lunes, marzo 31, 2014

Diferencias de opinión

Trabajando para Margaux tenemos una desavenencia y nos gritamos. Ella expone sus razones y yo mis puntos de vista. Ninguno acepta la sugerencia del otro.

Estoy en Hindenmines pues tengo una tarjeta de 50 dlls. Después de que termino mis compras, hacemos las cuentas y es cuando una mujer pone dinero sobre el mio y me molesto, pues yo aun no terminaba la transacción y ahora tendré que contar el dinero nuevamente. Se cuanto había puesto ahí, así que abrá que ver cuanto le corresponde a ella. Yo, para demostrar lo que digo, les muestro mi libreta llena de dibujos a lápiz, muchos en páginas completas.

A una pareja de personas de color, cuento la historia de Martha, y ambos mueven la cabeza con incredulidad que hoy en día existan personas como ella, que se lo cree todo!

sábado, marzo 29, 2014

La cacería del pasado

Estoy en casa de Angélica y llega Lily Taylor a trabajar. No se desde donde viene caminando, pero trae un abrigo de lana en un color café viejo muy claro con cuello de borrego y el rostro totalmente congelado. Yo, en lugar de invitarla a pasar y ofrecerle un café o algo, abro la llave del jardín y le digo, esperemos a que salga el agua caliente para que la uses en la cara. Ella, fumando, me pregunta si adelantándole el sueldo podríamos pagar por unas ''estuatas'' que vendrían a dejarle. No hay problema.

Dentro de la casa, unos hombres se llevan algo como un asador de carne y también sale un niño corriendo. Creo que se llama Oscar u Omar. Mi perro Rusty sale tras él y como van rumbo a la carretera, temo por él y corro también. Está algo oscuro pero alcanzo a ver, al doblar a la derecha, que el perro se ha detenido a orinar o algo y saltando, lo agarra de los últimos pelitos de la cola y ya no lo suelto. Regreso a casa y veo que quienes se llevaron el asador dejaron unos fierros desbalagados sobre los adoquines de terracota del pórtico y los acomodo cerca de una pequeña columna. El servicio de mensajería trajo un sobre que está dentro de un contenedor grande de plástico donde empiezo a juntar agua para enjuagar unas manchas en el adoquín, pero me distraigo y me voy a mi casa.

No se a que regreso y advierto que dejé la llave abierta y temeroso a que se inunde parte de la casa corro a cerrarla, pero afortunadamente, no hay demasiada agua en el contenedor, ni el sobre de plástico con la carta dentro se ha mojado. Olga Laura revisa y vemos que es de Sheila, dirigida a Angélica y cuando Olga Laura la saca para ver que esté legible, Angélica empieza a leerla. Sheila llegó bien y está instalada.

En eso mi perrito Snoopy trae pegado a su cuerpo un pequeño rifle de juguete y todos reímos de la gracia. Le comento a Angélica de cuando a ella le gustaba ir de cacería y tomando el rifle del perro veo que es un arma de tamaño normal. Ella niega que le haya gustado la cacería y que saliera al bosque, por lo que Olga Laura y yo nos quedamos sorprendidos, sin saber porqué lo esté negando. Como que se averguenza de esa parte de su vida.

viernes, marzo 28, 2014

La gran reunión

Hablo con una muchacha que es modelo de algo que nos beneficiará en un negocio, porque le digo que hay que contactar a Leticia, pues como su familia es numerosa, podría servir de mucho. Yo vivo arriba y ella abajo pero ninguno podremos seguir pagando renta, así que otra opción sería la de vivir juntos. Pero yo soy muy cabrón, le digo, claro, con quien se lo merece, pero si tú te portas bien, no creo que haya ningún problema... su hermano, Felipe Palmetteri, está ahí con nosotros. El dilema de bajar yo o subir ella se resuelve porque ella tiene unos tanques enormes que sería muy complicado subir, así que mejor nos quedaremos los dos en la planta baja.

Cuando llegamos a casa de tía Laura, ella está muy triste porque ha preparado una gran cena y no ha llegado nadie. Tiene dos pavos, uno listo y el otro sin cocinar, además de bastante comida. Me acerco a ella y le digo, no llore, cuando lleguen sus invitados y si se quejan de que todo está frío, dígales que todo estaría perfecto si ellos han llegado a tiempo. Y no les caliente nada, son ellos los que deben recalentarse sus cosas.

