lunes, febrero 28, 2011

Lola... drone

Estando en casa siento algunos ruidos debajo de ella y creo pudieran ser ladrones. Cuando bajo a investigar descubro que son unos marranos pastoreados por un jovencito, y hablo con él. Pero al bajar, se sueltan varios barrotes de 4x4 que estaban mal clavados y para volver a subir necesitaré ayuda. Alguien empieza a cortar en zig-zag una pieza de madera que pueda usarse como escalera, pero está tardando mucho así que trato de trepar solo, aunque algunos ladrillos se sienten flojos, subo.
(este puede ser otro sueño o parte del mismo, pero soñado después del otro)
Vuelvo a bajar para revisar un estanque de agua que más bien parece un desague. En la parte que corresponde a la casa y que tiene algo como una trituradora de basura veo una tortuga  pido a alguien que me ayude a sacarla. Sacamos, aparte de la tortuga a otroa animales vivos, aunque una de las dos ranas parece que está muerta, así que la arrojo a la parte grande del estanque, donde puede ser que se procese agua. Por ahi tengo guardada una bolsa de plástico con excremento, la saco y trato de colocarla dentro de otras bolsas porque ya le escurre líquido y después la tiraré al agua para que se vaya flotando. la bolsa oscura no cierra y por más que lo intento sólo logro derramar más de lo que guardo. Me mancho las manos y la tiro así como esté, al fin y al cabo el agua se recicla, no? El resto lo levanto con un pedazo de cartón.
(este puede ser otro sueño o parte del mismo, pero soñado después del otro)
Al volver a subir noto que he dejado la puerta abierta y que Rusty se salió. Salgo a buscarlo y lo veo en la casa de enfrente, a punto de saltarle por sorpresa al perrito de los vecinos. Como no puedo evitar que salte corro a separarlos ante la mirada horririzada de la vecina que está petrificada. Al separarlos veo que a su perrito no le ha pasado nada. Se mueve, escupe algo que no es sangre, perdió el collar, pero está entero.
Gerardo me invitó a una fiesta donde también andarán sus amigos Alex y Michael. Presentarán un número donde irán vestidos de rosa y Gerardo sólo aparecerá después disfrazado de japonés con kimono y todo. Cuando llego al lugar aún no empieza al fiesta y em quedo con un grupo que está justo por donde pasarán los participantes al llegar. De rato, veo venir a un grupo de hombres vestidos de rosa, con mallas muy reveladoras casi transparentes, se les ven los calzones y todo. Gerardo viene entre ellos. Después de que él pasa me voy a sentar. Me dió unas mariposas de lámina con un alambre para ondear, pero una de ellas se me cayó al suelo y perdió parte de la laca o esmalte que la recubría. O tal vez sólo haya sido una calcomanía. Pero él me hace notar que también llevaba perlas incrustadas. Trato de repararla con algunos ramitos de azahar de cera que tengo pero com son viejos, se han puesto opacos, no brillan, y aunque los corte y se los pegue ahí, nunca se verán igual. Tengo otros ramitos de azahar con más brillo, pero esos quiero usarlos en otra fiesta. En medio de la discusión llegan sus amigos y no sé quien es quien porque uno es musculoso y algo atractivo y el otro es obeso y tiene celulitis en los brazos, o serán secuelas de una liposucción, que él con su dinero puede hacerse.
Sigue el número de los orientales y muchas parejas vestidas de forma sencilla y que no parecen para nada asiáticos empiezan a bailar formando un círculo. Gerardo entra bailando al centro, trae un kimono rojo bordado en seda. 
Al término, nos vamos caminando y él me lleva sin yo saberlo, a casa de us amigos, que viven por allí cerca. Cuando llegamos le pido que me proteja de sus perros, pues sé que tienen dos. Salen los hombres a recibirnos y también sus perros, que empiezan a olfatearme y aunque parecen amistosos, uno de ellos me mordisquea ligeramente una pierna. Pasado el susto decidimos ponernos a bailar y es cuando admiro el paisaje invernar tridimensional que alguien pintó en la pared que está entre esta casa y la de sus vecinos. Se ve tan real, las montañas a la distancia, casitas y el camino que conduce a ellas. Maravillado por su fidelidad, veo que hay otro a la izquierda, que no recuerdo que escena representaba.
Durante ese tiempo uso tres pantalones, pues enla fiesta traía unos color kaki, después, cuando trato de que no se me vean los pies sucios veo que traigo los verdes del hospital, y más tarde, al ir caminando y me preguntan que cómo llegué hasta aquí desde mi trabajo, traigo unos jeans de mezclilla, sucios, porque del trabajo tomé el camión hacia la fiesta.

