viernes, octubre 31, 2014

Fieras salvajes en el patio

Ya corté un jardín, pero ahora debo cortar el pasto de mi nueva vecina, se me hace tarde para el segundo corte y en la oscuridad busco la cortadora a ver si no me la han robado, es la gris y ahí está, sana y salva.

... (fragmento de sueño perdido)

Estoy en una casa de por lo menos tres habitaciones seguidas y un patio. Las habitaciones son amplias y ahí están varias personas, entre ellas Alonso, Chuy y Alberto Estrella.

Alberto me agarra del cuello y me lleva a la habitación del frente donde le digo que me está ahorcando y yo también lo agarro  de un hombro y le confieso mi amor desde que lo ví en aquella película donde salían los hijos de Lopez tarso y de otro famoso del que nunca le digo el nombre, pero quiero decirle que es alguien como David Reynoso. Después le digo que en la telenovela de los Fierro me gustó mucho como se veía.

Dormimos en el cuarto de enmedio y hablamos de telenovelas antes de dormir.
Una luz se filtra por algún hoyo porque veo, en un espacio iluminado del tamaño del rollo de cartón del papel sanitario, un rostro femenino, el haz de luz recorre y veo un ojo maquillado. Esas dos personas junto a mí no son ninguno de los conocidos.

Chuy me despierta para que salga yo a la calle a recoger el periódico y me molesto, refunfuño pero voy, pensando que están planeando algo como una sorpresa cuando yo entre a la casa. Debe ser navidad porque traen gorros rojos con peluche blanco y el mío, que me acomodo antes de entrar es igual, pero todo de cartón. Como no sucede nada cuando entro, me molesto
Afuera en el patio, entre las personas, hay animales salvajes. Un cheeta corretea a uno de mis perros y después un oso trata de comerse a una hiena, pero ella también lo muerde, mentras nosotros somos testigos de lo que pasa y no hacemos nada, ni miedo nos da.

En Argentina, voy a quedarme en casa de unas personas desconocidas por un tiempo, con todo y perros a pesar de que allí tampoco nadie me conoce. Rusty juega con un gato y temo que sin querer le haga daño. Me instalo y después llega alguien a quien sí conozco y a quien llamo ''doña Ofe'' pero cuando me salgo me pierdo y ya no se como regresar, pues ni el rumbo me es conocido.

Me llevan con Mr Mike pero él no me ve. Salgo a decirle que me tengo que ir en camión para el cine porque quiero ver una película, y que alguien pasará por mi a las 12 de mediodía. Después llamo a alguien para contarle y recuerda de una película que seguramente se le pasó y que se llamaba cannon o cannonball, algo así.

jueves, octubre 30, 2014

Snoopy

Se que snoopy está mal del estómago porque escucho sus flatulencias y cuando nos levantamos, veo sangre en la cama, llorando lo saco al patio a que haga del baño.
Salimos y anda ahí un gato. Tengo que amarrar a Rusty para que no se vaya.
No se si fuimos a alguna clínica veterinaria, pero regresamos de madrugada, cuando ya la gente empieza a sacar sus basuras a la banqueta. En un bote veo que han tirado un montón de naranjas. La claridad nos ilumina y llegamos a mi casa, que está dentro de una oficina y la secretaria me pregunta como nos fue. Cerca de sus pies, snoopy se le monta a un perrito blanco que anda ahí.
Snoopy está muy flaco pero tiene el pecho muy grande y le cuelga. Me siento triste.

miércoles, octubre 29, 2014

Dos casas, dos Michaels

Desde la ventana de una de mis dos casas, veo en un terreno de enfrente, a Michael Fiedler anunciando algo o protestando. Unicamente viste camiseta y un boxer de algodón de color gris. Alguien que debe ser su pareja se acerca para besarlo y después, él sigue con su discurso. Veo también que Rusty descansa afuera, cerca de la esquina. De mi casa, caminando hacia la derecha y al llegar a la esquina, doblo a la izquierda y ahí está segunda casa.

