martes, octubre 30, 2012

Ay amor chiqui chaca...

Mary Pacheco se acerca a decirme algo pero no la entiendo, me está diciendo algo importante pero no alcanzo a entender de qué habla o que es lo que está diciendo.
En casa de Margaux encontramos unos discos LP y nos ponemos a organizarlos, ella y su marido salen al porche del jardín y allá llevamos los discos para escucharlos. Ojalá y no les pase nada.
Veo a un personaje parecido a ALF jugando con un niño. Quiero acercarme, pero en eso escucho a Betty White cantando una canción que dice ''el amor chiqui chaca, chiqui chaca, chiqui chacaaaa'' mientras prepara la casa para la visita. Yo me pregunto porqué las cortinas tienen una forma como de ''l'' (rectángulos verticales con algo como un piquito que sobresale de uno de los lados) y me imagino que eso va arriba y es para que se unan mejor en el centro, donde además va otra pieza de tela con olanes. Yo coloco los adornos con plumas y cristal que espero no se caigan y rompan. Tienen un clip y son como los adornos de viento, pero pequeños, para interior, me imagino que hacen ruido al moverse cuando alguien pasa por debajo de la cortina.
Alguien dice algo de la canción del amor chiqui chaca, y les recuerdo que la tengo en uno de los CDs de burlesque, ese espectáculo que nos gustaba tanto. 
En eso aparece Betty cruzando por las cortinas con las bebidas de color rojo para las chicas invitadas.

°música en piano virtual: Hay amor chiqui chiqui, chiqui chiqui, chiqui chaca
                                      G  G   G - A   G   A   C  - A   G   A   C  - A   G  A   B

lunes, octubre 29, 2012

Películas caseras

En dos cajitas metálicas pequeñas, quizás poco más grandes que las del Vick Vaporub, me encuentro lo que creo es una película de 8mm y al verla contra la luz distingo a mi familia.
Pienso sacar mi proyector para verla, pero poco a poco me voy dando cuenta de que no es película, cuando se acaba y hace un ruidito al desprenderse la película de la cajita, sino que son negativos de fotografías.
Qué pena, porque yo ya me imaginaba escuchando las voces de mi abuela o de mis tías

domingo, octubre 28, 2012

Me agarró la balacera

Mientras camino por las calles en Monterrey, empiezo a ver que la gente corre y escucho disparos. Yo también corro y me escondo mientras pienso cómo fué que nos llegó hasta acá todo eso de las balaceras y los muertos.
La gente que no se esconde sale armada y yo llego hasta un portón viejo de madera que está convenientemente colocado un poco más dentro que los muros de la barda, lo que da la oportunidad, aunque cerrado, de que entre al patio. Todo está desierto, no sé si aquí viva alguien, si hayan salido a pelear o estén muertos dentro.

jueves, octubre 18, 2012

Tamales calientitos!

Preparo un viaje junto a unos amigos al que debo llevar unos encargos, entre ellos pan y galletas. No sé si Ludivina, hermana de Rodolfo, vive aquí o es a quien voy a visitar. LLego a la panadería y no está la dueña (Doris, mi vecina la extra), peo un muchacho sale a buscarla pues quiero saber cuanto le debo. De por atrás sale un hombre desnudo y después ella poniéndose una blusa, y a lo lejos le veo los senos. Ya conmigo me da una bolsa de celofán con dos trozos de panqué y las galletas y un billete de cinco dólares. Cuando le digo que para el próximo viaje necesitaré más hojarascas ella me da otros cinco dólares y me dice que quiere tamales.

No sé que tantas cosas más llevamos, viajaremos toda la noche, pero mis amigos traen armas y las están acomodando en sus maletas. Yo opino que deberíamos dejar algunas cosas o encargadas con alguien o guardadas, pero ellos dicen que no, que es muy peligroso, yo me refería a una escoba que traigo y cuyo palo es muy largo. En la bolsa del pantalón traigo una bala. La saco, la veo y la vuelvo a guardar.



martes, octubre 16, 2012

La supersandía

En mi casa tengo el baño y la regadera tras una especie de pared por la que puedo caminar como si fuera un pasillo o los baños de un negocio. Por ahí hay una salida afuera y la cerradura es redonda. Como la tablarroca se desmorona, la cerradura no es confiable y tengo que ir a advertirle a Margaux, que tiene cerraduras similares a estas.

