lunes, septiembre 29, 2014

El patio de mi casa

Estoy en unas tiendas que se intercomunican y que están casi vacías a excepción de algunos empleados. Hago otras cosas a escondidas y cada vez toca un timbre como el de las campanitas de los hoteles (o el microondas). Quemo un CD y cuando está listo no escucho la campanita, pero voy y reviso y ya está listo. Espero me cobren aprox 10 dlls y después de recorrer las dos tiendas, me acerco a la caja para pagar.

Doy una fiesta en mi casa y nos divertimos cantando y girando en un tronco de madera que da vueltas. Salimos al pequeño patio encerrado y corro hacia algo que parece un excusado, pero que es un tipo de respiración del drenaje, según me dice Alberto. Lo llevo a ver como el nivel del suelo dentro del patio ha aumentado tanto, que las ventanas están enterradas hasta la mitad. Alberto me explica la razón y tratando de remover la tierra endurecida, se corta un dedo. Entramos de nuevo a la casa y vemos que la señora Greta ya se fue y dejó las tortillas hechas. También hizo unas tortillas pequeñitas doradas en aceite antes de irse.

Me reúno con un grupo de alemanes, converso con ellos y salgo afuera, donde me presento con tres de ellos y les cuento que hace 10 años no practico. Ellos me corrigen un poco pero se sorprenden al escucharme hablando alemán.

domingo, septiembre 28, 2014

Aracely Arámbula es detenida

Estoy en un lugar con muchos negocios que está divivido en tres áreas en forma de un ocho cuadrado. Todos los locales están a la orilla del lugar y no hay nada en los centros. imagínense un block visto por arriba.
En la esquina extrema derecha, o sea, el último en la sección del final, y para dar vuelta a la izquierda, tengo que entrar a una especie de piscina, cuya agua no se ve muy limpia que digamos.
Aún así, me tiro y salgo entre unas piedras donde veo muchos cocodrilitos miniatura, del tamaño de un chapulín. Al caer al agua, dos de mis dedos, índice y medio de la mano derecha, quedaron incrustados en una concha o caracol y temo que un aninal dentro me los muerda, así que rápidamente me deshago de él. No se que más me picó, pero después de sacudirme los cocodrilitos, el dueño o encargado del establecimiento me da un lodo para que me unte en los dedos y una galleta oreo de chocolate, pero grande, como las de nieve.
Cuando se lo cuento a otras personas, les muestro la galleta que traigo en una cajita de cartón y me preguntan si no son muy caras, les digo que en el supermercado Fiesta cuestan 2 dólares, y el paquete trae 48.
Sigo deambulando entre los puestos y en la segunda sección me encuentro con Aracely Arámbula, quien no se porqué razón, decide disfrazarse de niño. Se recoje el cabello y sale del cubículo ya transformada, pero queda tan bien, que a la salida la detienen porque aquí no estaba permitida la entrada a menores. Ella grita y yo trato de mostrarles documentos que prueban que ella no es un niño, pero no logro rescatarla.

Salgo de allí pensando en la manera de regresar y busco el lugar del lodo, pero me confundo en este laberinto y voy a dar a la esquina de la segunda sección y no a la que yo buscaba.
Vuelvo a salir y me encuentro con que mi perro me stá esperando dormido en la puerta. Me siguió pero no corrió, lo cual me hace apapacharlo por haberme esperado. Me lo llevo y empiezo a buscar a Aracely de nuevo.

sábado, septiembre 27, 2014

Experimentos con animales

Hay una fiesta en mi trabajo, lo que se me hace raro es que muchas personas tienen la nariz negra (grisácea) o traen vendajes sobre ella. 
Una de las invitadas, dice que las conchas de pan de dulce son buenas para fijar el maquillaje y se pasa una por todo el rostro, quitándole la mayor parte de la cubierta de chocolate. Aún así, otra persona y yo mordemos la concha, pero me da asco y les digo que si no vomitan ellos, lo haré yo.
Me agacho con mis pantalones de mezclilla apretados porque se que todos me verán el buen trasero que tengo, pero después temo que vean que el pantalón está roto por dentro de las piernas y las aprieto para que no  se me salga nada.
Gering y mi mamá tienen un hijito como de 8 años y anda coleccionando puntos para intercambiarlos por artículos. Muy emocionado, me muestra que ya tiene más de 70 y desea pedir un ducto de aire. En la imagen del catálogo se ve una cocina muy bonita, pero le explico que eso que el quiere es sólo el marco de la ventila, y que aún necesitaría todo el aparato que es el que produce el aire frío. Anda aquí alguien que es experto en todo esto, ojalá que él también le aclare a mi hermanito las cosas.
Mi hermanito me muestra un diccionario enorme y muy viejo, de páginas en papel muy suave como de china, donde buscamos la palabra ''carrera'' o ''carrington''
En el área de lavandería, encuentro algunas monedas, muchas de ellas de 25 centavos de dólar. Procurando que nadie me vea, las tomo todas.
En una cajita de madera, traigo dos papas y otras frutas y verduras. Pienso decirle a la gente que se hagan sus bebidas, así que yo traigo en mi cajita un molino desarmado.

