domingo, agosto 31, 2014

De azul y rojo

Estoy en un lugar que es como un centro nocturno o un baile, y necesito una pantimedia. Me acerco a una de las muchas mesas y le pregunto a una mujer mayor, quien acepta prestarme la suya, pero cuando lo hace me da mucho asco y no la tomo.

Cuando ya nos vamos veo que anda mucha gente más vestida como yo, con los colores azul y rojo, que seguramente está de moda. Entonces recuerdo que olvidé mi playera, pero creo que puedo regresar a preguntar por ella otro día, o el lunes, cuando regrese al trabajo.

Rumbo a mi casa llego a una panaderia, donde conozco al muchacho que atiende y veo que el pan más barato cuesta 1 dolar, y también hay galletas 10 x 1 dolar tipo ojarascas. Por el precio del pan yo creo que siempre no compraré nada para llevar a casa.

Estoy sentado en mi oficina y pienso que podría modificar la puerta para hacerla más accesible al negocio. Cuando me levanto y salgo, noto que la entrada ya no da a la calle 5 de mayo, sino a otra, y veo como se anexó a otros terrenos, de donde quitaron lo que había para agrandarlo. Desde ahí veo que la barda es muy alta, está en un color oscuro que puede deberse al moho y tiene unas ondas como si fueran picos de jarra que en un principio pienso sea porque se está viniendo abajo en esas partes, pero que después creo que sea un diseño de quienes la construyeron.

sábado, agosto 30, 2014

El número teléfonico

Estoy platicando con un muchacho que dice llamarse Max. Tiene unos ojos muy bonitos y la barba tan sutil como una sombra. Quiero quedarme sólo con él para darle mi número de teléfono, pero en eso llega un señor y se queda mientras habla con un amigo suyo con quien quedó de verse y ya no irá o llegará tarde. Su amigo le dice que quizás para cuando llegue ya no lo encuentre, pues el hotel se vence y se tiene que ir de allí.

Busco entre mis cosas algo en donde anotarle mi número a Max, pero encuentro unas chequeras viejas y unos recibos. Empiezo a escribir en la parte de atrás y el señor dice que su amigo ya se fue y que dejó pagado el hotel.

Como ya tengo mucha hambre y Max y el hombre siguen muy entrados en la plática, empiezo a comer pan solo. Pongo el número telefónico en el celular y cuando me pregunta ''guardar'' hago click en el botón que dice ''sí''.

viernes, agosto 29, 2014

Día de pesca

Tengo en unos frasquitos algo como levadura, y cuando lo echo en agua empiezan a nacer peces. Como yo no contaba con eso, me preocupo y trato de echarlos en otros recipientes con agua, pero entre más tiempo pasa, más crecen, hasta alcanzar tamaños muy grandes.

Cada vez se me hace más difícil atraparlos a todos y sorprendo a mi perro Snoopy comiéndose uno. 

jueves, agosto 28, 2014

Las 300 Blanca Nieves

Estoy tratando de incluir un manifesto que trata de la preferencia de material de lectura sobre otro material, que leí en un blog, en uno de los míos, agradeciendo a ''mis compadres'' y citando la fuente, pero después rechazo la idea de ponerlos como mis compadres, pues suena alburero, por eso de que les haya bautizado el chiquito.

En eso estoy, pegando y copiando en mi laptop, cuando una amiga de Gerardo nos ofrece llevarnos en su auto a cierto lugar y yo me acomodo en asiento de atrás con mis libros y demás. Ella, una anciana de lentes oscuros, me cuenta que fue una de las 300 Blancas NIeves, cuando usaban aquel vestido rojo y peleaban contra un dragón, y que ganó los derechos porque para Disney habría sido muy caro y desgastante entablar una pelea contra 300 mujeres en ese tiempo. No se si se refiera a los años 30s, pero escucho con atención.

Gerardo viene y se sienta a mi izquierda y me pregunta por lo del manifesto y le explico mostrándole unos libros grandes, de esos de pasta dura y con fotografías dentro. Mira, le digo, yo quiero saber cómo es que tú eliges este libro, sobre este otro, a la hora de querer leer algo y los tienes enfrente. Eso es lo que me parece digno de estudio.