Ella tiene en el mantel unos adornos con pedacitos de madera y vidrio pegados en unos cuadritos de tela como de 8x10. Yo pego uno, pero le pongo tanto pegamento, que se sale cuando presiono el pedacito de vidrio y no se si haya quedado bien. Busco un lugar donde colocarlo porque ella ya tiene casi todo el centro de la mesa, de un extremo al otro, decorado.

Entre los invitados veo a mi Mamá, y después a su lado veo a Diana y a Enrique. Estás igualito, le digo, pero después veo que ya no tiene pelo. El platica un poco conmigo y como están él y Diana, busco a Olga. No se si sea una mujer ya muy mayor que conversa con alguien más ahí cerca.

En la mesa llena de jóvenes platican animadamente y les pregunto si conocen a la modelo, o a su hermano Felipe y dicen que sí, que los han visto por televisión. Pues allá están, pueden ir a saludarlos! Un joven que parece llamarse Yun, me acompaña a verlos y Felipe está en personaje, haciendo show vestido de fiucha con un enorme sombrero con flores de seda, cantando. Así que ese es el personaje de Palmetteri en la televisión, pero veo que no se rasuró la barbita rubia de candado.
Regreso a la mesa y seguimos conversando.

jueves, marzo 27, 2014

Nos vemos en el infierno

Alguien desea comprar algo de lo que se vende en mi casa y yo me estoy poniendo los pantalones. Conversamos un poco en lo que le consigo sus cosas.

Ando como perdido dentro de un Hospital donde además de personas, atienden perros porque veo a varios llenos de sangre, vendados y a enfermeros echándoles chisguetes de alcohol con una manguerita. Camino por los pasillos no se si buscando la salida pero no dejo de caminar.

En una feria bromeo con un muchacho rubio que trae camisa roja y que se toma las cosas muy a pecho. Tanto, que cuando yo le digo, ''nos vemos en el infierno'' (implicando que él no es lo que dice dentro de su religión), me sigue por todos lados como queriendo matarme. Aunque le ofrezco disculpas él está aferrado y ofendido y no deja de amenazarme. Después tomo de la bolsa de golosinas de una niña una empanadita parecida a las llamadas ''samosas'' y le digo, gracias. Pero su madre, que va junto al grupito me regaña. Le digo que aunque la niña nunca me la ofreció, sí le dí las gracias, pero para disculparme, salgo a buscar algo que regalarle a la mamá. El pai de piña cuesta 50 (no se si pesos o dólares) y se me hace muy caro así que pregunto por la rebanada, y esa es gratis. Veo a otro muchacho rubio con camisa roja pero no es el mismo que me sigue. Entrego la rebanada de pai a la mujer y ella se queja de que esto lo dan gratis y salgo a buscarle otra cosa. Hay una especie de globo de cuero con protuberancias (como pez globo), cuyo truco es que se infla y se usa como maraca y después se desinfla y se come uno los granitos o dulces que contiene dentro. Para inflarlo solamente se le presiona por unos segundos porque si no se quita el dedo se revienta, y como tiene agujeros por donde salen los dulces, me imagino que no dura mucho inflado. No se, el caso es que eso cuesta 10 y tampoco lo compro. Sigo buscando.

miércoles, marzo 26, 2014

Estrella fugaz

Al lugar donde estoy (trabajo?) ha llegado Isela Vega y platicamos. Se ve bastante joven y guapa y le digo que tengo un amigo que la admira mucho y que sería feliz si le llamamos por teléfono para que escuche su voz. Otros amigos de ella tratan de llevársela a comer a otra parte porque ella dice que quiere papas fritas, siempre y cuando no piquen. Yo mismo me encargo de eso, le digo, y empiezo a buscar las cosas, pero dentro de los anaqueles veo muchas cajas que yo creía era polvo para empanizar y es pescado frito, pescados enteros delgaditos fritos desde quien sabe cuando. 
Para cuando regreso a la mesa donde estaba Isela, a quien sus amigos o conocidos llamaban Ofelia, ya no están.

lunes, marzo 24, 2014

Problemas cutáneos caninos

Snoopy, uno de mis perritos, trae los cuadriles muy irritados, como que se ha rascado mucho y temo que hasta pueda sangrar. Necesito llevarlo a consultar.

domingo, marzo 23, 2014

Viaje a China

Decidí a acompañar a Angélica María en su viaje a China y una vez allá no encuentro nada que me divierta y me quiero regresar, pero ella tiene muchos compromisos.

sábado, marzo 22, 2014

¿A qué horas?

Aprovechando que unos cargadores bajan muebles de un camión, entro al complejo donde vive Gerardo, pues él se la pasa mirando por el agujerito de la puerta, y entre la internet y la televisión le quitan todo el tiempo y no puede ni siquiera abrir la puerta.