Afuera de un edificio grande veo un gato echado y creo que está muerto, pues hay un líquido obscuro cerca de él. A su lado veo un orangután amarrado boca arriba (con su cabeza hacia mí) y que tiene algo rojo como fuego en su estómago. Alguien me dice que están haciendo experimentos con ellos. El gato seguramente sólo desea estar cerca del calor y el mono se retuerce y grita de dolor.
De pronto, volteo de nuevo y el mono es un cerdo echado sobre su estómago con algo verde luminoso sobre los ojos, como si fuera una rendija.
NO se como evitar que los estudiantes sigan haciendo experimentos.

jueves, septiembre 25, 2014

No hay refrescos

Estoy en una tenda como de conveniencia, donde quizás también haya gasolina. Snoopy me acompaña y me preocupa, por lo que estoy constantemente vigilándolo. Veo que tiene pulgas y se las trato de quitar.
Subo al techo y como me arrimo demasiado a la orilla, se cae. Desde abajo trato de componer ese asunto, agarro la pieza de concreto y la empujo hacia arriba pro la pared. Cuando logro que esa pieza quede donde estaba antes lo que me preocupa es la grieta entre esa pieza y el resto del techo, pues hay que repararla también.

Llegan unos clientes y me piden un refresco Brisk. Les pregunto que si lo quieren en lata o en botella, pero en la hielera no hay nada de refrescos, pura basura y latas vacías flotando en el agua oxidada.

No se donde estaba cuando veo que alguien baja la cortina y me quedo solo pues para cuando salgo, la última camioneta se va sin escuchar mis gritos y todos se van sin saber que aun estaba yo alli.

miércoles, septiembre 24, 2014

Muñeca, bajo un cielo de esperanza

Me encuentro con varias personas y le digo a una prima de Amira, en tono de burla, acentuando mucho lo de ''es tu pariente'', acerca de la prima muñeca y le cuento de la telenovela del mismo nombre, que en ese tiempo estaba al aire. En la conversación yo digo que ellas se apellidaban Montemayor, pero después recuerdo que eran Palomino. 
Doña Ema y su hermana Eva.

martes, septiembre 23, 2014

El gato muerto

Me encuentro en un lugar donde hay muchos animales. Me desespero y lanzo un perro hacia la casa del vecino y llega patinando sobre su estómago. De entre los gatos hay uno que golpeo y creo que maté porque veo que no reacciona y hay algo oscuro bajo su cabeza. Después veo que está vivo. Una muchacha dice que es suyo el gato gris y yo hago como que el gato me cae bien y se lo entrego.

lunes, septiembre 22, 2014

Tormenta en Veracruz

Estoy en un lugar muy concurrido. No se si hay filas para recibir algo o para repartir, pero yo recorro los tianguis y llego a uno donde hay sweaters. Los veo y elijo uno que me gusta y que es gris, de muy bello diseño, que cuando meto la mano para tocarlo por dentro, hasta parece encaje, transparente. Lo único que no me gusta es que tiene la marca integrada en el tejido de la cintura y me molestaría que la gente la viera.
Me desanimo y sigo viendo.
Me detengo cuando empiezo a sentir fuertes vientos y alguien dice que hay tormenta en Veracruz. Miro hacia donde está ese estado y veo las refinerías. Veracruz está enfrente, sólo nos divide un cuerpo de agua como un lago.

Cuando empezamos a organizarnos, me uno al desfile de TVazteca, que traen uniformes de color celeste. Me quito la camisa y me quedo frente a las filas. Las personas de donde estaba yo antes se molestan y vienen a quitarme de mi lugar. Así que cuando todos abordan el camión de evacuaciones, no me incluyen. Me quedé sin Juan y sin las gallinas.