Veo hacia adelante y está el reflejo de la mujer manejando. Yo traigo puesto mi cinturón pero Gerardo no, así que lo veo colocárselo mientras llegamos a nuestro destino.

miércoles, agosto 27, 2014

El bochito negro

Por mi casa pasan los vecinos de al lado al equivocarse, pues originalmente deseaban llegar a la casa de sus vecinos. Yo veo que ellos cortarán el pasto y voy y hablo con sus vecinos, y le digo a la señora que si gusta, en un futuro yo le puedo hacer el trabajo por mucho menos de lo que pagará ahora. Ella me da 20 dlls y acepta.

Regreso, y desde mi puerta veo el gran portón de mis vecinos que han regresado y después veo que en ese callejón de entrada, Vincent estaciona su bochito negro.

A Gerardo se le perdió una página de una revista que guardaba celosamente y seguramente cree que la tengo yo. Yo la he visto, pero no la tengo.

En un restaurancito está alguien enfermo o quizás sólo están haciendo una colecta para su recuperación, así que compro un paquete de donas para cooperar en su beneficio.

martes, agosto 26, 2014

Condición

En una reunión familiar platico con algunas personas mientras escucho a alguien cantar una canción que yo creo es ''No volveré'', pero que por su letra ahora descubro es ''Condición'', de Gabriel Ruiz Galván.

''Estamos en las mismas condiciones, borrarte de mi mente no he podido''

Mientras le digo a alguien que mi madre quiere que la acompañe a no se que lugar y que lo estoy pensando, miro sobre la televisión y veo que hay varios casets de VHS y checo los títulos. No vaya a estar ahí algo indebido que los demás no necesiten ver.

Cuando Bertha ofrece interpretar por tercera vez la camción que ha estado cantando toda la noche, yo quisiera acompañarla, pero no se si por no haber ensayado, digamos las estrofas en el orden incorrecto. Quizás todos en la reunión cantemos con ella.

sábado, agosto 23, 2014

Figuras rotas

Me pidió Anna Hornak que le ayudara a cambiar algunas cosas y cuando llego veo cuatro o cinco cajas de plástico grandes como de 50 galones y otras tantas más pequeñas de cartón.
El problema será subirlas al ático, pues no hay escalera y hay que usar una silla que está colocada sobre otra.
Cuando Anna sube yo trato de ayudarla, pero ella me rechaza diciendo que puede sola.

MOviendo cosas por acá y por allá, accidentalmente rompo una figura muy bella como de porcelana y me asusto, pues debe ser muy valiosa. Sin que Anna se de cuenta, busco algún tipo de pegamento para pegarle la cabeza a la figura y reponerla. Rompo algo más, y después veo que ya hay otras figuras incompletas. En eso encuentro un bote con algo que parece resistol así que meto el dedo y trato de pegar la cabeza de la figura, pero como que faltan pedacitos, pues no coincide. La dejo por ahí esperando que no se de cuenta.

--

Me uno a un grupo de personas que tienen una misión secreta para salvar a alguien. Creo que hasta algunos de ellos tienen poderes, por ejemplo hay una mujer que cuando mira fijamente algo, las personas sienten que ella las toca. Una niña tiene dos cabezas y cambia de color cuando la gira rápidamente como un trompo. Yo traigo un gato y lo uso como excusa para infiltrarme, pues digo que lo andaba buscando. Me escondo detrás de una puerta, pero cuando me descubren uso al gato y salgo de ahí. El gato trae unas heridas en el lomo, me imagino que sufridas durante alguna misión.
Anda alguien que me recuerda  Matt Damon. Traigo una bolsa grande de papel con basura, que se rompe porque hay algo húmedo dentro. Del suelo levanto varias cucharas y tenedores, pues no se porqué los tiraron.
Dentro de la casa les explicamos lo de la misión secreta.

viernes, agosto 22, 2014

Vecinos

Voy en un camión lleno de estudiantes y tengo mis piernas dobladas recargadas sobre la parte de atrás del asiento que está adelante de mí.

Cuando llego a casa de tía Pepa me quedo afuera jugando con su máquina de coser, pues está en el patio. Llegan ella y Jaime y platicamos.

Después llego a casa de Lidia y veo que su casa está a dos cuadras de la de Olga Laura, y que ambas están en construcción.
Tengo que limpiar el traspatio pero hay poco pasto y poca yerba, pero a la mitad del patio, veo una abertura en el suelo medio cubierta de yerba y dentro del hoyo algo que podría ser una casa de muñecas, pues veo mobiliario de plástico en vivos colores y hay personas dentro jugando.