Le aviso y creo que a ella ya se le echaron a perder. De regreso veo una sandía enorme, del tamaño casi de un tanque de esos de gasolina que traen los camiones que los transportan. Trato de moverla porque si se cae de donde está al rodar, seguramente va a romperse. Es ligera. Veo más sandías y después a Gary, que en su camioneta, o no me ve o finge no hacerlo aunque yo le salude con la mano.

viernes, octubre 12, 2012

Una aventura fantástica!

En una escena como de película, que quizás ya he visto o que recuerdo, varias personas y yo, huimos de algo, primero en un automóvil que se convierte en avión (circula por las calles y después despega y da algunas vueltas en el cielo) y después llegamos a casa de alguien para que nos ayude a ocultar una motocicleta.
La muchacha y su mamá, tienen un panel secreto que al desprenderse del techo se convierte en una especie de estantería donde se guardan cosas. Si se fija uno bien, puede verse que ellas mismas lo hicieron, pues en la tela que recubre la pared se ven las puntadas de hilo, sobre todo en las uniones (como aquellos cadillos que hacía tía Concha).
Seguimos con la moto y la llevamos a un bosque o un jardín muy espeso, donde, según recuerdo porque este puede ser un flashback de la película o algo (quizás hasta se trate de un viaje al pasado y tengamos que saber donde está para encontrarla en el futuro), debemos esconderla, desarmándola parcialmente, para después regresar por ella.
Hay que quitar unos tornillos, que alguien dice debemos guardar en un recipiente con vinagre o con pinol, para que no se oxiden.
Total, que desde ahí vemos a lo lejos a un vecino jugando con su cachorrito, que ahora se dirige hacia nosotros, es pequeño y juguetón.
Como que esto lo recuerdo de otra ocasión...
la motocicleta la colgaremos de una de sus llantas y la cubriremos de ramas y maleza.

jueves, octubre 11, 2012

Monterrey peligroso

No sé si voy llegando a Monterrey, o acabo de salir del trabajo, pero como es casi medianoche, alguien me lleva en la caja de una camioneta. Debe ser peligroso caminar.
Hay mucha gente en las calles, y en algunos lugares hay más y están acostados en medio, por lo que la camioneta debe ir despacio y ellos tienen que quitarse para que pase.
Este vehículo, entra incluso a un establecimiento, y como no cabe, hay quemover un mostrador para que pase y salga de nuevo a la calle.
Una vez llegando a la calle Arteaga (¡?) la cosa ya es más segura, pero estas personas de repente pierden la camioneta y me veo caminando detrás de alguien que trae la mitad de algo como un marco de madera, dos partes verticales de madra unidas a una horizontal. Así seguimos por varias cuadras hasta llegar a un túnel, o un puente, el caso es que ahí hay muchas cosas, no sé si tiradas o alguien las está vendiendo.
Después de pasar un área con muchos cojines, o almohadones, veo a Snoopy, lamiendo algo en el suelo y lo recojo para llevármelo a casa, además de que lo reconozco fisícamente, trae sus medallitas de la rabia... sí es él. No sé cómo llegó hasta acá solo.
Rafael Valdés tiene como 80 carretas de estas llenas de cintas VHS.

miércoles, octubre 10, 2012

La nave del olvido

Veo a un grupo de hombres construir con un gran trozo de madera, una nave.
La tallan por ambos lados para que pueda florar en el agua, es larga pero tiene forma de canoa y después de voltearla al revés y seguirla tallando, veo que por arriba tiene como salchichas de diferente temaño.