Cuando decido irme con la gente del pueblo, miro hacia una tienda y veo a alguien que me recuerda a Olga Laura, en aquella época en que tenía espinillas. Otras personas también tienen. Busco la procesión y paso por el cementerio. Veo un grupo de niños y me uno al pueblo. Mientras vamos caminando a la par del camión, le quito las pulgas a snoopy. Un hombre en el camión se va quejando de que ya cerraron la cantina.
Todavía ni llega y ya va pensando en la cerveza que no se va a poder tomar.

sábado, septiembre 20, 2014

Mi ciclo escolar

El edificio donde trabajo tiene más de 140 pisos, pero los trámites todavía se hacen yendo a buscar a las personas a sus escritorios. Alguien me lleva a firmar un documento antes de irnos y caminamos durante mucho tiempo, después de conseguir dejar el documento allí o traerlo firmado, a la hora de bajar, le sugiero utilizar el elevador express.
Por alguna razón esa persona no acepta mi sugerencia y seguimos caminando.
¿Cómo podemos estar tan alto sin siquiera sentirlo?

En casa de tía Pepa nos encontramos una foto de alguien recibiendo algo que podría ser una licencia de conducir. La persona me recuerda a Yolanda Aguirre, la hermana de Indalecio. Ese documento tiene fecha 1969 pero en ambas esquinas, como en marca de agua, dice 1960 y 1970 (será generación 1960-70) 

Afuera en un jardín, quizás en una plaza pública, pregunto a una muchacha cuando entré a la escuela y dice que en 1969 y que salí en 1973 porque había un programa donde uno elegía entrar después cuando ya se tenían algunos conocimientos. No le creo y discutimos porque yo alego que yo recuerdo a mis seis maestros de primaria, o sea que sí estuve allí seis años. Mi mamá está allí pero ella que va a saber si ni estaba conmigo en ese tiempo.

viernes, septiembre 19, 2014

Pulgas de gato

Ando en los techos y por cornisas escondiéndome de alguien

Baño y saco a caminar a los perros con cuidado para que no corran ni les hagan daño un leon que anda suelto por allí y otro perros. Veo un gato que tiene moscas en unas llagas en el lomo y lo baño quizás también para limpiarle la herida. Con el chorro del agua, veo que tiene pulgas.

Ayudo a alguien a construir una banqueta. Yo acomodo los ladrillos (que tienen perforaciones paralelas por las que pasa la luz) y unas piezas de madera. NO se si abajo hay una zanja y si lo que hacemos es parte de una barda, pero llegan unas muchachas a quienes mandó la persona a quien ayudo para preguntarme donde podrían comprar barniz para madera y les digo que vayan a HOme Depot, donde hay barniz en tres tonos, pero que a ella no le gusta el más oscuro (será Angélica o Martha?)

Mi ayudante opina algo, pero está ocupado y no puede acompañarlas.

miércoles, septiembre 17, 2014

La nube negra

Al restaurante donde trabajo llega la hermana menor de la muchacha que me entrevistó para el empleo. Platicamos y nos hacemos novios. Vamos a una de las mesas y allí le confieso que soy gay. Ella se sorprende, pero le explico que la única razón por la que no se lo dije a su hermana fue porqué no me lo preguntó y no ando por la vida con un letrero.
A ella parece no importarle y como a mí me cae muy bien y creo que podemos seguir juntos a pesar de todo, decidimos continuar. 
En eso vemos una nube negra que cae sobre la ciudad y pronto todo queda completamente a oscuras. Trato de no moverme de donde estoy para que no me pase nada.
Después de ese incidente, vemos que alguien tiene de esos Cds que venden por un centavo, pero que después, al ir avanzando el tiempo, terminan costando hasta 55.67, como ese de Enzo no se que.
Mi novia salió en una película de Meirelles y me muestra el VHS donde están los créditos.

martes, septiembre 16, 2014

El salpullido canino

Veo que los perritos están o jugando o peleándose y los separo. Al cargar a snoopy veo que tiene muchas ronchitas en una pierna y que se ha estado lamiendo, pero también gotea sangre. Me asusto y grito: LANACANE!