Como esa casa (móviles?) está muy cerca de la otra, voy y trato de hacer del baño, pero el excusado está rebosante y no sé como evitarlo. No deseando pisar el agua sucia, salgo de allí, pero entonces veo que la puerta trasera está abierta. Cuando la cierro veo que está descompuesta. Vuelvo a entrar y poco a poco voy viendo que todo está en mal estado, como si las paredes se estuvieran cayendo hacia abajo y ya nada cuadre. Los marcos de puertas y ventanas no encajan y cuando trato de repararlas con tornillos, éstos no se quedan en la madera porque tampoco los sostiene, debe estar podrida o algo así.

Llegan una muchacha y el Sr Michael Greszus, quienes me ayudan mientras platicamos.

Salgo por la puerta de entrada y veo que la pared a la izquierda, donde hay una venta,a también se está despegando del resto y no hay que dejarla caer. Desde adentro, puede verse el cielo. Tenemos que terminar antes de que lleguen una señora y sus hijitos a quedarse ahí por algún tiempo.

lunes, octubre 27, 2014

Cereal apolillado

Salgo de un lugar que podría ser un restaurante y camino rumbo a mi casa en Linares.
Para poder llegar a ella, tengo que caminar toda una cuadra atravesando una escuela, pues es la única forma de pasar de un lado a otro. Voy viendo a los alumnos y casi al final veo a un adulto, que yo creo debe ser un maestro.
En el último cuarto, que da a la calle, tienen a la venta algunas cosas y me detengo a ver. Giro a la izquierda y busco en los anaqueles y compartimentos de frutas y verduras, y en eso salen dos mujeres de algún lugar hacia mi izquierda y conversamos de lo que tuve que hacer para llegar aquí, pues esta cuadra es muy larga. Ellas se quejan de lo mismo y dicen que ya han reportado el problema y nadie hace nada. Luego hablamos de dinero y les digo que yo en Houston gano 600 dólares al mes, y luego rectifico y les digo que no, que es a la quincena. Ellas hacen comparaciones y me dicen cuanto ganan aquí y en eso veo una cara conocida, de un muchacho que trabajó conmigo en un restaurante alguna vez en el pasado.
Voy a saludarlo y platicamos brevemente.
Regreso a comprar y me llevo tres bolsas de cereal que parece ajonjolí pero de tamaño más grande, como si fuera pasta de semillitas, y además algunas (muy pocas dentro de la bolsa) son de color marrón (pastel) y verde pistache. Esa combinación de colores los relaciono con algo que ya existe y la muchacha me da el cambio, que deben ser como 6 pesos (yo le dí un billete de 5 dólares creo) en monedas rectangulares muy gruesas.
Camino a la casa y con los perros, al pasar por donde vivían los Cortés, veo que están construyendo algo y derrumbando la casa, cuya entrada está hacia la calle que sigue de Cuauhtémoc. Reviso mi cambio y lo que me dieron no son monedas, sino 4 piezas de chocolate que juntas forman la figura de un escudo. El chocolate está decorado con lo que parece oro.
Cuando llego a la casa veo que ya Vincent conoció a mis tías y que aquí pasremos la noche. El cereal tiene algo como unas polillas muy pequeñas (más que la cabeza de un alfiler) y que suben desde el fondo de la bolsa para salir y después vuelan. Como son muy pocas, no creo que haya problema si me como algunas por accidente.
Vincent desea regresar mañana a las 8 de la mañana y allí es donde yo empiezo a preocuparme, pues yo no tengo papeles y no puedo viajar de día, pues no me dejarán regresar. El tampoco sabe que haremos y le digo que yo necesito regresar con alguien con experiencia y de noche, pues de día ni haciéndome el dormido lo lograría.

domingo, octubre 26, 2014

Parkour

Ando con Gerardo, y con otra persona que podría ser Juan, recorriendo un edificio de apartamentos que al parecer no tiene escaleras y tenemos que saltar de piso en piso sosteniéndonos de los tubos de los barandales. Cuando nos entrevistamos con una mujer me da dinero pero no se si tomarlo o no, según lo que mis compañeros me dicen. Yo lo tomo y nos vamos a buscar a la siguiente persona.

