miércoles, mayo 27, 2015

De viaje con Atala

No se como se me ocurre ir a visitar a alguien hasta Cancún. Seguramente porque pienso que de Monterrey a Acapulco puedo llegar muy fácil y de llí a Cancún son solamente 10 minutos, el caso es que convenzo a Atala Sarmiento para que me acompañe, pues ella trae coche. De cualquier forma, me lleva hasta una central de autobuses, donde hay varias personas esperando pero nadie que atenda. Una de las personas trae niños, que juegan por el pasillo.
Cuando llegan las muchachas que atienden, las personas empiezan a firmar un libro. Yo solamente quiero saber cuanto se hace de un lugar a otro y cuanto cuesta el boleto, pero de todos modos firmo, y al hacerlo, advierto que la señora anterios a mí, tambien se apellida Villalobos, y por ambas partes. 
Yo escribo Pablo Villalobos Valdés, y al recalcar lo del acento veo que la ''zeta'' parece ''n'' y lo corrijo.
Salgo a donde me espera Atala y le digo que seguramente de aquí salen los camiones hasta que logran conseguir a las 40 personas, menos no, entonces contratan a un chofer y listo!

Cerca de allí tenemos que cruzar una carretera que precisamente ahí se divide en una parte que viene de abajo y otra que viene de la derecha. Como el tráfico que viene de la derecha no es fácil de ver porque hay una curva, las personas que desean cruzar tienen que protegerse en un resquicio al lado de los tubos metálicos que soportan al puente. Hasta allí corremos Atala y yo, pero ella decide saltar cuando ve que un camión se aproxima, pues abajo, jnto al camino que sube, hay una especie de lago, pero yo no confío en que el agua esté limpia. Veo que por el camino que sube a alguien se le desplomó una vaca y tratan de reanimarla poniéndole una inyección en un ojo, ntonces corro tras Atala bajando por la rampa y me acomodo entre otras personas que están allí, suspendidas en una estructura metálica. En eso llega un hombre orinando a las personas y yo le digo entusiasmado que me orine a mí, pues al orinar a mi vecino siento chispas de orina tibia en mis piernas.
El me orina las piernas y se va. Cuando Atala regresa se lo cuento emocionado.

martes, mayo 26, 2015

Al agua patos

Llevo algo como una patineta o voy jalando algo pesado que me jala hacia el borde de un puente o algo que está sobre un río o un cuerpo de agua, el caso es que me caigo y al temor del impacto porque la altura es considerable, despierto. No creo que el agua esté limpia tampoco.

lunes, mayo 25, 2015

Reunión familiar

 En una reunión familiar, platicamos de Olga y del aparato Nutribullet, pues nos hemos dado cuenta de lo benéfico que es. Llega Bertha y le digo que la veo más alta, pues yo recuerdo haber sido más alto que ella. Hay muchas personas más conviviendo en esa reunión.

domingo, mayo 24, 2015

Al acecho

Al llegar a mi casa paso por un lugar donde se me hunde un pie y al fijarme, veo un agujero en el drenaje que no estaba ahí antes o que quizás no había visto porque de repente lo cubren unas piedras (al hoyo) y de momento veo correr el agua dentro del tubo. Pero si en la casa no hay nadie, quien puede estar bajándole al baño o abriendo las llaves del agua?
Los perros no han ladrado, así que no debe haber nadie, sin embargo, al entrar al baño me topo con un desconocido que se sorprende al verme y yo al verlo a él. No se ve amenazante, pero me asusta ver a alguien allí que no esperaba ver.

---
Mi casa está en remodelación y además tengo un espacio en un mercadito. Caminando por la calle, alguien me da unos billetes y uno de ellos se lo lleva el aire hacia la carretera. Como no hay mucho tráfico, corro a recuperarlo, y tras varios intentos lo consigo.
Expuse mi vida, pero el billete no se me podía ir.

sábado, mayo 23, 2015

Hotel extraño

Vincent y yo viajamos y nos hospedamos en un hotel de muchos pisos y que es muy extraño porque tiene las habitaciones desperdigadas por todas partes. Unas cosas están aquí, pero otras están en otro lado. La cocina está lejos de la recámara y así por el estilo. Como olvidamos al snoopy yo quiero regresar por el o regresart antes.