domingo, febrero 27, 2011

Ofrezco una reunión en casa a la que asiste mucha gente. Alguien me pregunta por el Sr. Chano. Le contesto que lo acabo de ver y también a su hija Luciana. Juntos son Chano y Chana. La persona que me preguntó no se ríe. Le digo que el Sr Chano me platicaba de su trabajo como actor de voz y sus doblajes, pues su voz es bellísima. De hecho, a él le corta el cabello Antonio Ovalle. Con razón se ve tan mal, responde. En eso recuerdo de un juego que tengo en el que se lanzan coronas de papel al aire hechas por mí y la gente las atrapa para pasárselas a alguien más y así sucesivamente. Cada una trae un tamalito pequeño y sí, todavía saben bastante bien. Me como uno de queso mientras veo a lo lejos a Guillermo Ortíz.
Una mujer me invita a salir y ver el bello atardecer y vamos juntos a la ventana. Parece como si alguien hubiera sobrepuesto en el cielo unas figuras hechas en la computadora, donde de unas formas de troncos multiplicados, salen unas hojas y de ellas rostros, algunas se mueven, me recuerdan a una pintura de Van Gogh. Al reflejarse en el agua causan un efecto impresionante. El diseño repetitivo abarca por lo menos el frente (nuestro pov) hasta donde está la oreja derecha o al menos que sea más largo y cubra parcialmente árboles y edificios...

miércoles, febrero 23, 2011

Abro mi casa.

En un parque cerca de mi casa juegan los beisbolistas desnudos. Desde donde estoy, que es como un centro comercial, veo a dos beisbolistas tomándose fotografias desnudos, sentados, mientras las personas que pasan los ven y les piden autógrafos. Eso me sorprende porque no creo que sea correcto, Pero la gente, e incluso los niños dicen que no tiene importancia. Insisto en que no se debe hacer. 
Estoy en casa de alguien que podría ser Martha S. Llega una muchacha con una niña y se molesta cuando le digo que se ve mal en tanga. Quizás lo que le moleste sea la palabra 'tanga' pero de que otra forma podría llamarle si es una tanga? Para parecer solidario voy y me cambio y me pongo un shortcito pequeñísimo en color verde limón. Al darme cuenta de lo sugerente que es decido ponerme otro short más grandecito encima de ese. Igual de vistoso porque tiene adornitos como de lentejuela, pero no tan breve.
Cuando salgo de aquí voy todo vestido de negro, pero los zapatos, también negros, tienen escarcha, como los de Dorothy. Recuerdo que he olvidado mi cartera y debo regresar corriendo.
Cada vez que abro la puerta de mi casa veo las ventanas, grandes y horizontales. Sus cristales no brillan porque algunos tienen malla plástica. Siempre estoy temiendo que alguien entre a robar. 