sábado, octubre 25, 2014

Prevención es la mejor medicina

Estoy en un lugar donde empaco unos folletos que hablan de la prevención del VIH. Trato de meterlos en una caja, pero no caben y por más que lo intento, si los forzo algunos se maltratarán. Veo por allí a Blanca Soto hablando con algunas personas y después veo a Stephen Amell recargado sobre un barandal viéndonos, pues al parecer, como ya llenamos las cajas nos vamos. No recuerdo si caminamos hacia abajo en un desnivel o estamos en un bote y Amell nos ve desde el embarcadero, el caso es que ese barandal tiene un hoyo y por allí veo la punta del tenis de él, a la altura de mis ojos. Cuando alzo la cabeza veo su rostro. 


jueves, octubre 23, 2014

EL Primer dia del resto de tu vida

Camino por las calles de Monterrey pues voy a visitar a mi familia. Entre otras cosas, traigo una escalera telescópica en la mano. Por la calle veo otra escalera en la banqueta, semi oculta en un hueco y al pasar, un muchacho y un hombre salen a decirme que les robé la escalera que traigo. Les respondo que esta es mía y los acuso a ellos de ladrones y levantafalsos. Tanto andar me da hambre y llego a comer algo a una fondita. Antes de entrar, veo bajar de un auto a Luz María con su esposo, un hombre feo.
Después de comer, cruzo una avenida con mucho cuidado, pues los autos que se ven lejos, de repente están muy cerca. En medio de la calle hay un boiler tirado. Yo voy envuelto en una frazada negra.

Ayudo a los preparativos de una boda. Limpio las ventanas, y les cuento de cuando trabajé con Margaux y del miedo que me daba que la escalera se resbalara y sólo subía si alguien la sostenía de abajo. La coloco cerca de un arbol y me trepo en una rama que da a la barda del patio. Aunque la rama parece romperse en ocasiones, limpio lo más que puedo excepto una parte muy alta. Desde ahí veo las mesas y el pastel y hasta a algunas personas bailando.
Mi pariente se casa con un muchacho indio y hay muchos regalos. Limpio la basura y me quiero quedar con las cosas que sirven. Mientras lo hago me encuentro dos monedas de plástico con la imagen de Venustiano Carranza.

Tengo que llevarme la basura pero Vincent se queda jugando en una cosa como ''monkey bars'' dentro de una caja de madera. El muchacho recién casado y yo tiraremos la basura, pero son dos camionetas llenas, hará dos viajes?
Le digo en español que este es el primer día del resto de su vida, pues él habla tres idiomas, inglés español e hindi.

miércoles, octubre 22, 2014

La casa de las paredes rosas

Dejo a los perros a cuadra y media de la casa pues quiero ir con Vincent a alguna parte y despues decido bañarme, regreso y los encuentro casi mordiendo a unos gatos.
Tapo los agujeros con cartones y los vuelvo a colocar en su sitio, pero llegan unas muchachas, entre ellas una hermana de Barbara Mori (no se si menor, pero de tamaño más pequeño, como Bárbara en miniatura) y les digo de una señora que lee las cartas, ella vive en una casa rosa en forma de L que tiene acceso por dos calles distintas, el frente es el más pequeño y ahí se ve ella reunida con varias personas.
Desde donde estamos, se ve la parte más ancha, que tiene el portón y paredes rosas con textura como de concha molida iridescente que brilla como escarcha.
Les digo a las muchachas que cuando no tengan nada que hacer, vengan aquí a pasar el rato.
No se si todavía aquí o ya en casa, trato de convencer a un muhacho gordito como Set Rogen de que no salga armado y le digo que no se exponga, que ese nuez su trabajo, pero se va y lo matan. Me tapo los oídos mientras lloro, pues no quiero escuchar los disparos.
Cuando regreso a casa, o entro en ella, uno de los dos muchachos que estan allí me da un billete y dice, toma, porque he usado tu telefono y comido de tus cosas.Yo le respondo (en un tono exagerado) que se quede con el dinero y que compre algo rico, y que cuando lo haga, me de. Incapaz de contener el llanto le digo, a tu amigo el chinito lo mataron.
El se queda frío y no reacciona. Es feíto como Carlo delle Piane.
Escribo algo a lo que debo añadir, ''Lupita Tovar sospechosa de asesinato'' y más abajo, escribo, ''María Candelaria'', pero ya no queda espacio para escribir ''Dolores del Río''

martes, octubre 21, 2014

Drenaje abierto

Ayudo a Angélica en algunas tareas domésticas en su casa y percibo cierto olor.
Su drenaje está abierto y detrás de un sillón en su sala.
Trato de echarle agua pero después pienso que puedo dañar los muebles y no lo hago.

domingo, octubre 19, 2014

Drenaje obstuído

El drenaje se obstruye e inserto una manguera al tubo del jardín y abro la llave del agua. La manfuera entra sin dificultad hasta cierta parte y después se atora, pero insisto y logro que entre más, hasta que empieza a salirse el agua y cierro la manguera.