Vincent no reacciona y le vuelvo a gritar lo mismo. El sale y regresa con dos botes de algo que no es lo que pedí y vuelvo a gritar. Necesito el aerosol para esterilizarle la herida y que deje de darle comezón.

lunes, septiembre 15, 2014

Qué fantástica la fiesta

Cuando llego a casa de tío Chemo, me encuentro con que está llena de gente, además de su familia, sentados todos alrededor y empiezo a presentarme. Doy la mano y saludo a algunos adultos, pero como están entre ellos algunos menores y a esos no los saludo, termino haciendo un ademán con la mano para que toda la habitación se de por presentada.

Ai ir pasando por los demás cuartos, mientras me pregunto si esta enorme casa no será mía, voy viendo que la gente se cuenta por miles pues cada área da a otra y al final es como un estadio al aire libre, una gran fiesta hasta con puestos, donde aparte, podemos mandar correo si lo dejamos en ciertas mesas para que después vengan por él. Me quito la camisa y me siento, pues dicen que pasarán una película.
A pesar de estar el día muy soleado, la proyección se ve perfecta y como antes pasan un video contry donde canta Kenny Loggins, la pantalla ha sido recortada de acuerdo a su silueta. No se cómo le habrán hecho, pues la imagen no se sale del contorno. 
Cuando acaba el video, no hay película, así que me levanto para irme, pero ya no traigo pantalones. Me da pena andar sólo en la trucita tipo bikini, pero me aguanto.
Después ya traigo de nuevo toda mi ropa y empiezo a quitarme una playera por debajo de la camisa, o sea, sin quitármela.
En eso voy tratando de encontrar rostros de familiares o conocidos, cuando siento que me pellizcan una pierna y volteo. 
Volteo a la derecha y unos pasos atrás, sentado y apenas asomando la cabeza está un muchacho vestido de policía, es de piel blanca y ojos pequeños, con bigote, aunque no tan grande, me recordó a Don Catarino de Eusebio Pirrín, sonríe, pero yo no me detengo a platicar con él.
Sigo mi camino y veo en una de las mesas una caja llena de pelucas y en otra un montón de paquetes para el correo, y a uno de ellos se le están despegando las etiquetas de las esquinas.

domingo, septiembre 14, 2014

Pérdidas y hallazgos

Platico con un amiguito de Juan Benavides en mi casa. Vemos una televisioncita como de 6 pulgadas. Descubro que no se llama como creíamos pues le ha estado mintiendo a Juan.
Cuando se va y recorro el resto de la casa, descubro que me han robado, pues me faltan varias televisiones planas y otros aparatos. Rápidamente llamo a la policía, pero en mi urgencia, marco 999 en lugar de 911 y tengo que volver a empezar. En eso veo que llega una camioneta del color de la de Vincent, con una caja atrás llena de muebles.
Me imagino que son para amueblar su recámara, pero después me entero que vienen de la mueblería Treviño, pues según ellos, yo firmé. 
Discutimos, y cuando por fin uno de los muchachos me pasa su teléfono para que yo hable con quien orquestó todo este lío, y como no encuentro a Gerardo por ninguna parte, pido a Michael Fiedler que se comunique él con la policía mientras yo aclaro el asunto de los muebles.
Gerardo está en casa de una vecina haciendo del baño, así que no lo veo, y regreso a mi casa, donde veo que tampoco la policía ha llegado.

--
Al día siguiente mientras saco la basura, le cuento al Sr Fred el asunto de los muebles y él dice que pronto comprobarán que yo nunca firmé y no habrá problema. Hablamos y después él regresa a su casa con algo que parece un gato blanco muerto o de peluche que no se llevaron.
Yo, camino a casa, veo en una banqueta unos caballitos de juguete y me acerco a ver si me llevo alguno, hay de varios tamaños y tienen crines y colas sedosas como el cabello de las Barbies. Uno tiene unas muñequitas muy pequeñitas enredadas en la cola y la sra de la casa sale a decirme que tome lo que quiera. Entonces empiezo a llenar mi carrito con pastelitos individuales, jabón líquido para manos, shampoo y otras botellas que están allí y que se ven en buen estado.