martes, febrero 22, 2011

El comic de Silvia

(ver otro cuaderno)
Voy a viajar a México caminando y en bicicleta. Salgo, cuando subo a la bicicleta agarra bastante vuelo. A ratos me da miedo caerme y de pronto tengo que frenar porque hay una verja anaranjada enorme enmedio de la carretera con una pequeña puertita por la que paso y dejo la bicicleta. Desde ahí, tengo que ir rociando el camino con un atomizador y hay muchos niños, como si esa reja delimitara alguna escuela. Sigo caminando y llego a casa de Silvia, una brasileña que dibuja un cómic erótico donde ella es la protagonista. Creo que ella era conocida de Gabriel (Gary). Cuando llego, un hermano suyo me orfece quedarme a dormir y me da una pijama. Al día siguiente quiero irme así pero después decido cambiarme de ropa y voy dejando sillas por el corredorcito angosto del vecindario. Una mujer que lava ropa a mano en baño y tallador me dice que no deje ahí las patas de gallo (sandalias) y aunque son pequeñas me las vuelvo a poner y se hunden en el patio lodoso. Me cambio y veo que por allí cerca pasa una calle, quizás por allá tenga que irme. Me quito los pantalones o me los pongo, el caso es que ahora tengo 22 dólares que antes no tenía porque  alguien me pagó un dinero que me debía. Para bajar de casa de Silvia la escalera tenía un sólo peldaño, parecía una letra 'H' y en la pared había unos tubos formando unos cuadros para agarrarse de ellos y subir. ¡Qué extraño! Su hermano me había mostrado sus dibujos por eso cuando ví que el personaje se llamaba Silvia supuse que era ella. Desde afuera la escuchaba hablar mientras me vestía. 

sábado, febrero 19, 2011

Derroche de energía

Miro la televisión, las noticias, pero tengo que salir y dejo al tv encendida.

viernes, febrero 18, 2011

Estoy organizando el cartapacio donde está la información de las películas con fotocopias oscurasde imágenes y todo, y se me traspapelan del 1 a la 14 a otra parte. Después busco la 127 pues hay un espacio donde cabe ese título, pero ya no encuentro papel en blanco donde escribir. Juan trata de ayudarme pero nadamás me desespera. 
Me paseo por los pasillos de una casa con la cortadora de pasto, que tiene adelante un asiento como carruaje. 
Voy a tirar unas bolsas de ropa usada y un hombre, muy amable, que seguramente administra este lugar, corta con unas tijeras las etiquetas y me dice que las va a arrojar, y que si se rompe algo dentro de ellas no será su culpa. Adelante, arrójelas, le contesto, y las bolsas van a dar al basurero.
La esposa de Juan Reyes, mi vecino, entra a su casa por la niña. Estamos VIncent y yo en la cocina. El usa una laptop y yo a su izquierda leo algo. Veo a la vecina entrar a su casa pasando a través de la mía, pues sólo divide una pared. Tenemos una puerta que nos comunica. Le pregunto a Vincent si vió a la vecina pasar por aquí y dice que no. Yo sí creo haberla visto. Más tarde sale de su casa por aquí mismo y esta vez sí nos dice algo. Sale a la calle.
Estoy viendo la televisión y empieza un programa donde sale Elsa Aguirre guapísima cantando, bailando y después la entrevistan. En eso me llama un vecino para preguntarme cuando iré a recoger el diablito que me usé para algo y le digo que me espere y empiezo a grabar la parte donde Elsa baila pero cuando regreso la cinta, está Ricky Martin más pequeño de cuando estaba en Menudo entrevistándolo, y a Verónica castro de joven, y después como está ahora, muy flaca y fea, con algo en el cuello como si la hubieran operado, se ve muy desmejorada. Le presiono el botón a la consola pero no veo la lucecita roja y lo vuelvo a presionar y entonces veo en la pantalla los dos palitos que significan pausa, entonces debe estar grabando y lo presiono de nuevo.
Corro a ver al vecino, que vive al dar vuelta en 'la herradura' y veo un perrito flaco y tiñoso jugando por ahí. Doy vuelta y ya están el vecino y su mujer esperándome y les digo que la compañía ha dicho que esos diablitos, o como se llamen esos que se usan en Home Depot para bultos grandes, los podemos dejar en cualquier parte y que después ellos se encargan de recuperarlos. No, dice él, hay que regresarlos. Y no quiere que me lleve ese sofá mientras? No, este después. Más tarde veo que han colocado un colchón viejo sobre el diablito y veo a otro perrito jugand con el roñoso y pienso en cuantas veces habré traído acá a mis perros, que bueno que estos nunca se habían aparecido. 
JUnto a mi casa hay un patio muy grande y los vecinos de allí han dejado algunas maletas con ropa y libros. Las reviso y el vecino me pregunta si no em da pena y le digo que no, que hay ropa muy buena. Le ofrezco el colchón pues también sirve como guardarropa, si se el saca el relleno, pues tiene un zipper. Deciden quedarse con él y yo me voy a mi casa pero olvido la ropa y me regreso. Ahora ya hay una puerta y está oscuro, por lo que trato de no hacer ruido al abrir el picaporte y encender la luz. Al sacar las maletas tiro algo y hago ruido, algo qe tenía agua que cae al piso.
Alex Kaffie discute conmigo y tom elc amión y me voy. Me siento en la fila de enmedio (como en un avión) a la orilla del pasillo y cuando pasa por ahí Ernesto Laguardia me acaricia la cabeza y mueve su mano encima de mi cabello cariñosamente. Me agacho y veo en mi regazo la sombra de mi pelo, en un rizo grande, como si mi pelo estuviera mojado. Abajo, en el suelo, veo una gotera.