Yo recuerdo de cuando subía a la azotea a ver al panorama. Se me confunden las dos casas porque tienen la misma ubicación, de pronto no se cual es cual, porque en las dos me gustaría ayudarles a limpar de yerba el patio.

jueves, agosto 21, 2014

El perro muerto

Voy con Vincent en la camioneta y en un cruce de carreteras, veo en el suelo un billete de 100 y uno de un dólar y me bajo a levantarlos. Los tomo rápidamente y regreso al vehículo, para después parar en un negocio de esos de gasolinera, donde nos dicen que el de 100 es falso. Ahora que lo veo bien, es una fotocopia y hasta está roto de la parte de abajo, como si hubiera estado grapado y alguien lo arrancó de alguna parte.

Culpo a un grupo de gitanos que veo por ahí instalando sus tiendas de campaña. Una de ellas dice que tenía unos alambres o fierros en la boca. No me lo imagino.
Me molesto tanto, que hasta una bebida enlatada que pensaba comprar, se la tiro al muchacho al suelo, sin importar que se abolle y salgo del establecimiento.

Afuera, alguien ha atropellado a un perro que se retuerce junto a una de las bombas de gasolina y volteo la cara para no ver. Un grupo de gente se ha arremolinado junto a él y un jovencito trata de salvarlo. Hay un charco de sangre y alguien trae una bolsa también como de sangre y el muchacho grita desesperado porque cree que sus esfuerzos están siendo inútiles. Alguien que debe ser su padre le inspira confianza diciéndole que sí lo logrará, que recuerde tal o cual evento y él lo sigue intentando.

Yo, sin querer ver, veo de nuevo la sangre en el pavimento y tomo una bolsa que gotea, pero no se que contiene. Me siento en la camioneta con la mano donde traigo la bolsa afuera para no manchar y me coloco unos lentes, pues voy donde me dará todo el aire.
Esos lentes son viejos y los prefiero a usar los nuevos, que guardo en el regazo.

Entonces escucho un alarido de dolor y al muchacho quejándose por no haber logrado salvar al perro mientras la gente llora. El hizo todo lo que se pudo, pero así son las cosas. A mí también se me escapa una lágrima.

miércoles, agosto 20, 2014

Almohada húmeda

Anda un hombre armado en el correo y amenaza con disparar y asesinar algunas personas. Yo me encuentro entre la gente y me escondo porque empiezo a escuchar disparos y veo correr a las personas. El asesino del correo se acerca a la fila en donde hay un joven sin pantalones y con su arma empuja a la gente contra la pared. Temo que dispare por accidente.
Seguramente el hombre armado está desnudando a la gente, porque yo corro a buscar ayuda y tampoco traigo pantalones. Estoy delgado y mi ropa interior es negra. 
Corro por las calles y llego a unas casas que se encuentran en lo alto y sus puertas dan hacia una bajada rocosa, de la que puedo caer si no bajo con cuidado. Por allí tienen un gato amarrado. La tercera puerta está´abierta y desde afuera veo a un hombre acostado, con un vendaje en el estómago. En eso sale a la puerta una mujer a quien pido ayuda, y aunque ella ya está enterada del caso del correo, no puede ayudarme. Esa señora tiene algodón o gasas dentro de su boca o nariz y se le ven cuando habla.
Me dan una almohada que coloco en un carrito de esos donde juegan los niños, pero qu eno tiene forma de donde jalarlo, así que le ato una pieza de plástico y después una cuerda gruesa y suave de algodón que se deshace cuando trato de mover el carrito y éste se voltea.
Tía concha me acompañará pero bajo por una rampa asfaltada y ella no me sigue. Empieza a lloviznar y regreso por ella, que está preocupada por la almohada. Regreso a donde dejé el carrito y le digo que la almohada está dentro de una bolsa de plástico, pero no es cierto, me confundí porque traigo encima de ella una revista. 
Ella se tranquiliza al ver que la almohada es de esponja y podrá secarse rápidamente.

martes, agosto 19, 2014

Día de camiones

Un muchacho me pide vaya a recoger unpastel que me hizo y me lo entrega en compañía de su hijita y de otra persona. Le está terminando de decorar y lo colocamos dentro de otro molde, pues lleva una orilla de chocolate. Es rectangular y lleva mi apellido, casi inteligible porque el glacé se ha ido filtrando dentro del pastel. Mientras hacemos eso platicamos de los amigos que tenemos en común y sale a la conversación Sergio Flores, que es amigo de Arturo, y le digo que yo a Sergio lo conozco desde hace más de 20 años y que ninguno de nosotros sabíamos que vendríamos a dar acá cuando vivíamos en Monterrey. Todo fue sin planear y digamos que casi de forma accidental.