viernes, septiembre 12, 2014

El tilo y la gata

Alguien divide el terreno entre las tres casas de forma muy extraña, en una especie de triángulo de líneas no rectas y rocía las mismas con un polvo blanco para repeler a las hormigas. El problema será cuando se corte el pasto.
Gary y Roy viven en una de las casas, la que tiene una cochera al frente de la puerta, con los dos lados abiertos y una pared donde debería estar la entrada, donde colocan repisas para los adornos, libros, etc. En los dos lados abiertos, debo colocar una cerquita de madera blanca pequeña.
Gary y Roy acaban de regresar de Alemania y volvieron con novias. Como ellas se quedaron allá, mantendrán su relación a través de cartas.
Gary prepara un sobre grande donde escribió algo (espero que sea la palabra frágil) y me mandan al correo a depositarlo, con dos estampillas impresas en b&n, y otras dos con los rostros de ellas, pero a estas se les están despegando las orillas. Uso poquisímo resistol para no manchar, pero aún así, mancha. Espero que nadie lo note.
Otras dos muchachas aprovechan y me dan dos sobres más. Una de ellas es una actriz famosa de telenovelas y me entrega un sobre que trae la dirección escrita en caracteres como chinos y la otra ya trae una estampilla de 29 cvs pero podría necesitar mas. Yo pagaré por todo y después me reembolsan.
Pero antes de llegar al correo debo terminar la cerca que empecé y como ya no tengo tiempo, alguien se ofrece a ayudarme cortando las piezas pequeñas, que uno con clavos, y esas van unidas a las más grandes con tornillos. Un torillo es muy largo y tiene el agujero lleno de grasa, por lo que no logro hacerlo girar con el taladro, y otro tornillo lo meto mal y no agarra nada de madera. Ya me tengo que ir, el hombre lo corregirá, busco camión al correo pero como veo que queda cerca me voy caminando.
En el correo el sobre ahora es una caja grande como de regalo, y mientras una de las señoritas lo prepara, busco el libro donde puse una de las cartas y vemos que la otra contiene unos CDs chiquitos, por lo que me llaman la atención, pero yo les digo que yo ignoraba eso, pues ninguno de los envíos me pertenece. Necesitan plástico de burbujas o algo para proteger, yo consigo papel cortado no como confetti, sino de las perforadoras rectangulares para libros de espiral. 
En un estante veo el libro titulado ''el tilo y la gata''. No se lo que es un tilo, pero en la portada veo una especie de ratón o murciélago de orejas muy grandes y maltratadas (creo que hasta con un arete), desafiante, con las manos en la cintura.

jueves, septiembre 11, 2014

Los paraguas

Camino por la calle tomándome una soda de lata y empieza a llover. Entro a una tienda y como traigo más cocas, no quisiera que creyeran que me las estoy robando, así que me vuelvo a salir. Mi paraguas, que antes era largo y de color negro, ahora es de los que se contraen y se hacen muy pequeños. Y traigo dos negros y otro en blanco y negro con ese estampado pata de gallo que parece rombitos entrelazados.

miércoles, septiembre 10, 2014

Clara de huevo a punto de turrón

Me compré dos televisiones planas nuevas. No son muy grandes (alrededor de 20 pulgadas), de hecho, la que yo creía más grande es más pequeña que la otra, pero tiene un mueble enorme, plano también, que es como del tamaño de la parte inferior de un tocador, donde van los cajones.
Una de ellas, por detrás, tiene muchísimos compartimentos donde, al girar una cosita u otra, aparecen cables para todo lo que haga falta conectar. Después de revisar dejo todo como estaba. Desde dentro de mi casa veo al exterior a ver que pasa, pues escucho ruidos.

No se que edad tengo ni donde estoy, porque descubro que no es mi casa, pero debo ir a la escuela y me pongo a ver en la televisión el programa de una mujer que hace de niña. Alguien inventó una pieza de pvc transparente (como con lo que forrábamos libros en la escuela) que ella se coloca en la cabeza para no despeinarse o ensuciarse el cabello mientras dura el programa. De lejos casi no se nota que la trae puesta. Pienso que mientras veo esto debería estar desayunando, para no perder tiempo. Por algún error o accidente, en lugar de enviarme a un departamento fui a dar a un hotel y cuando veo que tengo un teléfono celular le llamo a Claudio para que venga por mí, pero no se la dirección.
Busco un folleto de la compañía que nos patrocina para ver si allí viene anotada y veo a una mujer hablando por teléfono acerca de una toalla, no se si la desee devolver, pero después de olerla, la hace rollo y la empaca en su bolsa original.