Una vez dentro, y después de llamarle la atención por su descortesía, escucho la regadera, como que alguien se baña.

viernes, marzo 21, 2014

Nuevas fronteras

Al saltar una pequeña bardita, entro en algo parecido a un laberinto de calles y termino dentro de una casa. Sigo caminando a través de las casas y salgo a pasillos y calles que resulta ya no pertenecen al mismo país donde entré. Como hay muchos trabajadores porque es una zona que está como en construcción, trato de mimetizarme para que nadie me descubra. Estas deben ser las nuevas fronteras.

Un cuarto dentro de otro y otro

En esta casa hay tres hombres que no quieren trabajar.

Orlando Miguel trae el cabello largo y un overol porque anda trabajando con alguien remodelando la casa. No se si sea una telenovela o la vida real, el caso es que ahí hay un cuarto dentro de otro (dentro de la habitación o sala) que me da curiosidad porque se puede caminar por el pasillo que lo rodea. Muy raro. 
Veo un aparatito que me pica los dedos cuando lo toco porque tiene las cerdas metálicas muy pequeñas y duras y me dice una niña que es para limpiar alfombras.
Una vecina ya de edad sostiene un menú porque vende comidas en su casa. Yo tomo el menú pero termino comiendo de otra cosa que trajo una señora. El menú es ahora un libro de cocina maltratado y hasta con manchas. Temo devolverlo en ese estado.
Del plato de comida tomo algo de carne, porque ahí hay aves pequeñas como codornices.


martes, marzo 18, 2014

Albumes de barajitas

Junto a unos envases o unas coca-colas tengo un montón de barajitas y ningun album. No se que hacer con ellas para que no se me pierdan.
Algunas personas que esperan su turno se incomodan, pues no hay nadie en la ventanilla.
Yo traigo unos billetes o cheques.

viernes, marzo 14, 2014

Cine Club Azteca

Estoy en un lugar viendo una película y descubro que entre los asistentes está Rafael Inclán. Me quejo del tipo de película y le digo a Inclán que deberíamos ir al cine club azteca, donde presentarán la película Mecánica nacional, que aunque he visto varias veces, es de las que nunca deben perderse. Allí está Mario Carballido y Yurem, quienes segundan mi propuesta.

Cuando llegamos al Cine Club Azteca está donde antes era, o aún es, el Teatro del Hospital Universitario. Festejamos, pero la champaña se me tira.

martes, marzo 11, 2014

El perrito juguetón

Estoy en casa de Pati Chapoy y no me puedo ir porque ella tiene un perrito muy juguetón que me sigue y trata de irse conmigo. Ella no lo sabe, pero cada vez que salgo, él se las arregla para o abrir la puerta con la cabeza, meterla entre las dos hojas y deslizarse por debajo. Batallo mucho y ya pasa de medianoche cuando llega uno de sus hijos y empieza a buscar formas de bloquearle la salida. Pati se levanta y sorprende al encontrarme aún allí, pero le explico y como su hijo clava unas pinturas pequeñas en la parte de abajo de la puerta, le digo que yo creo que no funcionará porque el perro puede romper la manta aunque esté pintada. 
Aprovecho para irme y allí los dejo. Después, regreso con mi tía Concha por unas cosas y veo que el perrito se ha salido de la casa de Patu pero anda corriendo por el pasillo del edificio (la puerta de Pati, que está hacia la izquierda, muestra daños en la parte de abajo, donde el muchacho había colocado una pieza larga de madera).
Mi tía entra pero el perro se sale y ahora es un hombre, grande y feo, tipo Enrique Villén pero con pelo, que dice que ya se va porque aquí ya terminó su labor. Me imagino que irá a donde le hayan asignado ahora.

Yo saco a la calle un bote redondo como de la basura con cosas mías, entre ellas unas botas cafés de trabajo, otras vaqueras con lana por dentro y unas chamarras. Un sweater como el de Starsky y una bata de baño. Sale Pati y me la chulea, le comento de mi tía, pues me habría gustado que se conocieran. 
Se junta la gente enmedio de la calle y los coches pasan por un sólo carril. Un hombre se detiene y coloca en una caja un par de perritos de peluche, me imagino que él cree que estamos haciendo una colecta de cosas usadas para gente desamparada, o algo así.

lunes, marzo 10, 2014

Las medias me dan calor

Estoy en el Centro Cultural Alemán y debo escribir una carta membretada en una hoja de papel completamente blanco. No se como hacerlo pues la máquina de escribir es vieja y no tiene forma de centrar el texto automáticamente. Escribo otra cosa lo mejor que puedo, no cca, pero después de la carta ya no me queda espacio para los nombres de los cinco o seis hermanos que deben firmar al calce, uno de ellos llamado Rosendo.