Entonces llega el vecino exhibicionista, que mientras platica se mueve el short hacia abajo para mostrarnos su glande, como si fuera él quien habla. No trae camisa y tiene mucho vello, pero cuando se aleja a platicar con los demás, yo lo imito moviendo el elástico de mi pantalón.
El muchacho del pastel me dice de su hermano u otro pariente suyo que no puede abrir su negocio de tacos de la calle porque no tiene el carrito y le digo que porqué no lo ha mandado a hacer? Dice que porque esos son oficiales y deben ser manufacturados bajo órdenes muy estrictas del departamento de salubridad. No cualquiera puede hacerlo.

Cuando el pastel está listo salgo y pienso tomar el camión para ir a ver a mi mamá, pero ya casi son las 11 y no da tiempo, pues el camión de regreso sale a las 11:30am. Debo regresar.

--

En casa hay un hombre con unos abanicos de cartón pero sin la parte de madera en el bolsillo y yo le saco uno para ver de quien es la foto impresa en el frente. Como ya se va, mamá y yo debemos acompañarlo a la parada del camión así que sugiero llevarlo afuera de la carnicería B&W (Martin), pero alguien dice que ahí no se detiene el camión que él necesita. A lo mejor puede transbordar.
Yo le llevo la bicicleta cargada porque él no quiere que se le ensucien las llantas. Después él la coloca en el pavimento y le pregunto del rodillo triangular y de intrincado diseño, porque por alguna razón tengo que enjuagar la charola. Entonces él me explica que el rodillo embona perfectamente con la charola y después se pintan paredes con él.

Mientras él habla con mi mamá, checo porno en la computadora cerca de ellos. De regreso, podríamos aprovechar para conversar mi mamá y yo.

Veo a Valerie Domínguez, pero su rostro no es el mismo, pues parece una mujer india, que me recuerda mucho a Sagrario, la hija de Josefina González, y gesticula exageradamente al hablar conmigo.

lunes, agosto 18, 2014

Servicio de cáterin

Debo preparar comida para un evento y subo y bajo escaleras llevando ollas y demás.
Trato de hacer los menos viajes posibles, pero las ollas o cazuelas están muy llenas y me resulta imposible llevar más de una a la vez. Necesito platos, cubiertos, y todo lo demás.

sábado, agosto 16, 2014

Reflejo de familia

Trato de ayudar a alguien, pero no sabemos como encontrar algo en la wikipedia o en internet porque no coincide en inglés y en español.
Vamos a cenar con José y mientras lo hacemos se viene abajo parte del techo y anaqueles dentro de la alacena al sacar algo y se forma un gran hoyo en el piso. Yo les digo que así saqué yo mis cosas desde abajo y con cuidado. No debe haber mayor problema. 
La mesita se tambalea y busco algo para calzarla.

Juan de Dios trabaja conmigo en el pollo de Mr Mike (Mustafá) y deja su auto blanco abierto, así que salgo a cerrarlo, pero no puedo porque la cosita de los botones no responde. Cajuela, puertas, todo esta abierto. Veo a un hombre muy alto que se acerca porque conoce el auto de Juan y no sabe lo que estoy haciendo ahí. Entra a decirle y trae un niño en brazos. Va acompañado de una mujer.
Yo quise correr tras él para evitar que fuera a ver a Juan, pero traigo patas de gallo y se me rompe una, por lo que tengo que contiinuar descalzo. En el camino me encuentro algunas monedas. Una vez dentro, tomo agua en un vaso y mojo a un perrito blanco.

Me tardé mucho y no se que excusa inventar con Mr Mike, así que me pongo a trapear con un trapeador de tiras de material absorbente celeste de esos que se exprimen dándole vuelta a un cono de plástico que tienen integrado al palo.

En las mesas hay dos familias muy similares, pues además de ir vestidas muy parecido, ambas se componen de tres miembros. Los dos padres traen una playera como de crepé de poliester en colores gris y negro, sólo que las franjas son diferentes. Las dos madres van vestidas de negro y los muchachos traen camisas muy similares con la parte de arriba transparente y con sutiles bordados en hilo de seda en la parte donde van los botones y los dos son muy guapos, con ojos claros de grandes pestañas. Una familia se acerca a la que está sentada en la mesa y empiezan a reír.

miércoles, agosto 13, 2014

Alberca de forma extraña

Afuera de mi casa están limpiando los terrenos y hacen mucho polvo cuando muelen los desechos de madera o troncos. Aunque las ventanas no están abiertas por completo, uno de los perros, Rusty, trata de salirse y Snoopy ya no está.