jueves, febrero 17, 2011

Documental

Un director de cine me pide aumentar de tamaño una imagen de un muchacho que se ha matado instantáneamente al chocar. Quizás sea para un documental y recuerdo el caso de Alemania. El muchacho era Tolocho, yo lo conocía. Aunque el director está algo enfermo, sale con su bata de hospital con nosotros a cenar. Somos tres personas. Yo traigo unos shorts que parecen boxers de lo delgaditos que son, por eso, cuando veo otros de mis shorts en el baño, los tomo y me los pongo. Estos son de color beige con rayitas negras como una playera que me había encontrado. Luego se aparece el dueño a reclamarme, pero se retira cuando le digo que los shorts son míos. 
Al salir de la obra de teatro de Derbez donde María Prado chupa el pezón de la actriz de la voz, al final, nos enteramos de que ha habido otro asesinato, pero ya no queremos ir a ver, por temor a que nos involucren. Más allá me encuentro otro short y lo recojo, guardándolo en una bolsa, pues ahora buscaremos un lugar donde cenar. Llovizna. En unos porches gigantescos y en desnivel que hay afuera de las casas, entre ellas la de Loretta Young, mi vecina, hay charcos de agua donde me acuesto a 'nadar'. Desde ahí se ve un lago, y una avioneta fumigadora, que al volar demasiado cerca del mar causa olas que mueven también la tierra con todo y paisaje dando vuelta. Decidimos que tal vez sea mejor irnos cada quien a su casa pues más allá, en la cascada cola de caballo, o en el ojo de agua, donde alguna vez estuve en el pasado, se pone peor. Uno de los muchachos da instrucciones a su hermano para que regrese y todos nos alejamos de ahí.
Me subo al camión y pago con un pedacito de cinta DUCT TAPE en lugar de los 5 pesos. Y pensar que cada rollo de cinta cuesta sólo 2 pesos, lo que me estoy ahorrando!
El  pedacito con el que pago se despega de donde lo traigo y va a dar al suelo, pero lo levanto. De ahí paso a un lugar que tiene una rampa muy elevada y en la que se puede bailar, invitando a que los demás participen. Una mujer de color y un vestido rojo baila con su pareja y yo me salgo, tratando de bailar solo, pero se me atoran los pies y trato de disimularlo. Cómo cambia el aspecto con un simple color de cabello! O tal vez también ayude el estilo, pues las dos blancas se veían muy bien y las negras no (la misma de antes).
La peluca era corta, color castaño claro, quizás la mujer de color necesitaba algo en otro tono o en otro largo.
Hay una mujer vendiendo galletas o panecitos en la calle y me detengo a ayudarle. Por ahi cerca hay unas ventilas hacia donde caen frutitas y trocitos de caramelo y se hacen crema. Como no creo que se reciclen, ayudo a la mujer a tapar esas ventilas con cartones, pero en eso viene la policía a decirme que eso está prohibido. No se puede obstruir la ventilación. Buscando otr alternativa encuentro unos parches de fumador, que son láminas de esponja parecidas a la piel humana, en tamaño de 8x10 de la marca Clint Eastwood y que traen hasta pelos! Seguramente se colocan en la espalda para permitir respirar mejor. Acá yo necesito ver si dejan al aire salir, o entrar, pero que no dejen pasar partículas sólidas. Con 4 en la mano, cada una en su bolsita de polietileno, busco a la mujer, quien me lo agradece efusivamente. Ahora sólo nos falta la cinta adhesiva y debo irme de nuevo a buscarla. 
Después ya no puedo regresar, pues ahora traigo un carrito metálico como esos que cargan objetos pesados y no cabe por las 3 entraditas bloqueadas con postes. Se me ocurre cargarlo, subirlo a la rampa y después trepar yo mismo, pero cuando lo hago llego a otro lugar, donde me encuentro a Juan y quiero platicar con él, pero me evita y se aleja. 
Escucho voces afuera y salgo a ver un grupo de muchachos hablando muy alto acerca de futbol, están desnudos y traen el cuerpo pintado como guerreros y dicen que en Perú aún se juega así. Uno de ellos, el más agresivo, salta y mueve sus pelvis para que el pene chicotee contra su estómago y después empiezan a masturbarse. No quiero parecer descortés y trato de verles el pene a todos, pero la pintura lo disimula bastante. Por eso miro fjamente a ver si ya están erectos. Ellos lo consideran una falta de respeto. 