La máquina no tiene corrector en la cinta y si uso el líquido blanco deberé sacar la hoja y se me va a desacomodar todo al tratar de volverla a insertar. Alguien me ayuda con una hoja membretada, a ver si se puede fotocopiar o algo.

Donde trabajo alguien me revolvió todas las cosas del armario y ya nada está donde debería estar. El papel de baño y algunas botellas de plástico como de soda están mal cerradas y podrían humedecer su entorno. Se me acerca Carmelita Salinas y me pregunta si no he visto alguna de sus medias negras. Como yo traigo calcetines negros se los muestro y resulta que uno de ellos es suyo. Le quito un segurito que traía en la cabeza o en un adorno y le digo, mire, cuando lave las medias, para que no se separen, únalas con este segurito.

Desde la ventana trasera de mi casa veo personas acarreando muebles y me asomo. Alguien se está cambiando de casa y hay un camión de mudanza en el lote vacío al lado de mi vecino. Niños juegan con sus juguetes y los llevan al camión. En eso, por la parte de enfrente, junto a la parte trasera de la casa de mi otro vecino, pasa una mujer con un perro agresivo que la jalonea y le ladra a un bebé que apenas camina y que se dirige al camión con su juguete. Yo trato de espantar al perro pero este trata de romper la correa. la mujer se lo lleva hacia la calle por entre las dos casas y allá, el perro trata de atacar a otros perros que sus dueños pasean, y le ladra a todo mundo.

Platico con un amigo del incidente y nos reímos porque la mujer dijo que no había problema, que el perro estaba vacunado, y yo digo bueno, al menos rabia no te va a dar. Como estamos en unlugar donde hay más personas, al reírnos llamamos la atención, cambiando las palabras de algunas cosas o medicamentos por nombres como Pedro Almodóvar, etc.

domingo, marzo 09, 2014

Ya ni me baño

Estoy en casa de Gerardo y me quiero bañar. Traigo una toallita anudada a la cintura y no me la quiero quitar porque algunos de sus amigos quieren verme desnudo. Sobre todo Lynn, que se parece mucho a Gastón Tuset. Entro a la regadera y me quito la toalla, total, si me quieren ver, pues que me vean. La toalla cae al suelo y dejo al descubierto mi cuerpo delgado y una semi erección. Dense gusto! -pienso.
Como Lynn me sigue hasta la regadera, me cubro de nuevo y voy a quejarme con Gerardo de sus amigos. Ya no me baño.

sábado, marzo 08, 2014

Chicharrones

En la cocina de la casa, Vincent prepara en un gran cazo unas frituras que creo sean de puerco. Los trozos son grandes y al menearle salpica el piso. Temo que con la grasa caliente y todo eso prenda fuego. Le digo que tenga cuidado.

miércoles, marzo 05, 2014

Desnudos con Salma

Gerard Butler anda desnudo por toda la casa. No quiero decirle que se vista porque podría molestarse. 

Cuando llega Salma Hayek salgo y me pide que maneje yo. Ella se corre para el asiento del copiloto pero su perrito se hizo del baño y ella no quiere limpiar. Batallo porque el auto es estándard y casi no frena. Temo causar un accidente y que ella me lo reclame.

Yo me desnudo y entro a un lugar a nadar.

martes, marzo 04, 2014

2 por 99 centavos

Los perros me siguen al trabajo y no se como evitarlo. Me gustaría que se quedaran en casa.
No se si las tiritas son de pellejo o de pechuga.

Entro a la nueva tienda y encuentro el pan de 2 por 99 o 4 por 2.01
En el departamento de jardinería veo los nopales y los rosales.
Mi teléfono termina en 6111.

lunes, marzo 03, 2014

Pasto arruinado

Veo como la mudanza arruina el pasto y me molesto porque después soy yo quien batalla para cortarlo. Los vecinos no dicen nada, pero hasta el mandarino peligra.

Por allí anda Fernando Sagástegui, pero es otro, más joven y guapo.
Me encuentro unas monedas.

Isabel prepara la comida. le advierto que el detergente en polvo está mezclado con harina de maiz, así que debe tener precaución. Como no me gusta lo que hay, prepararé algo nuevo.