Me llevo a este con la cadena a buscar al otro y lo encontramos en un area donde hay muchos perros más y platico con los vecinos. Ellos dicen haber adoptado uno que después de ahogarse y estar muerto por dos días resucitó. El perro tiene heridas o raspones pero ellos no saben como se las hizo, si solamente estaba ahogado.

El señor me platica de lo difícil que será para las casas móviles una vez que entre la diputada que está ahora de candidata, Josefina Fernández, pues ella desea cambiar muchas cosas en el alumbrado y el drenaje que nos será más costoso.

Busco al Snoopy para irme y está ruñendo un hueso, se molesta y me gruñe cuando trato de quitárselo, pero lo hago y le quito ese y otro qye agarró después y los coloco sobre la cerca de madera para que no los encuentre otro perro.

La cadena donde ato a los dos perros no es tan larga como para que caminen libremente los dos.
---

En casa de Lidia hay una alberca que no es como yo la recuerdo. Ahora es más pequeña y tiene una parte muy angosta y muy larga hacia arriba (a ojo de pájaro, parecería que es un sartén cuadrado). Me desvisto y me pongo un traje de baño para entrar, pues tengo un cuerpo muy delgado. Hay algunas personas viéndome. Salgo y camino hacia el borde del techo (la alberca está en la azotea) para ver la construcción de enfrente.

Galilea Montijo y otras mujeres me hablan y me pongo un pantalón negro tipo cigarro y una camisa blanca y voy hacia donde están. Cuando regreso de nuevo a la alberca parece qu ees más grande y me zambullo tratando de durar lo más posible bajo el agua para sorprender a quienes me observan. Después de un largo rato y cuando siento que me entra agua por la boca, salgo y veo que dentro del agua hay áreas delimitadas por láminas de plástico transparente. Debo tener cuidado de no romperlas, pues sostienen unas lámparas de gas y podría causar un accidente.

martes, agosto 12, 2014

Dos perros y un gato

Debo estar en casa de OLga, porque aquí anda Enrique.
Tengo el auto en la calle y alguien desea usarlo o que yo lo lleve a alguna parte.
Mis perros pasean libremente por el jardín, donde también anda un gato.

La basura deja un bote donde encuentro bolsas de plástico nuevas, jabones y un montón de cosas más, pero mi madre no deja de hablar mientras yo acomodo las cosas en una mesa.

lunes, agosto 11, 2014

Diálisis

Estoy con unos detectives o algo así y juntos buscamos pistas para resolver un caso.

Uno de los muchachos se ofrece para llevar a Vincent a su sesión de diálisis, pero a la hora de abordar el auto, él bromea, moviéndolo para que Vincent no pueda subirse.
Siento pena porque eso es cruel, pero el muchacho sólo se ríe.
Le digo que Vincent necesita ser ''dializado'', mientras él disfruta jugando con nosotros.

domingo, agosto 10, 2014

Los hijos de María Zambrano

Durante una visita a María del Rosario Zambrano, y aunque no traigo pantalones, voy a casa de sus vecinos varias veces, una de ellas con un garrafón de agua de un galón. Como nadie viene a la puerta, Maruca me dice que hablará por teléfono para ver si están. Sigo yendo y viniendo y cuando contestan el hombre dice llamar de un negocio llamado ''TORO'' y se extraña de que yo ande yendo a su casa. Le explico las razones y le paso el teléfono a Maruca.

Veo que además de sus cinco primeros hijos tuvo otros cuatro, pues allí con ella están dos, una niña muy parecida a Olga Laura y otra adolescente a quien no veo el rostro. Esta niña se parece mucho a los González, verdad? Le pregunto, y ella asiente.
Menciono a la prieta, al guero, a Sonia y a Esmeralda y ella me corrige cuando digo algún nombre que es incorrecto.

Salimos al porche del chaletito y vemos que llega un vecino en su camioneta y trae algo de leer o una carta. Corriendo viene otro de los niños de Maruca, este ya mayor de quince años y como se ve algo rarito, debe ser porque dice estar ensayando para algo de Halloween, y hasta trae unos dibujos o diseños. Entra a casa y se sienta.

