martes, julio 24, 2012

Suciedad de concurso

Camino a mi trabajo, veo una caja donde están 6 perritos, pero sé que Gary no los aceptará cuando llegue a su casa. Limpio y limpio y se viene el agua.
Una artista que trae su ropa muy sucia me pide le ayude a lavar su vestido porque desea entrar a un concurso.

lunes, julio 16, 2012

La casa se desliza

La casa móvil no está sujeta con nada. Empiezo a ver que el techo se resbala con el aire y pronto toda la casa se está deslizando hacia abajo, pues estaba en lo más alto de una colina. Hay otra casa más abajo, y de no ser por ella, que es donde se atora, habría caído aún más. Me preocupo y le digo a Vincent que se comunique con la administración y reporte el problema, pues todo ha sido culpa suya. 
Para salir de ahí se hace más de una hora, pero al regresar ya no meparece tanto tiempo.


Llegan los trabajadores a la limpieza y a reacomodar la casa en su sitio y uno de ellos comenta que desde su casa hasta aquí se hacen 3 horas. Le ofrezco quedarse con nosotros hasta que terminen sus tareas. 
Uno de ellos me ve mientras me masturbo viendo una revista y me da pena que piense que lo hago a propósito. Se la ofrezco por si después él desea verla y hacer lo mismo.


Allí anda la maestra Helga y me ayuda con algunas cosas. La encuentro desnuda, hasta la cintura en el agua lavando platos y enseres de la cocina. Le comento que el agua ha llegado casi al nivel de la casa, que poquito más y nos habríamos inundado.


Después salimos a comer fuera. Ella maneja un camión enorme por las laberínticas, retorcidas y angostas veredas y me pregunto como es que hacen para colocar hasta acá las casas móviles y porqué lo hacen siendo tan inseguro.
En el restaurante, me lavo las manos y regreso a sentarme con Helga, pero ella me dice que no, que debo irme a otra mesa. La ignoro y me quedo allí.

domingo, julio 15, 2012

Mi primo en el cuarto 63

Vivo o rento un cuartito (número 63) que comparto con más muchachos, en una área peligrosa de la ciudad (Monterrey?). Cuando llego veo que además de pequeño, tiene otra puerta que da a otro pasillo, pues unas personas por error la abren creyendo que es el cuarto que ellos buscan.
Yo me encontré con un primo (de la casa de Cruz Fernández) y le ofrezco compartir conmigo sin contárselo a los demás, pues no creo que objeten, pero a la hora de reunirnos todos no sé como decírselo. 
De alguna forma necesito sentirme más seguro viviendo allí y no sé como solucionarlo.

sábado, julio 14, 2012

Mucho dinero

Estoy con Margaux y llega una mujer llamada Rosette, no sé que idioma habla, pero me entrega una gran cantidad de billetes y me pongo feliz. Al irlos revisando descubro que muchos son de juguete, pues traen dibujos de caricaturas y eso. 
Se lo comento a Margaux y me tranquiliza. Quizás me haya ofrecido reembolsarlo.

viernes, julio 13, 2012

Junta de vecinos

La parte de atrás de mi casa da al patio de los vecinos. Hasta creo que me ven cuando ando en la cocina. Como me quitaron la cochera, o el lugar donde guardaba cosas, les pido a ellos algo y les ofrezco unos visores de buzo o unos equipos de buceo, no recuerdo. En mi garage alguien me dejó muchas cosas, bicicletas, etc.
Los vecinos comentan algo y llega Martha Sagástegui, quien vive frente a los vecinos. Planeamos un evento en el que compartiremos o pondremos a la venta cosas que ya no utilicemos. Entonces, tomo un volante o un cartel y lo llevo con mi vecino de enfrente (si hacemos un mapa, las casas están alineadas así: mi vecino, yo, la vecina y Martha). 
Toco y sale. Conversamos. Llega otro señor, o sale de adentro, no recuerdo y al mostrarle el cartel de los planes, tiene puros dibujos o imágenes de personas teniendo sexo. Me da mucha pena y lo guardo. Cuando veo al vecino es otra persona completamente diferente, como pintado de negro. Después aparece Pedrito Sola. 

jueves, julio 12, 2012

El autógrafo de Diana Bracho

Al ir caminando por la calle, veo a Diana Bracho a la puerta de su casa y me detengo a saludarla como si nos conociéramos de toda la vida. De hecho, le muestro un disco suyo que acabo de comprar para que me lo autografíe y acepta gustosa. Platicamos de la ocasión anterior en la que nos encontramos y de la colección de autógrafos que tengo.


Más tarde, ando con Vincent y vemos en una tienda unos cobertores. Yo necesito hacer un regalo a alguien pero ya tengo el cobertor, quizás sólo me haga falta ponerlo en una bolsa transparente...