En ese hotel decoran las habitaciones de manera espectacular pero después dejan gente entrar a ver los adornos y eso me molesta, pues no deberían estar haciendo negocio dos veces.

viernes, mayo 22, 2015

Gatos en la calle

Mientras camino rumbo a la casa de una persona a quien ayudaré con la limpieza, veo que mis pantalones se han achicado y se me ve la pijama, que es como de lana delgada en color rojo profundo, guinda. Una vez allí, veo junto a la mesita del jardín frontal, un adorno que son como dos pares de nalgas y dos penes entrelazados. 
Dentro de la casa limpio una mesa y sus adornitos y veo por una ventana hacia el patio de los vecinos, que está dividido por una bardita como de una hilera de blocks con macetas o plantas sobre ellos. El patio de esos vecinos está en alto. Me gusta el diseño.

Una señora me dice que no debo hacer esto o lo otro y me da instrucciones. Yo veo una especie de tablet de madera con los apps pirograbados pero que se mueven cuando yo los toco y cambian de lugar. Salgo porque ella me dice que hice algo mal y me paga con un billete de 10 dólares.

La señora gorda me espera a la salida en el jardín frontal pero ahora veo a dos hombres obesos compartiendo un dildo de dos cabezas. Nunca les veo el rostro, ni siquiera cuando salgo, porque cuando estoy de frente a ellos, algo me obstruye la vista y sólo les veo del cuello para abajo.
Ella me paga otros 10 dólares, pero con un cheque. Mientras camino vuelvo a revisar mis pantalones y ya no se ven tan mal. Por la banqueta veo a una gata parida con varios cachorritos y temo por su seguridad. Volteo hacia la calle a ver si ya viene el camión y pienso si el #2 pasará por aquí. Me queda muy lejos pero creo que tendré que regresar.

En un bote de basura hay muchas cosas y arriba veo unos pantalones. Me pregunto si me quedarán o si valdrá la pena llevármelos. Mejor ahí los dejo.

jueves, mayo 21, 2015

Rico Mac Pato

Como de todas maneras tengo que usar el baño, aprovecho para contar allí mi dinero. Tengo un cheque de 380 dólares y busco otro de 20 para completas la cantidad. En eso, llega un muchacho buscando una llave del llavero tipo pizarrón que se encuentra a mi derecha en la pared. Tengo la puerta abierta pero él de todos modos no entra, sólo me dice que la llave que él busca tiene una moneda de 1 dólar en el llavero. La veo y le digo que meta la mano y la tome, pero él entra y la toma.

miércoles, mayo 20, 2015

Finos entremeses

En una reunión en casa de unos amigos, se sirven unos entremeses cuadraditos muy suaves que me recuerdan a las pastillas contra el gusano del corazón que les doy a mis perros. Aprovecho para platicarles de snoopy y la medicina para las pulgas. Yo no me como los bocadillos, sólo los huelo y los guardo. Ellos parecen estar muy animados.

lunes, mayo 18, 2015

Asalto!

Viajo en bicicleta por carretera y llevo a Snoopy, lo que hace el viaje aún más difícil, pues ya con los conductores basta. Un auto se me viene encima y lo esquivo. Llego a una tiendita a cambiar unos bolis de sabor naranja por unos de agua, pues tengo sed y necesito algo que no tenga azúcar. El empleado me entrega dos y yo a cambio le doy otros dos.

Sigo mi camino por rampas y sorteando peligros, y cuando llego a mi casa, veo que tengo que utilizar una llave nueva. Como no la distingo de las otras, veo que tiene unas marcas y después, una vez dentro, veo que alguien dejó una de las copias colgando de la cerradura de la puerta trasera. Veo que han entrado algunas personas a robar y me defiendo con una navajita que también llevo en el llavero, y se las clavo a algunos de los hombres para seguir avanzando hacia la salida, pues no tengo teléfono para llamar al número de emergencia. Como me siguen y se me dificulta mucho buscar la llave correcta y abrir, voy saltando las pequeñas barditas hasta que llego a la calle y empiezo a gritar pidiendo ayuda. Alguien me dice que la jefatura de policía está allí al cruzar la calle, pero no veo a nadie.