Acompaño a alguien a ver al doctor. No se quien de los dos es el interesado, pero ella conduce y yo se donde debe estacionarse para aprovechar y quedar más cerca de una máquina de refrescos.
Ella no se baja del auto porque no puede y pregunta que donde nos estacionaremos?
Su hija anda ahí y entramos, pues me conseguirán una cita para mí y para mi mamá.
Dentro, vemos a Ale ley y su hermano idéntico, que de tan gordos no caben por la puerta.


jueves, octubre 16, 2014

Mi casa en Linares

Tengo una grabadora que quiero recargar y para eso la conecto con unos cables a la batería de un auto, José me dice que tenga cuidado, pues yo no la quiero quemar pero veo que le sale humo.
Paseo por las calles de Linares y por la esquina donde estaba el estanquillo (del que ni me acuerdo), me encuentro con dos niñas negras y les pregunto si son hijas de Tali. Ellas dicen que sí y entonces les pregunto por Delfina, su abuela.  Un niño guerito que está por el lado de la calle 5 de Mayo dice ser hijo de Héctor, su hermano. Yo viví aquí mucho tiempo, por esta calle, les digo, y viendo las casas les digo cual es la mía, y es la más alta y derrumbara de la parte de arriba, la de color mostaza con guardapolvos cafés.
Me levanto (estaba en cuclillas) y camino hacia la esquina de enfrente, donde dicen ahora está Don Beto y pregunto por Esteban, dicen que él ya murió. Visito a Don Beto, quien me saluda efusivamente saliendo del mostrador y conversamos. Volteo hacia atrás y veo la acequia, no se si lleva agua. El dice que el alcalde les permitió dejarla.
Salgo y donde antes estaba el estanquillo aún está el fresno, pero la acequia está seca.
Camino rumbo a casa de Carmelita y frente a ella, todo ha cambiado drásticamente. Hay pocas casas, mucho monte y tumbas, aunque podrían ser por Halloween, pues cerca de la banqueta veo que son de hielo seco.
Más adelante hay un lugar donde dos escultores hacen figuras muy rebuscadas que incluyen varias personas desnudas. Todas las figuras son parecidas, sólo que en distintos tamaños. Hay una que es un gran círculo lleno de gente, esculpida con mucho detalle hasta el centro, como aquellos adornos de colmillo de marfil. Como si a una esfera sólida le hubiesen ido quitando hacia adentro hasta dejar algo filigranado en tercera dimensión.
Más adelante entro a una tienda y hablo con alguien que me molesta y salgo, pero afuera hay personas armada y me da miedo. Corro pero ya está oscuro y me pierdo. Doy de nuevo con la tienda y trato de regresar por donde vine.

miércoles, octubre 15, 2014

Fruta madura

Tengo en un recipiente unas fresas pero no estoy seguro de que todavía estén buenas. Se ven bien, pero las huelo por si acaso.

Afuera, junto al mandarino, alguien me dice que aquella mandarina que hace tiempo estaba sola, ahora está madura, y además ya hay muchísimas rn todo el árbol. Para cortarla, busco una rama que está cerca del suelo y por allí trepo.
Se me cae un muñeco y una vez arriba me encuentro unas pinzas mecánicas. Bajo con la enorme fruta en la mano y después de pelarla y morderla, doy algunos gajos a Farrah Fawcett, quien está sentada en el césped cerca de la banqueta.
Por otra parte de esta propiedad, le comento a un hombre que parece indigente a ver si recuerda la única mandarina que había antes y las muchas que hay ahora, que esa era la más madura y la única que corté y él se ríe y me ignora, como si yo estuviera bromeando.

martes, octubre 14, 2014

El regreso de Poncho

En mi casa traigo sólo un cojín delante y uno atrás, pero no me apeno hasta que alguien me toca al trasero. Salgo al patio a ver a Poncho que ha regresado, pues tengo siete años de no verlo.