miércoles, febrero 16, 2011

Peter Sellers y la fiesta de brillantes

La mujer de Peter Sellers se desnuda y pide que le hagan el amor pero después llora al no querer realmente dañar a su marido. 
Cuando defeco lo hago en una bolsita de plástico que después arrojo tras una lomita pero alguien me llama la atención. Puede ser mi tía Concha. Le muestro que yo uso cal, y ve las cacas emblanquecidas con el polvo. Después corro por la colina y me deslizo por la ladera llena de lajas, lastimándome y raspándome manos y dedos. 
Cuando bajamos del vehículo vimos a dos hombres espiando parados junto a un poste. Corrimos hacia la casa y me tocó a mí cerrar la endeble puerta con sólo un pasadorcito. La ventana tiene un candado que ya alguien había roto. Cierro buscando un lugar seguro y veo por la ventana a un soldado listo para disparar. Busco a los demás, escucho el teclear de un tablero, puede ser una laptop y pregunto: ya vieron a los soldados afuera? Pero también los hay dentro y están todos listos. 
No sé a quién entregar un paquete porque nadie quiere hacerse cargo de él. Aún trae yerba y pasto adheridos. Por fin se lo entrego a alguien que trae un pequeño esparadrapo enla nariz como si le fuera difícil respirar. Me sacudo las manos como diciendo por fin me lo quité de encima  ahora ya puedo descansar..