Angélica me pide que le corte el pasto cierto día (un día que ya tengo ocupado para otra cosa, pero no puedo decirle que no). Aunque dudo, ya veré como me las arreglo.

domingo, octubre 07, 2012

El cuarto de Vincent

Vincent tiene la puerta de su cuarto sellada con posters, papeles o cosas que me hacen pensar que no está ahí. Sin embargo, cuando me acerco a ver, descubro que sí está y sale a platicar conmigo. Le pregunto si se siente bien y dice que sí. Su cara no es la de Vincent pero es él. Lo dejo que siga en su habitación.

sábado, octubre 06, 2012

La nueva familia de mamá

Cuando llego a casa de mamá, descubro que vive con otra familia, tiene otro marido y un hijo pequeño, además de más de 15 perros y 10 gatos. Intento preguntarle como hace para que los animales se lleven bien entre ellos pero nunca se lo pregunto. 
Su casa es muy grande, pero igual está llena de cajas y de cosas.
Entro a un cuarto buscando ropa para cambiarme y entro en un túnel de cajas que se me vienen encima. Cuarto tras cuarto y closet tras closet están llenos de cosas.
Juguetes, ropa, comida, de todo...

Su vecina de enfrente se sala a la banqueta a platicar con quienes pasen y le digo a mamá que haga lo mismo, pero ella debe preparar algo. Llega el marido, por ahí anda el niño y todo es caos...

viernes, octubre 05, 2012

Los ojos de Eugenio

Me encuentro con un grupo muy numeroso de hombres y muchachos en una alberca que tiene muy poca agua. Creo que la están limpiando pero nos han permitido entrar en ella. Conforme el agua se va por el drenaje, nosotros nos movemos alrededor, deslizándonos y nos golpeamos  levemente, como que chocamos unos contra otros, se siente como un juego de la feria.
Más tarde, estoy recargado contra una barra, como cuando se pide una bebida, y veo a mis compañeros. Hay uno que es muy simpático y me hace reír...
Nos gustaría nadar pero no han llenado la alberca-

Después veo a Eugenio Derbez usando unos lentes de contacto de color que se le ven muy naturales y le pregunto donde los consiguió, porque yo tenía unos que se veían a leguas lo artificiales que eran. El se quita uno y me lo muestra, lo traigo allí en el dedo por mucho tiempo, siempre temiendo que se me vaya a caer y se nos pierda, mientras, seguimos hablando de lentes y de marcas. El trae bastantes de muchos colores en un estuche.

Le pregunto si estos eran los que usaban los muchachos que vimos hace rato disfrazados de zombies, pues se les veían los ojos como color beige, muy raros...

jueves, octubre 04, 2012

El gallo

Estoy en un campamento de guerra y escucho disparos. Del catre donde estoy me ruedo hacia abajo y me escondo bajo un mueble que tiene un faldón de tela y donde hay cojines, pienso dormir allí hasta que amanezca, es muy temprano y desde ahí veo como muchos de los muchachos ya andan jugando y haciendo sus ejercicios de entrenamiento.

Después veo un dinosaurio herido de una pata, que toma algo y mientras habla, se empieza a convertir en gallo. Vuelve a tomar, habla y al gallo se le caen las plumas de la cabeza. Después entro a un lugar dnde venden revistas de historietas. Allí está Carlos Areces y le digo, mira, así reviso yo las cajas de revistas, las volteo al revés y después al ir revisando su contenido voy colocando de nuevo las revistas dentro de la caja.

Hay una hecha pedazos, pero que me interesa, pues trae unos heroes desnudos, aunque siempre de espalda, por debajo de las nalgas se les alcanza a ver el glande, pues el pene es grande. Yo le digo que eso es imposible, pues el pene debería estar apuntando hacia adelante y que si hay algo que podría verse desde atrás serían los testículos, pero él me ignora y empieza a comer un pastel con betún de crema. Mientras lamo el cuchillo (que tiene bastante betún) le digo que ya debemos irnos, porque veo que vienen unas muchachas y no quiero que me vean allí.

miércoles, octubre 03, 2012

Cine en dimensión demasiado real

Vincent y yo vamos al cine, en la taquilla está Loretta Devine atendiendo. Después de pasar el área de mesas encuentro las puertas a las salas y entro. La película es Resident Evil pero he olvidado los lentes de la 3a dimensión. Recuerdo que Vincent tiene unos y salgo a pedírselos, mientras él sigue platicando con la Sra Devine, yo voy a la camioneta y los traigo, parecen lentes normales, son larguitos, transparentes, me los pongo.
En eso, Devine se pone mal y nos dice que se está recuperando de una operación del corazón y nos muestra la incisión a lo largo del pecho. Entra una enfermera y le pone una inyección en un hombro y se mejora.
Yo entro a los cines pero ya no encuentro la película que buscaba y salgo.
Devine murió y su cuerpo está colocado de pié, semidesnuda para que veamos su operación, que ya no se parece a la que habíamos visto porque esta cicatriz es más ancha y parece como que nadamás le pegaron ahí una plasta de algo. Sus senos, sin embargo, se mueven...
Eso debe crear conciencia en los presentes, que deben cuidar mejor su salud.