Preparo algunas cosas en una venta de garage colectiva en la que estamos involucrados todos en el barrio. Busco una engapadora de pared y voy a preguntarle a alguien hasta el otro etremo del lugar, pero no tiene. Regreso bebiendo algo en un vaso y mientras sigo pensando en la engrapadora, trastabilleo y casi caigo pues sobresalen del suelo unas argollas que seguramente se usan para anclar algún poste o algo. Alguien me observa y yo me pongo nervioso. Otro vecino, quizás el que dijo no tener la engrapadora, camina hacia mí pero se cae cuando tropieza con algo como una podadora y su familia se ríe de él.

lunes, octubre 13, 2014

Relaciones sexuales

Estoy en una pieza a la cual entra una mujer y empezamos a sostener relaciones sexuales. Yo estoy sentado y ella se sienta sobre mí. Lo hacemos vía vaginal mientras le toco el trasero y el ano, y después lo hacemos vía anal. De las dos maneras se siente bien, húmedo y caliente.

Más tarde pasa un muchacho y lo invito a entrar. Curioso, le pido me enseñe su miembro y veo que es pequeño como mi dedo meñique. Trato de llevarlo a mi boca pero él siente cosquillas y se queda en la puerta y no entra.

domingo, octubre 12, 2014

Lleve a su perro al trabajo

Llevo mis perros al trabajo y después los ando cuidando. No puedo hacer nada a gusto porque necesito ver como están y donde.

Discuto con alguien y renuncio o me despiden, pero antes de irme tengo que ir al baño.
Me encuentro dos cajas grandes de plástico y recuerdo que tengo otras dos para llevarme.
El excusado está casi al ras del suelo y no se si al bajarle o después de haber orinado, se derrama. Busco la forma de evitar hacer peor las cosas, pero no puedo.

Alguien me pregunta como le haré para llegar a casa con todo y perros. Pienso pedir un taxi pero se me hace caro y después pienso en mi vecina, a quien creo poder pedirle un aventón.

sábado, octubre 11, 2014

El baño al ras del suelo

En casa recibimos la visita de una muchacha que antes de irse a dormir quiere una almohada limpia. Yo le doy una que todavía tiene el plástico protector y le digo que no se lo quite, que al fin ni le molestará. Ella la coloca bajo su cabeza y nos dice hasta mañana.

Voy al baño y veo mi abdomen con cuadritos. Aunque tengo unas libritas de más, me veo bien. Debe ser porque mi abdomen es muy velludo y eso le da más definición.

Hago del dos pero no baja y despues si. El excusado está al ras del suelo.

Un hombre extraño viene en una balsa llena de tesoros del pasado.

viernes, octubre 10, 2014

¿Salami o peperoni?

Para que en mi casa no vean lo que hago en internet, me salgo afuerita, bajo una de las ventanas a usar mi laptop. Después me alejo y desde donde estoy veo cómo asesinan a un muchachito que estaba sentado ignorante de que un francotirador lo acechaba. Le dió un tiro a la cabeza.

Empieza a llover y regreso a ver si no dejé la laptop afuera. Salí porque no quería que mi tía Concha viera lo que estaba en la pantalla.

Trabajo en un Restaurante propiedad de Lalo España, quien se enoja mucho cuando las cosas no se hacen como él quiere. Allí trabaja Esteban, un jovencito que después cambia totalmente por otra persona mayor muy diferente a él. 
Un muchacho quiere pizza para él y su mujer. Le pregunto por los ingredientes y él dice que la quiere con carne y peperoni. Para asegurarme pregunto si se refiere al salami o al peperoni. Cuando voy a la cocina, el muchachito no quiere prepararla y lo regaño. Molesto, me salgo comiendo una rebanada de sandia después de lavarmeme las manos.