Dos mujeres que conozco me gritan por mi nombre y voy a hablar con ellas. Una me muestra unos folletos de los Testigos de Jehová que tienen un agujero como si alguien les hubiera metido el dedo cuando aún estaban en el sobre. Una de ellas me pregunta si se el número telefónico para preguntarles la dirección y le digo que ahí mismo debe venir.
En la lista de números hay uno con la clave 115 y les digo que ese debe ser de Alabama (asumiendo que entre más bajo el número debe ser de los primeros estados alfabéticamente), pero después les digo que el lugar (nunca recuerdo decirles ''salón del reino'') donde hacen sus reuniones está por aquí cerca (por atrás del cementerio, pero esto tampoco se los digo) y que lo mejor será que usen una computadora y visiten su sitio en internet para que den con toda la información que necesitan.

sábado, agosto 09, 2014

Reunión, chistes y aviones que explotan

Ya no vivo por el rumbo de Airtex. Saco a pasear a los perros y hay otros echados y más por allí. Procuro que no se molesten unos a otros al pasar. La correa de snoopy es muy larga y así corre muy recio y lejos.
Platico con Lidia, le explico donde vivo ahora y le pregunto si ella también vive con rumbo de la 45 norte, pero después reparo que Baytown está con rumbo del este y alguien que está con ella ríe de mi lapsus. Cuando decidimos restablecer la comunicación, ella empieza a darme una dirección y prometo enviarle una postal (con la mía), pero solamente escribe un nombre.
Después platico con Lety y cuando hablamos de tía Concha se me salen las lágrimas. Cuando elle vino no pude verla y ahora ya jamás lo haré. Mientras hablo, vemos hacia arriba y en el cielo, el espectáculo aéreo trata de que los aviones choquen y exploten entre sí. En una habitación al lado, a través de una ranura entre los tablones de madera que nos separan, veo que filman un video porno gay. Esa parte de la casa está tan desamueblada, que la rentan como lo que sea, será para que nadie reconozca el lugar. Hay mucha gente de ese lado además de los actores, pero donde estamos nosotros también hay muchas personas sentadas en sillas que circundan la habitación.
Cuando le pregunto a Lety si ella vive con rumbo del 45 norte es cuando recuerdo que yo ya no vivo por allí y le pregunto por la edad de sus hijos.
De pronto levanto la vista y ya no es Lety, sino Olga Laura
Preguntan por un doctor (por alguna infección) y alguien con los dedos vendados levanta la mano (debe ser un chiste), por allí anda corriendo con un liacho de ramas secas Kate McKinnon, caracterizada como una vieja de alguna área rural de Rusia, debe ser que han rentado ellugar para rodar sketches cómicos.

martes, agosto 05, 2014

Pan de coco

Acompaño a un grupo d epersonas a un supermercado donde también venden pan.
Al entrar, no se ve nada de mercancía durante mucho tiempo, pues hay que pasar por innumerables pasillos primero. Ahora hay que elegir el pan y después se lo lleva uno a la tienda. Me imagino que después de comprar el mandado ya no se puede regresar acá.

Las piezas están cortadas en cuartos, pero son grandes. Yo tomo varios pedazos, creo que cuatro, de diferentes sabores, entre ellos uno que tiene coco rallado encima. Después de pagar, ya no recuerdo haber entrado a la tienda.

sábado, agosto 02, 2014

Imágenes lenticulares en 3D

Hay una reunión en mi casa y llegan primero un matrimonio. El ya había estado antes allí, pero ella es la primera vez. Después llegan más personas, entre ellas una chica muy guapa a pesar de unos kilitos de más, que nos muestra un video donde baila a la usanza de su país europeo, con barba. No se si esté personificando a un hombre.

Cuando voy a la cocina, noto agua en el piso y veo a una mujer frente al refrigerador, sentada con la puesta abierta, como tomando una foto con su celular. Lo que pasa es que se descongeló el refrigerador y al revisar veo que tenemos mucho apio congelado.

Otra persona del grupo muestra una imagen en 3d que cambia como gif. Ella asegura no poder ver nada, pero lo que al principio es verde, como un campo de hortalizas, después cambia a unas pirámides aztecas, y otras cosas.

En la cocina trato de limpiar un poco, pues hay botellas medio vacías de cerveza, pequeñas, de vidrio transparente y ámbar.

viernes, agosto 01, 2014

Es por mi bien

El niño sirio (de la crema de cacahuate jif) crecio y ya hasta se murió, despues de hacer una pelicula de zombies