Todavía ando comiendo algo cuando Claudio ya está sentado y mientras Olga prepara unas claras a punto de turrón, con movimientos muy rápidos de su mano porque anda de chistosa, yo le digo a Claudio en voz baja lo del error que me envió a este carísimo lugar, y le digo, ''pero creo que lo valgo'' y cuando se lo digo guiño un ojo y giro mi nalga derecha de modo que pueda tocarla con uno de mis dedos. Cuando termino la frase (valgo) extendo la letra ''o'' exhalando como si fuera a limpiar un vidrio imaginario. El repite esa frase y ríe de nuestro chiste interno.
Veo en una revista un betún parecido al de turrón, pero en color rosa, encima de algo como una galleta, entre otras cosas, y le digo a Olga que quiero algo igual. No se que planes tenga ella para ese turrón, pero me ignora y sale de ahí con su tazón aún batiendo.

lunes, septiembre 08, 2014

Mi proyecto

Estoy en un lugar que parece un restaurante o una cocina y ando buscando algo en unos frascos que deben estar en alguna de las alacenas. 
Bajo la alfombra se nota que la madera se está separando, en una línea que divide la casa en dos. Cuando alguien me pregunta, yo pienso que no debe ser difícil de reparar, pero hay que irse por debajo y hacerlo.
Cuando salimos a comer me llevo mi libreta (no quiero llevarme todo el maletín) porque estoy preparando un proyecto que sorprenderá a todos y es que hagamos un canal de televisión. Como todos los programas serán hechos por nosotros, tendremos mucho trabajo y hay que empezar en eso de inmediato para no andar después ''al filo del precipicio'', preocupándonos en el último minuto.

Platicando, pasamos por varios lugares y llegamos a uno donde dan refractarios llenos de lechuga para hacer nuestra propia ensalada. El muchacho que nos acompaña comenta que en una ocasión una hoja de lechuga estaba en el suelo y así se la dieron a alguien.
La mesita tiene los cuatro asientos (o la banca) de un sólo lado y como primero se sientan las dos muchachas y después el muchacho, me toca dar toda la vuelta a la mesa (hacia mi izquierda) y me siento al lado de él.

Una mesera chaparrita, que parece estar embarazada, camina frente a nosotros hablando con un cliente (que está al extremo derecho junto a la pared con otro joven y un hombre mayor), diciendo que el podría ser el padre de la criatura. El hombre que acompaña a los dos muchachos pide hablar con el ''king'' que me imagino es el manager, llamado así el lugar tiene nombre real (en el estilo de Burger King).

domingo, septiembre 07, 2014

Maseca

El señor Fred salió del hospital y vino a verme. Trae el cabello rizado y cortito (abajo de las orejas) y se ve bien.

Tengo un papel o algo donde viene la imagen de una bolsa de maseca, pero no es maseca, pues ahí se aclara que aunque sean similares, no se trata de harina de maíz molido, sino de otra cosa.

sábado, septiembre 06, 2014

la puerta verde

Estoy en la cama con dos heterosexuales curiosos. Nos acomodamos y quedo enmedio. A uno nunca le veo el rostro, pero el otro, que en determinado momento se coloca debajo de mí viendo hacia arriba, es un hombre muy poco sexy, parecido al actor del comercial de Tide+ (crisis, yo no tengo crisis). Yo estaba viendo otra cosa, pero alguien cambia de canal y ponen al chavo del ocho en las dos televisioncitas conectadas por un alambre.

Me levanto creyendo que ya es hora y veo el reloj, es apenas la 1 y feria de la mañana.
--
Pinto una puerta el color verde pistache pero ahora ya no se verán los números
a menos que los delinee con alguna otra cosa más oscura. Veo seis números pero solo recuerdo un 4, un 6 y un 0.
Aparece Claudio y le tengo una mala noticia, pero ahora la puerta es lila, los números morados y en relieve. Después de la mala noticia, dice que necesita algunas cosas y podríamos ir a Galeana o Saltillo a comprar bisutería. Quiere hacer unos prendedorcitos, le ofrezco herrajes para aretes que ya tengo. La mentira se convierte en obra de teatro que todo mundo se acerca a ver. Debíamos haberla hecho afuera en la calle. Por allí anda un feito como Luis Gerado Méndez que grita su papel. Creo ver a alguien allí que ya conozco de un sueño anterior.