Soñé algo más en mi casa que no recuerdo

martes, octubre 02, 2012

Crimen o ficción?

Estoy en casa de Margaux (ella no está) cando llega alguien a matarnos, seguramente de parte de su ex esposo. En la casa hay seguridad, pero disparan también a ellos. Yo tomo un arma y disparo sin pensarlo a uno de los agresores, pero se me acaban las balas y cuando busco otras para seguir dando batalla, las que encuentro no son del tamaño adecuado.
Un niño, quizás Nicholas, me dice donde hay más y abro el compartimento en el escritorio, tomo las balas y busco un lugar tranquilo para cargar la pistola. 
Cuando me veo en peligro disparo, pero las balas arrojan agua jabonosa que hace burbujas. Me salvo por un pelito cuando me disparan.
Después veo que la pistola tiene dentro varios aditamentos para cambiar de tamaño de bala o de forma, y que el ex marido de Margaux se acerca a la casa en un camión, trae un bebé con el, la calle está bloqueada y no llega. Cuando vemos llegar a Drew Barrymore disfrazada de la Sra de la limpieza y meguiña un ojo entiendo que ella será quien derrote a los malos. Después, cuando empiezan los interrogatorios, veo a Tracey Ullman, también disfrazada, dando su declaración. Es esto real o es ficción?

Estoy en la calle platicando con la vecina de Puerto Rico (la de McMeans) y un niño empieza a podar el pasto con su maquinita de juguete. Yo veo que ahí frente a su casa hay fragmentos de concreto entre el pasto y le comento que seguramente antes por aquí pasaba la calle, porque después de un tramo interrumpido, la veo seguir y bifurcarse más adelante. Ella asiente, y en eso escuchamos a alguien gritar anunciando un cambio, mientras reparte formas para firmar. Yo me acerco a la esquina donde se encuentra, alta y delgada (tipo Srita Hathaway de los Beverly ricos) y le digo, yo quiero eso y también seguridad, y un cambio de administración porque la manager no hace nada!
Es cierto, que se vaya la manager, me contesta.
Marco con una equis la casilla apropiada y en eso veo venir a un perrito con sandalias persiguiendo ferozmente a otro y descubro que los míos andan amarrados juntos pero no los traigo yo así que los sujeto para que ocurra algún accidente.
Me pregunto como es que no se le salen las sandalias al perro, las traerá clavadas con algo?

lunes, octubre 01, 2012

A mami yo le llamaba así porque no le podía decir mamá, después también Olga Laura le llamaba igual, aunque ella fué criada por su abuela, mi tía Pepa.

Mami llega a mi casa y la invito a quedarse a pasar ahí la noche. Quiero mostrarle los documentos que encontré en internet, pero al buscarlos en la computadora no los encuentro. Se pone su pijama y entramos a la cama, pero tengo que levantarme a apagar el ventilador, pues se siente demasiado fresco.

-no sé si después de otros sueños o como continuación, sueño lo siguiente-

Ya levantado escucho ruido afuera y me asomo a la ventana, veo al vecino llegar a su casa y hablarle a su mujer a través de la puerta. También veo que en nuestra puerta hay alguien abriendo. Yo, como no traigo pantalones, me cubro, y entonces veo que es Emilia, grande gruesa y con unos lentes de armazón negra de plástico. No se parece, pero sé que es ella.
La casa en la que estamos es de tía Julia, pero de todos modos la invito a tomar café. Dice que sólo toma té y que ha venido porque trae un lío pues tanto ella como Angélica se disputan una propiedad familiar y ella quiere comprarla.
Yo entro a la cocina y pienso poner el agua a hervir en la cafetera y después darle a Emilia su bolsita de té. Emilia va vestida como enfermera del Issste, de blanco y con un chalequito verde tejido.