martes, febrero 15, 2011

De película

Me entero de un choque y de que le han cobrado a la chica 2,000 pesos para sacarla del lío. Yo me acerco a ella y le digo que no pague nada, porque no hubo muertos ni heridos, que sólo se arregle con los dueños del terreno donde está la barda que destruyó. Su abogado deeb odiarme.
La mamá de la muchacha me propone empleo en el jardín y debo plantar 'monkey grass' y otras plantas, me pregunta si sé donde venden un cepillito azul de plástico con una navajita, y que sirve para alisar madera. Como el del queso, pero para madera. Le digo qe en cualquier ferretería, tlapalería, como Home Depot o Lowes. Me piden los acompañe y acepto, así de paso también compro otras cosas que necesito. subimos a una limousina.
Para esto, para llegar a donde estaban ellas, yo había cortado camino y me había metido a una Iglesia y después salí por atrás y trepé y subí y bajé. Ahora quise hacer lo mismo desde la limousina y no pude. Además, el abogado podría andar por aquí y reconocerme.
Total, me salí y me fui caminando solo (3a. vez), llegué a una azotea, bajé una escalera de tubos metálicos, cargando mi saco, una cajita de hielo seco y una pelota de golf. Una vez en la calle, antes de que logre entrar a donde voy, siento que me jalan y meten a un lugar sórdido donde hay un montón de gangsters en diferentes etapas de desnudez. Boxers, playeras, más ropa, menos ropa, etc.
Todo eso en color jugo de manzana, como dorado o champaña, en tonos amarillos, ocres...Salgo de ahí y me pierdo dentro de unas ruinas oscuras y llenas de telarañas, con esculturas semi destruidas de figuras masculinas. Escucho ladrar los perros y en eso, veo parte de la limousina al pasar por la calle. Ellos también me han visto a mí y las chicas bajan a buscarme. Una de ellas se parece a la recién casada de la serie IN LAWS. Ella ve una botella verde de plástico apachurrada y la recoje. 
La botella tiene algo dentro, que puede ser un mapa, o un 'website' como dice una de ellas, y nos la llevamos debajo de un asiento del auto. Ya llevan ellas bastante mandado y otras cosas. Al pasar por unos departamentos vemos a dos muchachos que me parecen conocidos. Ellas dicen ser quienes rechazaron el trabajo de jardinería. Aquí están haciéndose pasar por chicos de dinero con dos amigas de ellas. 
Atala me entrevista desde lo alto de un enorme edificio.
Juaniguis viene a recojer unas cosas que yo le había guardado debajo de mi casa. La parte del faldón y la pared, están muy resquebrajadas y cuidando de no romper aún más, quitamos por partes para ver si aún están allí sus cosas. Además de cuadros, desea llevarse otras cosas así que de mi parte tengo a Gerardo y de parte suya a Gerardo Colunga, quien anda en otra área viendo lo demás. Juan se dirige a mi patio trasero, donde tengo bastantes cosas bajo una lona, y sale del fondo de una caja sosteniendo una figura de un santo hecha de algo parecido al yeso. Le pregunto si eso es todo lo que necesita. El perro está amarrado pero lame mucho el suelo porque alguien derramó azúcar  chocolate en polvo. Muevo al perro de lugar pero no importa donde esté, él sigue lamiendo y comiendo tierra. Eso me desespera. Encuentro una moneda, pero cuando la veo bien, es sólo la tapa de una botella

lunes, febrero 14, 2011

Viajes del amor y la amistad

Después de planear un viaje a Acapulco, por fin nos vamos tía Julia, Ninel, Maxine y yo. El vuelo transcurre sin contratiempos, pero una vez allá, se hace un escándalo por la cama, que nadie quiere compartir. Encuentro unos billetes y después nos vamos a las 13 playas de la península.
Carmen Medina, mi vecina, tiene un perrito. Su marido, debe tener cuidado de que no se les salga, pues es muy pequeño.
En casa de Martha y Fernando hay unas tortuguitas que corren por todas partes y me da miedo que se pierdan y queden atoradas en alguna ranura de la casa. Son tan rápidas...
Una señora dice que ella sabe quien tiene una máquina para hacer viajes en el tiempo. Le digo que me lleve, pero no tiene tiempo. Ojalá pronto lo haga pues tengo mucha curiosidad...

