando mientras dure la oferta. Se me cae algo y loo recojo.

Llegan unos amigos en una camioneta, quizás sea Julio Carr, y les ayudo a limpiar el vidrio de atrás mientras ellos limpian el parabrisas. Recargado contra ese vidrio tengo un cristal grande como una pantalla de 39 pulgadas, estrellado. Ellos me dicen que no sirve, pero aunque esté roto no lo quiero tirar.

miércoles, junio 17, 2015

Ajustando antenas

Estoy ayudando a un vecino a sintonizar su antena de televisión moviendo de un lado a otro o deslizando unas palanquitas detrás de su control cuando me ve Mariana, la esposa de Juan y me pide que le ayude con lo mismo. Detrás de la antena hay unos diagramas que indican la forma en que deben quedar los controles una vez realizado en ajuste.


martes, junio 16, 2015

Ida al cine

Estamos en el cine y revisamos el dinero, porque hay que pagar 6 dólares. 
Yo quiero que Vincent pague, pues trae dinero, pero él se hace tonto y me manda a mí, y hasta se molesta porque se mete una mujer a la fila antes que yo, que perdí la oportunidad por estar discutiendo eso con él.

Camino tras ella y descubro que no están vendiendo los boletos en la taquilla, sino que hay que entrar al cine y llegar hasta un lugar lejísimos para pagar, casi casi junto a la puerta de la sala. Total, que al llegar a donde tengo que pagar, la mujer que está antes que yo, pide un pastel y el joven dependiente empieza a cortar una base de madera con un taladro que hace orificios, como para hacer que el pastel tenga palmeras o árboles. Me desespera estar ahí por no se cuanto tiempo, y cuando veo que dos jóvenes se acercan al mostrador, les digo que yo estaba ahí primero, pero ha pasado tanto tiempo, que me tuve que recargar hacia un lado.

Me quejo, diciendo que en este cine debería haber dos filas, una para los pasteles, sobre todo si van a tardar todo este tiempo en decorarlos, y otra para quienes solamente necesitan un par de boletos. Los muchachos me apoyan.

lunes, junio 15, 2015

Malas intenciones

Recorro grandes distancias en bicicleta. Distancias que reconozco y que he recorrido antes, pues se a donde voy.

Paso por donde están dramatizando una batalla en un barco o algo así y ahí se me unen dos hombres, uno jovencito y feo tipo Alex Strecci y otro más grande y musculoso, parecido a Chaning Tatum. Cuando llegamos a una casa, encontramos unos videos VHS o algo así y en ellos vemos a una mujer bañándose, lo que emociona a mis acompañantes.

Aprovechando la confusión, yo digo que me daré un baño y dejo la puerta entreabierta para que me espíen si así lo desean, pero tardo mucho en empezar, porque alguien quitó algo en la regadera y no puedo hacer que el agua salga templada, y está muy caliente.

Entonces salgo y le digo al muchacho que porqué mejor no nos bañamos los tres juntos y rápidamente acepta. Corre a decirle a su compañero. Yo empiezo a imaginarme lo que podríamos hacer juntos pero mientras lucho con el asunto del agua, veo que ellos nunca llegan.

Y llega Gerardo a arruinar mis planes, pues me saca a caminar y vemos a lo lejos una especie de fuente que lanza chorros de agua muy altos y después oro barco, y es cuando le comento que hace rato ví una dramatización parecida con marineros y todo.

sábado, junio 13, 2015

El piso de mi casa

El piso de mi casa, además de ser frágil como de cartón, es irregular, pues al centro, como una columna horizontal, tiene una pieza como de madera que sobresale, y los dos lados son inclinados, con un declive como si fuera techo. No sé como las cosas pueden colocarse allí normalmente sin que suceda un accidente, pero al pasar de un lado a otro, un pie se me hunde al romperse el piso que es como de papel, y en dos areas distintas! Esto hay que repararlo, pero en eso llega Gerardo y le ofrezco algo de comer, pero sólo tengo pan de caja rebanado muy finito y es de varios colores, como si estuviera hecho de diferentes granos.

jueves, junio 11, 2015

Aretes de pedrería

Hace dos días empecé a trabajar con Carmen Aristegui, en un negocio suyo donde venden cosas que parecen usadas. Yo le comento a uno de mis compañeros que como tenemos tiempo, deberíamos organizar mejor la mercancía, pues veo hornos de microondas y tostadores por todas partes y sería mejor que estuvieran juntos.

Carmen trae unos aretitos y me muestra uno, pues cree que no son legítimos. Son pequeños como una cápsula, y en el marco rectangular redondeado, se ve claramente que algunas de las monturas de las piedras no son de plata, pues se ven amarillentas, como si fueran de un oro muy pálido. Yo trato de conseguir una lupa para que se aprecie mejor, y para ello voy a la trastienda, donde están un montón de mecánicos, que comentan entre ellos mi llegada al negocio, y que me dicen no tener ninguna a la mano.

Cuando regreso a examinar los aretes, busco un recipiente para llenarlo de agua y usarlo como lente de aumento, pero el vasito que tengo está roto y otros empaques que están en la pared en un muestrario tienen muchos hoyos.

miércoles, junio 10, 2015

Viaje a la capital

Viajo con otras personas a un lugar que ya conozco, pero que no sabía estaba tan cerca del Palacio y de la Catedral. De haberlo sabido habría tomado esos lugares como referencia.
Tengo la impresión de que se trata del Distrito federal o alguna otra ciudad importante.

Una vez allí, abrimos la puerta a la fuerza y entramos.

lunes, junio 08, 2015

Tía Laura

Ayudo a la tía Laura a organizar algunas cosas en su casa.
Como acaba de enviudar, nos preocupa su salud, no vaya a ser que ahora por la tristeza, se ponga mal y también muera.

Yo quiero ayudarla en lo que sea, pero ella está nerviosa y no anda de muy buen humor.

sábado, junio 06, 2015

Desnudo

Desnudo renuncio a mi trabajo pero después  traigo un leotardo y una capucha.

Llego desnudo a mi trabajo y renuncio. Al darme cuenta de ello, busco un traje o uniforme muy entallado de color verde claro, pero después traigo una capucha, pues no quiero que me vean con eso puesto.

jueves, junio 04, 2015

Una vieja paisana

Mi casa está en una esquina y se la muestro a alguien. Por cada habitación que pasamos, enciendo una televisión. De pronto y detrás de esa persona, se aparece una mujer sin hacer ruido, lo que me asusta y se lo digo. Me lo vuelve a hacer y salgo a la casa de enfrente a conocer o a ayudar al vecino, pero su familia no me lo permite.
Cuando regreso, hay mucha gente afuera y yo, para que vean que ahí vivo, hago todo lo posible para que vean cuando abro la puerta y entro.
Me sigue un chaparrito muy parlanchín que se presenta como Bernard y me sigue por todas partes y hasta el porche de la otra calle, invitándome a la taquería de enfrente a comer unos tacos. En eso llega Vincent corriendo muy emocionado a preguntarme si quiero comer con él y este muchacho le dice molesto, ''move over'' o sea, hazte a un lado, y yo me molesto también por su actitud.
Lo bueno es que llega su mamá a buscarlo. Ella es una mujer delgada y platicando resulta que también proviene de México, de Cd Victoria, y que ahora es actriz y bailarina. Su primer marido fue blanco y el segundo, el padre de este muchacho, negro.
Le da gusto saludarme y se lo lleva.

Al final ya no supe si comí o no.