domingo, mayo 17, 2015

La nopalera

Nuestra casa está ubicada en un lugar donde abundan los nopales. Tenemos los mismos vecinos, lo malo, además de las cactáceas, es que estamos cerca de varios deshuesaderos de autos y vemos como los lanzan de un terreno a otro por encima de nuestras casas. Cuando llega Vincent, le comento que uno de ellos casi destruye el pórtico del vecino Juan.
Me quejo también de la enorme cantidad de perros sueltos que andan por la calle, y en eso, aunque tengo mucho cuidado, se me escapa el Rusty. Corro tras él pero no lo consigo atrapar, hasta me dicen que se trepó al auto de la hija de Juan, así que corro pero no los alcanzo. Entran a un restaurante y ahí veo que una de las meseras alimenta a mi perro con trozos de jamón. Pensaba pescarlo allí, pero corre y se va hasta los estacionamientos, donde veo que como en un autoservicio, el auto o camioneta donde estaba Rusty acaba de marcharse. El perro corre hacia afuera, donde andan unos bomberos, y al meterse corriendo, lo agarro de los testículos y lo cargo. Curioso, me pregunto como fue que pude agarrarlo de ahí si él está operado.
De regreso a la casa me asombro de la enorme cantidad de nopales, que al ir pasando junto a ellos nos rozan la piel. Pobre perro, posiblemente se le encajarán algunas espinas. Debería haber algo que impida la proliferación de estas plantas en estos terrenos.

viernes, mayo 15, 2015

Cambio de imagen

En un programa de televisión, vemos a Lupita Sáenz, que aparece rapada y con un look muy punk. Le digo a Vincent que venga a verla, pues le he hablado de ella y no la conoce, pero para cuando él llega, ya ella trae una melena de cabello oscuro y risado muy larga.

Le digo que desde que permiten a travestis ser los peluqueros, a todo mundo le hacen el mismo look. El se ríe y me dice que si son afeminados y le digo sí, aunque afeminado no es lo mismo que travesti, en su mayoría lo son. 

lunes, mayo 11, 2015

Limpieza primaveral

En casa de Martha hay una fiesta o una reunión. No se que hago allí, pero para cuando me doy cuenta ya es tarde y ahora me urge salir de allí. Ya de salida me la encuentro, con el cabello rizado y canoso y algo como una estola de piel, rápidamente me despido de ella y corro hacia la calle.

Afuera, junto a un grupo de gente, caen de mi cartera algunas cosas a un bote de lámina que está en la banqueta y me agacho a recuperar mis cosas. El dueño del bote cree que lo estoy robando y ante la confusión, le entrego 20 dólares que originalmente eran míos. Yo estoy seguro de eso, pero como él duda, mejor se los dejo.

Todos queremos cruzar la calle pero hay mucho tráfico y es peligroso. Yo me bajo para buscar una forma más segura y veo como un hombre desesperado, coloca a su hija frente a él y apuntándole con un arma, amenaza con asesinarla si el tráfico no se detiene. 
Cuando los autos se paran, la niña corre y junto a ella muchas otras personas incluyéndome a mí, pero al hacerlo escuchamos como alguien se queja de haber llegado a ese extremo y empiezan los balazos. No sabemos quienes quedaron muertos, pero la niña llora desconsolada.

Ayudo a limpiar su casa a Lupita Sáenz. En cajas colocamos las cosas y cuando llega Helga y pregunta por algunas cosas o adornitos frutales, yo le recuerdo que entre las cosas yo ví y coloqué en las cajas unos juegos de aretitos de frutas, unos brillantes y otros mate. Se los muestro y veo que toma algunos de ellos.
Afuera, alguien colocó unos postes cerca de una pared enjarrada con cemento pero se están viniendo hacia mí. Me pregunto si la tierra está girando de forma diferente o porqué estos barrotes que estaban bien se están viniendo abajo.

domingo, mayo 10, 2015

Prisioneros

Somos prisioneros en un campo de concentración y queremos escapar. Aprovechamos la confusión y cuando al parecer todo acabó y algunas mujeres salen, yo veo que el guardia se distrae y salgo tras ellas. 

sábado, mayo 09, 2015

Hablo con Gerardo por teléfono y siento cosquillas. 
Después descubro que él está dentro de mis cobijas en la cama y me pregunto como fue que llegó hasta allí y me dice que entró por una ventana. Necesito cambiar las cerraduras, pues esto de que sea tipo pico de perico no me está gustando nada.

Gerardo trajo un montón de gatitos dizque para bañarlos porque tengo agua caliente, pero yo temo de que mis perros les hagan daño. Y con eso de que andan por todas partes, peor.

jueves, mayo 07, 2015

Haciendo del 1

Cuando voy al baño cuido de no mojarme los calzoncillos.