domingo, febrero 13, 2011

En Nueva York, 2 amigos y yo buscamos cierto lugar, y se nos pega Paulina Rubio. Nos pregunta si lo que buscamos es un concierto. Qué esperanzas! imagínanos en Nueva York buscando algo mexicano, como si fuéramos a Suiza a buscar un concierto de Juan Gabriel... n'ombre! AY, ándale! digo corriendo algunos pasos contoneándome de forma exagerada.
Cuando ya casi nos dábamos por vencidos vemos el lugar que buscamos, se llama MODERN TIMES y venden licuados. Mientras bailo como Britney Spears (Slave 4 U), nos explican del movimiento artístico de pintura en el que una persona, con telas y pintura, en el desierto, imprimió estos lienzos: vemos los cuadros.
Al final de la película nos dicen que hubo quienes creyeron que el plan de los presos era escapar por un túnel en el que debían martillar un clavo cada 3 minutos (o 3 clavos por minuto, no recuerdo) pues veíamos esa representación en la pantalla y ellos contaban los clavos con mucha precisión y hasta los usaban con cabezas distintas para no cometer errores.
Voy a una tienda con Vincent y accidentalmente me traigo algo bajo la chamarra, que, o son unas luces navideñas para el pino o son unos collares, pues cuando corro siento como se salen de la caja. Me entretengo con una niña que trae su mamá en el carrito del mandado y que llora cada vez que me ve. Su madre se disculpa y le digo que no hay problema, que ver a un viejo barbón (me froto la cara) hace llorar a cualquiera. En eso llega su abuela y se van todos. Hasta yo, que estoy cerca de la puerta. Busco por todas partes pero no veo a Vincent, ni encuentro su auto. Veo que llega la policía y corro. Espero no se me salga el relleno.
Más tarde estoy en un auto con dos jóvenes, uno de ellos trae una gorrita militar con viscera, de esas como cuadraditas y trae una vara de incienso, pero dice que es mariguana. Como yo nunca he fumado, aspiro el humo y el joven de la gorrita dice: this time I'll come in your mouth (en inglés).
Enseguida estamos dentro de la casa, cerca de la ventana y en el piso hay un trenecito de juguete (quizás por allí esté el pino navideño, pero no lo ví), yo estaba más preocupado por la acción cuando el muchacho mayor se baja el pantalón y veo su pene sin circuncidar todo arrugado y ni una lamida le alcanzo a dar porque el otro chiquillo se me adelanta y lo devora por completo. No me queda más remedio que buscarle el pene a él, es corto y muy suave, con su prepucio grueso, como tortilla de harina recién hecha. Lo engullo totalmente y en eso recuerdo, al sentir mi boca inundada, que a este niño siempre le pasa lo mismo: no mal coloco mi boca cuando ya se vino. Levanto la cabeza para verle la cara, tratando de no atragantarme ni ahogarme porque aquello es bastante...

sábado, febrero 12, 2011

Brasil, Guillermina, Olga Laura, Tía Julia, sin luz?

Voy a Linares y veo a tía Concha, los inodoros no están, sólo unas celdillas de energía solar. Voy y compro otros dos juegos de 6, con dos de cada tamaño, pero no son iguales. Ella me ve y Rusty, jugando con ella le tira el agua. Yo la recojo con un trapo o un pañuelo. Cuando le digo que me voy a acostar, ella dice que irá a estudiar un rato, el perro, todavía jugando, trepa a mi cama. 


Las chicas de MADTv tienen un show de centauros y sus maridos son reyes a caballo. Me imagino que son el complemento. Un chico cumple 18 años y le preparan un pastel. Se parece mucho a José Suárez pero más blanco, como americano. Le hacen otro pastel, pero lo dejan en un cuarto húmedo y se derrite. Como de un pedazo que él ya había mordido.


Soy un personaje en una película animada donde al final les dan un premio a un señor y a su burro. Yo, ''accidentalmente'' presiono el 'botón rojo' y empiezan las explosiones. Viene la policía y todo y yo sólo digo Ups! Sé que no hay daño pues todo es animación. A mí me cae una granada de gas hilarante y huyo riendo por los pasillos hasta que me encuentro gente de una maquiladora. Algunos descansan.


Mecánicos porno. Vincent tiene que dejar su camioneta por el fin de semana con unos mecánicos. Yo olvido la tapa de un bote de agua de un galón y para cuando voy ya metieron la camioneta al taller. Toco la puerta y me abre un jovencito muy delgado que viste unos pants grises. Dentro hay varias personas más. Tienen una pantalla grande. Quizás están grabando películas porque en el centro del taller se proyecta una escena porno. O sea que mientras unos reparan autos otros graban porno. Entrego la tapa de la botella al muchacho y él se la mete a la camioneta por detrás en la escena porno. Le digo que no, que eso no era para la camioneta, sino para una botella de agua. Adelante de mí se coloca un muchacho muy simpático con barba que dice estar excitado y yo, aunque no tengo ya nada que hacer allí, me niego a irme y cierro la puerta pero me quedo dentro.


Ahora estoy grabando una película con Zarah Leander pues escucho sus canciones. Cuando termino me avisan que hubo un error que yo no veo porque la imagen se hizo zoom y no alcanzo a leer las letras. El video suena bien, les pregunto a Olg Laura y tía Pepa si ellas han escuchado de la película donde cantan tal canción y dicen que no. Quisiera buscarla paara que la oigan.