viernes, septiembre 05, 2014

Negocios en un Coliseo

Salgo de un baño público y entro a unos negocios que están todos en ristra, en los que después de entrar en uno debes pasar por todos hasta llegar al final, y al centro hay un espacio como el círculo de arena en una plaza de toros. Por alguna razón dejo mi maletín en alguna parte que después no recuerdo y más tarde ando en silla de ruedas sin precaución recorriendo todos esos negocios. 
Uno de los lugares cerca al centro es el Centro Cultural Alemán, y veo que están colocando anuncios promocionales en la entrada.
Junto al CCA está un lugar de envíos, como FedEx, pero una vez en el centro, ya no me premiten salir por el mismo negocio por donde llegué y yo necesito recuperar mis cosas.

Entro por otro negocio pero mi grabadora de DVDs está en otra parte, así que trato de regresar por otro UPS y me bloquean. Un hombre me distrae pues trae un aparatito en un brazo, que al colocarlo cerca de su rostro, este cambia. De pronto está lleno de pelos cono Chubaca y es cuando noto que han bajado unas barreras para que yo no intente pasar al área donde ellos clasifican los paquetes.
Les digo que necesito comprar una grabadora a ver si me dejan entrar pero ellos van a buscarla. Si la encuentran, alargada y pequeña como las perforadoras de 3 agujeros, veré como hago para demostrarles que es mía. Dice SMART recorder o algo así.

jueves, septiembre 04, 2014

La puerta endeble

Mi casa tiene una puerta al exterior que es muy frágil. Además de ser delgada no cierra bien. Es doble y por más que uno las dos hojas con cualquier empujoncito se abre, aunque tenga llave. Necesito una puerta más fuerte.

Dos mujeres tratan de entrar y como las conozco no se los permito, pero ellas son tan agresivas, que me rompen la puerta. Coloco la mesa como obstáculo pero el piso es muy liso y la mesa muy liviana, por loq ue no ofrece ninguna resistencia. En lo que ellas platican afuera, yo salgo al patio a buscar una tranca, pero cuando llego al montón de madera, otra mujer que anda allí con su marido, elige el mismo trozo de madera que yo.
Le explico la razón por la que yo lo necesito pero al final se lo cedo.

Veo que mi perro no se baja del porche aunque la pareja ande ahí conmigo revisando la madera. Las mujeres, que ahora que las veo bien, andan en bikini, por fin se van, las veo por una rendija.

miércoles, septiembre 03, 2014

El niño y el perro

Estoy en un lugar con dos albercas que cubrirán con lonas después de cerrar. Ando ahí con mis perros y me pregunto si dejan las albercas abiertas ellos se podrían bañar, pero cuando las cierran ellos caminan sobre la lona y temo que se rompa. Por ahí me encuentro un gatito que se parece mucho al mío pero cuando lo tomo creyendo que sí lo es, descubro que no y lo suelto. Después pienso que quizás debo ir por él para entregarlo a su dueño, pero ya no lo veo.
En la rebatinga de que están cerrando y todo mundo se anda saliendo, veo en el suelo una caja abierta con un DVD dentro y lo tomo. la caja está toda apachurrada y el DVD tiene la imagen de la pequeña Lulú pero al voltearlo para ver si no está rayado, veo que por detrás trae otro dibujo, similar al de la caja, y me quedo con él guardándolo con otros que sí eran míos en una de mis dos bolsas.
Me desespero esperando a Vincent, que no regresa por mí pero cuando ya todo mundo se ha ido y no veo su camioneta, salgo y lo veo al cruzar la calle, como acabándose de sentar y voy hacia allá. Al abrir la puerta quisiera colocar mis bolsas en el asiento trasero, los perros aparecen de debajo del asiento y Rusty se vomita. Vincent se pone muy nervioso y yo más, él porque quiere que el perro mismo limpie tragándose su vómito y yo que me urge entrar pues está lloviendo. Vincent usa un paraguas y no puedo mover el asiento hacia adelante.

Me trepo a un árbol y noto que muchas de las ramas están demasiado secas y quebradizas. Me voy bajando cuidadosamente para no caer. No se si este asunto de las ramas que se pueden quebrar responda al hecho de que alguien mató o piensa matar a alguien. A mí?

Creo que estoy muerto y camino como fantasma siguiendo a un niño a quien sigue un perro y que entran a un lote por una tabla floja de la cerca. Yo lo hago por donde se pasó el perro, y esa tabla no está suelta en su totalidad. Creo que el niño entra a lo que parece una iglesia porque tiene bancas a ambos lados pero dan hielos en un vaso y algunas personas cargan sus botellas de refresco.