miércoles, octubre 08, 2014

iPhone 6

Hay un evento o una calle muy concurrida en donde me quedo de ver con Heber y Lynn, que andan juntos. Nos vemos y nos separamos, pensando reunirnos más tarde.
En los baños públicos, desde donde se ven a las personas que pasean por el evento callejero, entro con todo y mi perro Snoopy, que es pequeño como un Yorkie.
Me baño con todo y boxer, y mientras veo a alguien sentado en un escritorio a cierta distancia, otra persona que se baña en la regadera contigua, trata de agarrarme por detrás a pesar de la división. Me molesto y me salgo.
Los organizadores del evento nos prestaron un iPhone 6 y mientras camino lo comparo contra el mío. Reviso su pantalla y sus aplicaciones. Como no encuentro a mis amigos, corro de lado para según yo verlos más pronto y me meto en líos al confundir a alguien con Heber al verle el cogote. Ahora mejro buscaré una cabecita blanca.

martes, octubre 07, 2014

Fiesta navideña

Habrá una fiesta navideña en casa de la vecina de los Bayersdorfer y mientras ella no está, yo acarreo cosas del ático para la decoración. Ya es tarde y quiero irme, pero la estoy esperando. Bajo unas guías de plástico con las que cubriré unos cables o unas barras negras metálicas, pero justo cuando lo acabo de hacer, llega ella y coloca unas toallitas sobre el barandal de las ventanas que cubren lo que yo acabo de hacer.

Arriba, en uno de los estantes de abajo hay una arpillera con cebollas o ajos, y sus pieles secas se esparcen por todos lados y son imposibles de levantar ni barriendo. Trato de limpiar lo más que puedo porque ya es tarde y me quiero ir. Salgo a revisar los últimos detalles en el patio y veo que por la entrada lateral hay huellas de lodo seco que ahora también tendré que limpiar y ya están llegando sus parientes.

En el camino hacia la entrada principal veo algo que parece vomitadas, pero hay tantas a lo largo de la vereda, que termino pensando que es una decoración tipo puré de papas.

En el patio hicieron un hoyo porque ahí irá la piñata, y al asomarme veo que abajo hay algo como cavernas y de allí salen unas como hormigas muy grandes que después veo bien y son gatos. 
Limpio afuera mientras la gente entra y sale y al pasar les digo ''con permiso''. Ellos se asombran de lo bien educado que soy y mientras camino por el pasillo principal veo a la derecha un gran salón (no me imaginé que la casa fuera tan grande) y en uno de los accesos, sobre una mesa, una colchoneta que dejó allí una muchacha regordeta. Levanto la colchoneta para llevarla al ático pero tiene dentro muchos dulcecitos pequeños como colaciones o mentas digestivas y ahora se ha hecho un tiradero peor que tengo que limpiar.

lunes, octubre 06, 2014

El último día de la princesa Diana

Mientras me rasuro, me corto las espinillas o granitos, pues tengo muchos en la cara y es por eso que nunca me ha gustado rasurarme. Converso con alguien que está ahí conmigo.

Tengo varios DVDs, y uno de ellos se llama ''Diana, su último día (2013)''

viernes, octubre 03, 2014

No volví al restaurante ''Volver''

Tengo unas cosas que debo devolver pero no quiero ver a nadie, así que designo un lugar al cruzar la calle para que nadie me vea. Sin embargo Martha, Gerardo y otras personas, se vienen a verme y yo, aunque les hago caso brevemente, me alejo de ahí.

Invité a una pareja a comer en un restaurante que yo creí era uno donde yo había comido unos chiles rellenos muy buenos, pero resulta que en este lugar hay solamente dos mesas y nos han servido algo como arroz con leche revuelto con agua de jamaica. Cuando la dueña se acerca a platicar con nosotros, descubro que se trata de Mariana Seoane. Entonces explico a mis invitados que el otro restaurante, el de Minerva y David y que se llama ''volver'', o vuelva, como ella lo pronunciaba, está por la misma calle más adelante.

miércoles, octubre 01, 2014

Encuentros caninos

Mientras corto el césped de mi casa me presento con el nuevo vecino. Al salir, se le escapa su perra y yo corro a ver a mis perros porque la suya se va a mi casa y no quiero que haya un encuentro.

Salgo de mi departamento con mis perros y al regresar noto que Rusty está suelto y no ha tratado de huir. Pero nos ha seguido un perro callejero y rápidamente evitamos un encuentro. Dentro, hay una mujer con cosas en la escalera que nos impide el paso.