Como no encuentro al niño, salgo y entonces lo veo afuera, él y el perro están dormidos en un cartón en medio de la carretera. Al verme pasar abre los ojos, los jalo hacia la orilla y a lo lejos veo una tv que no está encendida. Debe ser muy grande para que yo pueda verla desde acá. Les digo que vayamos a otra parte pero no quieren seguirme.

Visito a una pareja que conozco quizás porque sea de mi familia, pero cuando llego a su casa veo que son mis vecinos, Karla y su marido, quienes me ofrecen pasar y sentarme.

martes, septiembre 02, 2014

Rifles con soportes plegadizos

Tengo un teléfono celular de esos que toman fotos, rojo, grandote, como de 7 y media pulgadas por 3 que se doble o abre muy raro, pero que me sirve para investigar muchas cosas, hasta cuando estoy en el baño.
En esta ocasión, cuando termino se me cae y tengo que sacarlo de una bolsa de plástico que está sucia por dentro y temo que se haya manchado. Lo saco con cuidado pero queda el piso manchado con agua sucia y corro a la cocina por toallas de papel, que por cierto no absorben nada. Estoy muy apenado, pero uno de mis amigos trae un trapeador y seca y limpia todo en un santiamén. El otro muchacho anda ahí tratando de platicar pero yo estoy avergonzado.

Al cortarle el pasto a BJ veo que tiene en medio del patio dos machetes, uno con el filo horizontal y el otro con el filo hacia abajo. Ella desea dejarlos ahí por si tiene alguna emergencia y debe usarlos, sin que nadie más lo sepa, pero con pasto encima no logro ocultarlos y buscamos otra forma de disimular su ubicación.

Ella se va a platicar con alguien y yo encuentro un hoyo en el suelo, y como ahora lo que trato de ocultar es algo como una cadena vieja de bicicleta, gruesa como esas serpientes de juguete que se mueven solas, coloco una ahí y la otra cerca, cubriéndolas con un trapo. Cuando BJ se acerca le explico que de esta forma, la gente creerá que ella está protegiendo las plantas con la sábana, del frío, y al mismo tiempo no verán las armas.

Ella se queja diciendo que ya nunca más quiere volver a disparar, pues cuando su marido vivía, ella era quien siempre andaba atrapando ganado que huía o presas pequeñas. No se si lo que tiene junto a su pórtico sean armas similares a las que ocultamos, pero estas parecen ser rifles con un círculo abajo, con el mismo sistema de las víboras de juguete, y que en reposo pueden guardarse en cualquier parte, pero que si uno las agita con fuerza una vez, el círculo se endurece y puede sostener el arma como si fuera una rueda de bicicleta.

lunes, septiembre 01, 2014

El helicóptero

En casa de tía Pepa, reparo unos escaloncitos y me quedo con la madera sobrante. Le digo a ella que no se cómo cortar una de las piezas más gruesas, pues no quiero hacer ni mucho ruido ni mucho esfuerzo. Dejo ahí las herramientas hasta otro día, martillo, etc.

Baby Lane es una compañía que se dedica a exterminar pero no se si personas o plagas. Tampoco se cual es mi conexión con ellos, pero dos mujeres de mi familia me piden que las acompañe para comprobar que no estoy tramando nada. No traigo zapatos y guardo unos que encuentro por allí.

Tengo ganas de orinar pero las mujeres no dejan de platicar y los baños no tienen pared, sólo macetas hasta cierta altura, pero de todas formas siento que carece de privacidad.

Me despido de Atala Sarmiento que se va para Argentina, primero de una forma muy emotiva pues me duele que se vaya y la extrañaré y ella también, pero después bailo desnudo con ella mientras las personas nos observan.
Estoy delgado y tengo mucho vello corporal, me veo bien sin ropa y no siento pena.

--
Subo a un helicóptero con unso amigos que ni son pilotos ni tienen licencia, así que volamos muy mal sobre las casas y finalmente caemos en un patio. Me repocupaban los cables de la luz.
Otra vez voy al baño pero esta vez dentro de una casa y no dejo que el perro beba agua del inodoro. Hay una muejr enla bañera y aunque platico con ella, no dejo que me vea.